Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Aythami Artiles: "Con Mel y los canarios podemos soñar, la UD se reinventará"

"Por encima de la tragedia de la pandemia, supimos rehacernos y empezar de cero en las peores circunstancias", apunta el capitán

Aythami Artiles, en la peluquería JSegura Barbershop, en Arguineguín, atendido por Juanjo Segura.

Aythami Artiles, en la peluquería JSegura Barbershop, en Arguineguín, atendido por Juanjo Segura. Andrés Cruz

A diez días del inicio de la pretemporada, ¿qué balance realiza del tramo final de competición de once jornadas? La UD fue el tercer mejor equipo del poscovid y se quedó a solo cuatro puntos del playoff -que sigue sin disputarse a la espera de la resolución del Dépor-Fuenlabrada-.

Los números están sobre la mesa, dentro de lo malo del parón, sirvió para despejarnos. Por encima de la tragedia de la pandemia, supimos rehacernos y empezar de cero en las peores circunstancias. Veníamos de un 2020 muy malo [la UD encadenó doce jornadas sin ganar]. El vestuario vino enchufado y se dio la cara. Estábamos muy cerca del descenso y todos dimos un paso al frente. Desde la seriedad, recuperamos la condición de vestuario competitivo. Todos se sintieron importantes con las rotaciones. Se reflejó en el campo: cinco victorias, cuatro empates y solo dos derrotas.

¿Está decepcionado por su escaso protagonismo en gran parte del ciclo poscovid -225' en diez partidos-? ¿Le dolió? Fue devorado por las rotaciones y el gran rendimiento de Álex y Mauricio.

Me he sentido protagonista toda la temporada. No me duele ese rol que debes asumir. Cuando no me ha tocado, apoyé como uno más. Aún así fui el tercero en minutos [alcanzó los 2.551', solo batido por Pedri (2.883) y De la Bella (2.737)]. El míster, de forma acertada, decidió repartir el protagonismo en ese tramo de un partido cada 72 horas. No estoy decepcionado, me siento orgulloso de cómo fue la temporada. Hago autocrítica, no me escondo. Pude rendir más, pero lo importante era lograr el objetivo. Se hizo de forma holgada. Fue brillante.

Viajó a Albacete para hacer piña. ¿Qué pretendía?

Sabía de la importancia del reto de salvarnos. Había que estar unidos, nunca hubo malas caras.Si no juegas ese día, te toca más adelante. El compromiso afloró y fue la clave del rendimiento.

¿No faltó ambición y un último esfuerzo por el playoff?

Se hizo el último esfuerzo, faltó ser regulares en la secuencia de doce partidos sin ganar [de finales de diciembre hasta marzo]. Se empató mucho, la confianza no era la misma. Realmente, no confiábamos. Parecía que no ganaríamos. ¿Frustración? Es lo de siempre, cuando no conquistan ciertas metas, añoras puntos. Desde el humildad y el sacrificio, ahora conocemos el camino a seguir en la 2020-21.

Fuenla, Elche, Zaragoza, Girona y Almería siguen pendientes de la resolución de la liga más larga de la historia por culpa del virus. Comités, positivos, sanciones y un playoff en el aire. ¿Cómo resolvería esta Segunda de psiquiátrico?

Todo está en el aire. El protocolo sanitario de LaLiga se ha puesto en duda por lo acontecido en el Dépor-Fuenlabrada de la última jornada. Sinceramente, que la LaLiga empiece el 12 de septiembre lo veo muy lejano. Aún resta mucho por disputarse, hay equipos infectados...Reina la incertidumbre. No sé qué pasará. Toca descansar, pero cuesta ver cómo se alza el telón.

76 días de lucha contra los rivales y el virus. Estadios vacíos, viajes en chárter y un fútbol con mascarillas. ¿Qué fue lo peor del día a día del ciclo poscovid?

Los test PCR dolían mucho, se lo puedo asegurar [sonríe]. Muchos viajes, muchos partidos...Queríamos salir del descenso, de ese peligro constante. Al final, te vas de vacaciones convencido de la valía de este grupo humano. Mereció la pena el sufrimiento. Lo recordaremos como una anécdota. Nos tocó vivir unos meses históricos, que ha cambiado el deporte de forma radical. Del dolor a la incertidumbre. Al menos, la afición quedó satisfecha.

Usted completó 80 partidos con el Dépor -logró un ascenso a Primera-. El conjunto gallego, donde militan Vicente Gómez y David Simón, se va a Segunda B bajo un manto protestas y escándalo. ¿Lo ve razonable tras no poder jugar su encuentro bajo el formato de horario unificado?

Conozco la entidad, defendí esa camiseta y pasé años importantes. A nivel personal y deportivo, me apena. Es un histórico que está en Segunda B. Espero que suba cuanto antes, es una lástima. Hay que recordar que todo está en el aire. Deberán pronunciarse las autoridades pertinentes. Pero lo que ganas y pierdes acontece en el campo. Piden lo que consideran justo.

