Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un accidente en el campo de Las Huesas enfrenta al club con el Ayuntamiento

Un jugador se golpea la cabeza contra una portería y el equipo directivo exige arreglar las instalaciones - El estado de las luces y el césped, su principal preocupación

Porteria del campo de fútbol de Las Huesas en la que se anexionan las estructuras de metal para servir de portería de fútbol 8.

Porteria del campo de fútbol de Las Huesas en la que se anexionan las estructuras de metal para servir de portería de fútbol 8. LP

"En los partidos de fútbol es normal hacerse algo de daño",a segura Lucas Cruz, jugador de Las Huesas. Choques tremendos entre individuos, resbalones impactantes e incluso saltos casi acrobáticos que acaban en caídas con malas posiciones. Los tipos de accidentes que se producen en el campo son múltiples, de diferentes categorías y niveles graves.

Sin embargo, hace unas semanas en un enfrentamiento contra un equipo de La Aldea, Cruz no se chocó contra ningún compañero, ni salió rodando por el césped. Su cabeza fue a dar directamente contra el hierro de una de las estructuras de fútbol 8 que se encontraba anexionada a la portería principal en el momento en que se enfrentaba junto a sus compañeros contra la Unión Deportiva San Nicolás. La sangre salió disparada y durante unos minutos que para sus compañeros, su familia y sus amigos fueron demasiado largos, "sentí una confusión muy grande". "Me trasladaron corriendo al Hospital Insular; me cosieron 11 puntos y me explicaron que se me había roto la nariz", relata el joven, de 27 años, que admite el miedo que sintió cuando le comunicaron que se le habían formado bolsas de aire en la nariz por la rotura. "No sabían si tenían que operarme de inmediato, por suerte no hizo falta", aclara, aunque añade que sí que hará falta una intervención quirúrgica en unos meses y que de momento no podrá volver al campo.

El suceso no ha dejado indiferente a nadie, sino todo lo contrario. Para la directiva del club deportivo de Las Huesas ha sido la gota que ha colmado el vaso, pues señalan las deficiencias del campo como elementos de potencial peligrosidad para los jugadores. "La barra en donde el joven se golpeó no tiene las protecciones necesarias que debieran por ser estructuras cuadradas y no circulares", explica Fabiola Armas, miembro del equipo directivo. El temor de que este mismo suceso pudiera haber pasado con un menor es lo que ha abierto los ojos del colectivo deportivo, que ha redactado un informe enumerando todos los elementos altamente peligrosos o deficiencias que posee el complejo en su conjunto.

Los hierros oxidados, el césped desgastado o las instalaciones eléctricas desfasadas son desperfectos que comparten un gran número de campos de fútbol del municipio de Telde, pero no por ello la dirección de Las Huesas ha solicitado al Ayuntamiento que ponga solución a esta problemática. En su caso, no solo preocupan estos elementos comunes; la presencia de una arqueta de desagüe sin tapa dentro del campo; la caída de un muro desde hace meses con acumulación de escombros; el mal estado de los vestuarios (que hace apenas una semana ni siquiera tenían agua) y la fragilidad que presenta uno de los cuadros de luces son también componentes por los que temen, aunque nunca antes hubieran sufrido un accidente de este calibre.

La dirección trasladó estas preocupaciones directamente al concejal de Deportes, Diego Ojeda, con la intención de que su departamento ponga manos a las obras para encontrar métodos para paliar los problemas lo antes posible. Por su parte, Armas asegura que en otros municipios de la Isla se llevan a cabo métodos de protección de los elementos del campo para evitar accidentes de este tipo; como el forraje de goma eva en las estructuras cuadradas. "Lo que está claro es que hace falta una remodelación del campo; el césped está en tan malas condiciones que es muy fácil que los jugadores se lesionen", explica el jugador afectado. La directiva destaca que el club posee más de diez equipos de diferentes categorías, unos 200 jugadores aproximadamente. Además las instalaciones también son utilizadas por el club deportivo de Valdecasas, que posee otra buena tanda de equipos.

Esta problemática ha sido denunciada por el Partido Socialista, que además preguntó durante la sesión plenaria de enero sobre las medidas que iban a tomarse. Ojeda sostuvo que había sido un accidente puntual. Por otra parte, desde su área han ejecutado intervenciones en varios campos del municipio y continúan en la tarea de seguir remodelando las instalaciones, que en algunos casos poseen más de 40 años. Por lo pronto, este primer semestre el departamento se centra en la tramitación de una subvención del Cabildo para arreglar el campo de El Goro y el Pedro Miranda.

Compartir el artículo

stats