Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La situación de los jugadores cedidos

El 'premio' de los cedidos

Las Palmas espera recibir más de seis millones de euros este verano por Araujo, Livaja, Lemos y Rémy, a préstamo en otros clubes

Marko Livaja y Sergio Araujo celebran juntos un gol esta temporada con el AEK Atenas, donde ambos se encuentran triunfando cedidos por la UD Las Palmas.

Marko Livaja y Sergio Araujo celebran juntos un gol esta temporada con el AEK Atenas, donde ambos se encuentran triunfando cedidos por la UD Las Palmas. IN PHOTO

La paradoja de la UD Las Palmas es que en la temporada en la que ha descendido a Segunda División espera hacer caja por los jugadores que tiene cedidos. Marko Livaja, Sergio Araujo, Loïc Rémy y Mauricio Lemos dejarán varios millones de euros -las cuentas que hacen en el club es superar los seis 'kilos'- este verano después de que diferentes entrenadores les descartasen. Los casos del croata y el uruguayo no dependen de los amarillos. Por un lado, el AEK de Atenas tiene una opción de compra por el delantero de unos dos millones de euros que va a ejecutar. Por otro, el Sassuolo tiene una opción de compra de seis millones de euros que no va a ejecutar este verano, pero lo que sí hará es activar la cláusula para que siga a préstamo un año más por algo menos de un millón de euros.

En otras condiciones se encuentran Sergio Araujo y Loïc Rémy, delanteros con cartel internacional. El francés aterrizó en la UD Las Palmas con una cláusula de rescisión muy inferior a la de su caché y en la entidad insular cuentan con que algún club la ejecutará. Mientras, la joya de la corona del verano será Sergio Araujo. Ha anotado 13 goles esta temporada en 37 partidos en Grecia, donde ha logrado clasificarse para la Liga de Campeones y ganar la Superliga del país como uno de los ídolos de la afición. En el club esperan recibir entre tres y cinco millones de euros por un traspaso y se descarta dejarlo otro año cedido ya que tiene contrato hasta el 2020. Si se va a préstamo el club perdería una posición de fuerza en una posible negociación el próximo verano.

Sea como fuere la UD Las Palmas espera hacer caja este verano con jugadores con mucho cartel y que no se plantean jugar en Segunda División. Esta situación engrosará todavía más unas arcas que en el último año ha recibido dos grandes inyecciones de dinero con los traspasos de Roque Mesa y Jonathan Viera.

De descartes a patrimonio

Se da la circunstancia de que los principales activos del club este verano serán jugadores que poco o nada ayudaron al equipo. Los cuatro fueron descartados por dos de los entrenadores que ha tenido el plantel y ahora pueden suponer una bendita inversión para el club.

El primero en salir fue Marko Livaja. El croata quedó señalado por su agresividad en el curso pasado que provocó una expulsión y un empujó al árbitro que fue sancionado con cinco partidos. Tras esa situación Manolo Márquez decidió no contar con sus servicios. El jugador también había dejado señales de ser un buen futbolista y un chollo en el mercado tras llegar gratis, pero pesó más sus salidas de tono dentro del campo. Fuera, en cambio, siempre fue una ayuda en el vestuario. La negativa de Manolo Márquez fue bien resuelta por la dirección deportiva, que ha conseguido sacar unos dos millones de euros por un jugador que llegó un año antes con la carta de libertad.

El siguiente en salir fue Sergio Araujo. A pesar de la marcha de Prince Boateng, la llegada de Rémy en las últimas horas del mercado hizo que se marchara de nuevo al AEK de Atenas tras disputar los dos primeros partidos de Liga como suplente. Uno de los héroes del ascenso repitió destino pero la UD logró que se marchara sin opción de compra, principal deseo de los griegos en la negociación. Esto le da al club la libertad de conversar en una posición de fuerza ya que además le queda contrato hasta el 2020. Sin embargo, su intención de no jugar en Segunda División tras una temporada en la que ha conquistado un título de Liga provoca que su marcha sea el desenlace más esperado.

Mientras, Rémy y Lemos fueron descartados por Paco Jémez en el mercado de invierno. El primero de ellos a pesar de rendir a un nivel excelente y de ser el máximo goleador del equipo a esas alturas. Y el segundo tras bajar su nivel de manera sobresaliente. El descenso y su situación contractual provocará que la próxima temporada no jueguen de amarillo.

Posición de fuerza

La economía no es un problema para la UD Las Palmas. Todos esos ingresos que no se han invertido en comprar jugadores sino en mantener el dinero en las arcas permitirá a la entidad tener una posición de fuerza en las posibles negociaciones que se puedan presentar este verano. Del actual plantel de Paco Jémez los jugadores con mejor cartel que tienen contrato con la UD son Tana, Pedro Bigas, Vicente Gómez, Dani Castellano y Ximo Navarro.

Sin embargo, en la entidad no se plantean deshacerse de ninguno de ellos salvo que llegue una oferta irrechazable. Y en sus previsiones no está que alguno de estos cinco jugadores reciba una propuesta elevada debido a que la temporada del descenso ha reducido su valor. Alguno de ellos incluso estuvieron en la órbita de la selección española en su mejor momento de forma. Ahora, la situación ha cambiado radicalmente y en la entidad no creen que tengan ofertas satisfactorias. Además, todos ellos ya saben lo que es jugar en Segunda División, y hace no demasiado tiempo.

Compartir el artículo

stats