Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas La crónica

Final y principio en Darmstadt

La UD cierra su pretemporada con un empate antes de comenzar La Liga la próxima semana

Michel Macedo disputa un balón con un rival del Darmstadt en el partido de ayer.

Michel Macedo disputa un balón con un rival del Darmstadt en el partido de ayer. HESSISCHE

Se acabó. En Darmstadt, a unos pocos kilómetros de Frankfurt, centro financiero de Alemania, y, por ende, europeo, la UD Las Palmas puso punto y final a su pretemporada. Desde la próxima semana, la UD no entenderá de partidos sin puntos, sin victorias, eso que en el deporte da la vida. Una vida que para Las Palmas pasa por la salvación. Con esa premisa pegada en el pecho salió ayer el conjunto amarillo del Merck-Stadion Böllenfalltor. Todo después de empatar 1-1 con el Darmstadt 98, gracias a un gol de Livaja en el minuto 86, cuando el partido agonizaba.

Puede que los resultados de pretemporada no cuenten, pero dejan otra cara. Ayer, a la UD Las Palmas le pasó algo así. En una semana marcada por el bochorno de la Copa Mahou ante el Tenerife, la UD pisó el césped en Alemania con ganas de dejar atrás ese recuerdo y divertirse sobre el campo. Divertirse y reivindicarse. No son pocos los futbolistas que en Alemania se estaban jugando qué ser durante esta temporada. Al menos, con qué rol empezar.

Puede que por eso comenzara la UD Las Palmas imprecisa, como si le incomodase jugar en un césped aparentemente en buen estado como el que tiene el Darmstadt en su estadio -impecable, algo alto pero mucho mejor que con lo que ha tenido que ver el equipo de Quique Setién durante el verano-. No obstante, de amarillo saltó un equipo reconocible que empieza a oler a titular en Mestalla con ligeras variaciones. Con Javi Varas de baja por paternidad, Raúl Lizoain ocupó el arco; la defensa fue para Macedo, David García, Bigas y Dani Castellano; por delante Roque con Viera y Vicente; a las bandas Momo y Prince para cerrar con la referencia de Sergio Araujo.

Problemas en defensa

Tras unos minutos tontos, donde la UD Las Palmas trataba de aclimatarse al ruido alemán de las gradas -notablemente interrumpido por un buen grupo de aficionados amarillos en un lateral-, los de Setién arrancaron. Desde ese momento, Las Palmas empezó a mejorar su criterio con el balón; movía y movía en busca de fútbol en el centro del campo, tarea complicada ante un Darmstadt 98 que se mantenía bien en sus treces. Sin embargo, la UD no encontraba la clarividencia que demostró en ciertos tramos del partido contra el Tenerife, o durante gran parte del mismo frente al Cagliari. En la línea de tres cuartos, ni Viera ni Boateng, probablemente los dos hombres con más libertad de la UD, encontraban la manera de conectar con Araujo de manera constante.

Entremedias, la UD dejó ver alguna clarea en su cabellera. En las transiciones defensivas, los de Setién tienen un problema serio. Cada vez que el rival galopa la UD sufre demasiado. Mucho. En el Böllenfalltor lo volvió a demostrar. En cualquier embestida la UD se atragantaba. Los repliegues se quedaban cortos y, aunque el Darmstadt no estaba preciso se podía prever un achaque serio para Raúl.

Las Palmas mejoraba con el paso de los minutos, sometiendo al rival con el balón. Pero fue Nimeyer en un cabezazo el que casi pone el primero. Como en el resto de la pretemporada, la gran diferencia de esta UD está en Jonathan Viera. El '21' sacó un pase genial al hueco en busca de la cabalgada de Dani Castellano. El centro del gemelo, perfecto, lo conectó con una volea Michel Macedo. De lateral a lateral. Un golpeo duro que encontró la respuesta de Michael Esse.

Pero fue en una pérdida de balón en el centro del campo donde la UD, otra vez más, se encontró con un problema. El rápido revolcón del Darmstadt, que cuando salía lo hacía con mucha gente por delante del balón, sacudió a Las Palmas. La cabalgada de Holland, esquivando a un par de amarillos, acabó en un centro perfecto para Colak que se topó con un extraordinario Raúl. Desarbolado el primer intento, en el segundo no hubo nada que hacer. Beister mandó el balón al fondo de la red y 1-0. Fiesta en Böllenfalltor.

Antes del descanso, Viera asistió a la perfección a Araujo. Con un pase picado, marca de la casa, el de La Feria dejó solo al agentino, que en un remate en semivolea se topó otra vez más con Esser.

Se notaba que era la última prueba de la pretemporada. Hasta el minuto 60 Setién no empezó a mover sus fichas. Los laterales mantuvieron su profundidad y las continuaciones con el balón se voltearon más cómodas. Dando continuidad a su dibujo inicial, la UD empezó a hilvanar mejor, siempre con Viera como conductor. El mediapunta estuvo fino otra vez para calcar la jugada anterior. Un desmarque de Araujo a la espalda de la defensa le bastó para, con escuadra y cartabón, trazar la línea perfecta. No obstante, el '10' echó el balón por fuera de la portería de Berezovsky.

Lo intentaba la UD. La posesión del balón ya era casi total con una única pega: los contragolpes teutones. Sirigu tuvo un mano a mano claro, solventado gracias a la salida de Raúl; Obinna pudo sentenciar también, pero sus piernas corrían siempre más que su cabeza.

Ya con Tyronne, El Zhar, Simón y Livaja en el campo, la UD se lanzó descaradamente a por el gol. La insistencia amarilla tuvo premio en el 86'. En un córner botado por El Zhar y despejado por la zaga, el balón cayó en los pies de Viera, quién si no, en el borde del áera. Un toque le bastó para ponerle el cuero a Livaja que, con un remate preciso de interior girando su cuerpo, pasó el balón por el amasijo de piernas del área y lo colocó en el palo largo. Ese fue el final del partido y de la pretemporada de la UD. Un punto que se cierra en Darmstadt y que no hace más que abrir otro. El 22 de agosto Mestalla espera a Las Palmas.

Compartir el artículo

stats