Juanma Marrero, otro grancanario, es el capitán del Fuenla. Les une una estrecha amistad. ¿Qué le ha parecido el trato que han recibido los jugadores azulones tras estar confinados en un hotel de La Coruña por la lluvia de positivos de la Covid-19?

Con Juanma hablo mucho. No lo está pasando bien, estuvieron confinados y aislados de sus familias. Siguen allí los positivos. Es una situación durísima, el protocolo considero que no se aplicó cómo nos lo explicaron al resto. Quizás faltó más contundencia. Poco más puedo añadir, me falta toda la información. Todo mi apoyo a la plantilla del Fuenlabrada y sus familias.

¿Y si le llega a pasar a la UD? ¿Se imagina confinado en un hotel de Madrid u Oviedo? Se hubiese liado la mundial...

Toda una pesadilla. Un drama gigante que desgraciadamente está ahí. Lo tratas de vivir en primera persona...Pues hablarían mal de nosotros, seguro. Mucho ánimo para todo el Fuenla. Dicen que este tipo de pandemias solo pasa una vez al siglo. Nos ha tocado, pero no solo al gremio de los futbolistas. Todos estamos en el punto de mira del virus.Usted, cualquier trabajador. No dejaremos de asombrarnos.

El presidente Miguel Ángel Ramírez anunció ocho bajas de activos con contrato. Además, se orquesta una nueva rebaja salarial -el presupuesto se reduce un 40%-. Usted tiene contrato hasta junio de 2021. No figura en la lista negra. ¿Qué le han dicho?

A día de hoy, nadie sabe nada. Eso no me compete. Es un tema de la dirección deportiva. Luis Helguera [director deportivo] tendrá que hablar con los jugadores implicados. Es rutina, acontece cada verano. Es tiempo de salidas y entradas. Interpreto que el virus ha frenado el mercado. Desconozco la hoja de ruta. Los jugadores vamos y venimos. Pero no todo está en el aire. No sea tremendista. Se ha dado un paso importantísimo con la renovación de Pepe Mel. El vestuario está feliz. El míster hizo un trabajo increíble. Se trata de la piedra angular, es la mejor noticia.

¿Pensó que no seguiría? Llegó a ponerse en duda el 'sí' de Mel por sus desaires verbales en sala de prensa sobre la negociación.

Con la caseta, la comunicación es fluida. El trato con Mel es exquisito. La entidad esperó hasta el final, jugó bien sus cartas. Y salió de maravilla. Es un paso importantísimo para el futuro inmediato.

¿Qué será de la UD sin Pedri?

Fui el primero que habló de él...

Y le tildamos de exagero con aquel 'no he visto nada igual'...

No lo voy a descubrir ahora. Está casi todo dicho. Tiene un don. Como los grandes jugadores, marcará época. Será importante allá dónde termine. A uno le gustaría que siguiese aquí, pero seamos realistas. Pedri tiene que estar en una categoría acorde con su fútbol. Lo normal es que lo veamos en el curso 2020-21 con los mejores del mundo.

¿Usted qué empeñaría por asegurar la continuidad de Rubén Castro en el proyecto? Hablamos de una pieza de enorme valor, que ha logrado 30 goles en las dos últimas campañas. ¿Merece un esfuerzo?

Lógicamente se ha ganado ese esfuerzo económico. Ha demostrado que si tiene una, pues la mete. Nos hemos salvado gracias a sus goles. Si dependiese de mí, haría todo lo posible. Es garantía de gol. Trabaja como nadie, en el vestuario es el primero en dar ejemplo.

Le tocó jugar en Segunda B, vivió el proceso concursal y fue traspasado al Dépor -primera venta de la 'era Ramírez'-. Regresó y brilló en el ascenso. Paladeó la gloria de Primera y se marchó al Córdoba. Segunda vuelta y explota la pandemia -computa 263 partidos-. ¿Ve próximo el final?

Si con 34 años me planteo el final de mi carrera, es que algo falla. Mantengo la ilusión intacta. Desde la experiencia, aporto en todos los sentidos. Valoro más que nunca el presente. Por minutos y liderazgo, me siento importante. Soy útil para la entidad. Espero seguir. La ilusión por jugar va en aumento. Más que cuando empecé en Segunda B.

La depresión económica asola Gran Canaria y a su Arguineguín natal. ¿Hasta dónde llegará un futbolista en su rebaja salarial?

El tema de la pandemia afecta a todos. El turismo es un termómetro. Bajan los ingresos por TV, no hay público en los estadios y se recauda menos por los abonos. Se llegó un acuerdo con la pandemia y perdonamos. Hace un año, también accedimos. Y ahora, nos sentaremos a conversar otra vez.

Se avecina una rebaja salarial en todo el sector del balón, más acentuado en Segunda.

Me tocó vivir la concursal. Pero lo encaro de forma constructiva. Siento la UD como mía. Por mi parte no hay problema.

Suena Dani Ojeda. ¿La solución es repatriar a canarios?

El sentido de pertenencia es vital. Con canarios se lograron cosas importantes. A Dani no voy a descubrirlo. Fue importante en el Lorca o Albacete. Sería un lujo disponer de él. Con Mel y los canarios podemos soñar, nos reiventaremos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats