Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dani Ojeda, el delantero elegido

El grancanario ya estuvo cerca de fichar por la UD el verano pasado y está a la espera de salir del Leganés, con el que sólo ha jugado cinco partidos y acaba contrato en junio

El grancanario Dani Ojeda conduce el balón perseguido por un futbolista del Mirandés en el último partido que jugó con el Leganés, el pasado 1 de noviembre. | | LALIGA

El grancanario Dani Ojeda conduce el balón perseguido por un futbolista del Mirandés en el último partido que jugó con el Leganés, el pasado 1 de noviembre. | | LALIGA

Dani Ojeda era una obsesión el verano pasado y ahora, ya e invierno, vuelve a estar muy cerca de incorporarse a la UD. Lo que ha cambiado desde entonces es que el grancanario sólo ha jugado cinco partidos con el Leganés en toda la primera vuelta, que le queda menos tiempo para acabar su contrato con el club pepinero –el próximo 30 de junio– y que a Las Palmas le ha salido rana la cesión de Pietro Iemmello, el delantero que había de marcar los goles y al que ahora devolverá. La conjunción de todo ellos, unida también a la lesión de Cedrés para lo que resta de temporada y a la intención de la entidad amarilla de desprenderse de Aridai Cabrera, abren la puerta a la llegada de Ojeda.

Lo que es una evidencia, al tiempo que el punto de partida de la operación, es que el jugador no ha contado para el técnico Pep Lluís Martí. Tras debutar en la primera jornada precisamente frente a la UD, participó en la segunda, en la sexta, en la séptima y en la décima, el pasado 1 de noviembre. Nada más. En total, cinco apariciones y una suma pírrica de 285 minutos y cero goles. Si a tal circunstancia se le suma que le quedan seis meses de vínculo y que no va a renovar, al Leganés le convendría quitárselo de encima.

La UD, por su parte, ha aprovechado que el futbolista es libre de negociar con cualquier otro club desde el pasado 1 de enero para apalabrar un acuerdo que ya estaba previsto desde el verano, y que podría ser por dos temporadas y media, según Marca. En cualquier caso, es el delantero elegido. Además de ser una vieja pretensión, Dani Ojeda se ajusta a los topes salariales que rigen la nueva política de la entidad de Pío XII y, deportivamente, es joven, con proyección y puede jugar en varias posiciones del ataque.

La salida segura de Iemmello también le abre la puerta; puede jugar como extremo y en punta

decoration

Pero su incorporación también es viable porque la UD va a quitarse de encima a Pietro Iemmello, cuya llegada en forma de cedido en el último día del mercado estival ha sido un auténtico fiasco –diez apariciones, cero goles–. Desde la entidad tienen claro que no habrá problemas con devolverlo al Benevento porque consideran que un delantero siempre es más fácil de colocar. En efecto, el italiano tiene ofertas de su país. Así que en ese sentido, la operación se traduciría en uno por otro.

Por otro lado, la UD tiene previsto dar salida en esta ventana a los jugadores con las fichas más altas, como son Christian Rivera, Raúl Fernández, Aridai Cabrera o Maikel Mesa, siempre y cuando encuentren destino –cosa complicada en un mercado con muy pocos movimientos–, lo que, además de aliviar la masa salarial de la plantilla, dejaría huecos libres en la zona ofensiva.

En definitiva, todo está de cara para que Dani Ojeda, de 26 años, fiche por fin por la UD Las Palmas después de varios intentos del club por hacerse con un jugador consagrado en Segunda División. La temporada pasada marcó ocho goles en 35 partidos con el Albacete Balompié, donde jugó mayormente como extremo izquierdo. La anterior militó en el Granada, con el que logró un tanto en 17 partidos en media campaña y subió a Primera. En ambas ocasiones estuvo cedido por el Leganés, que se hizo con sus servicios en el curso 2018-19 tras acabar en el Lorca.

La llegada del grancanario, nacido en la capital, reforzaría un ataque en el que únicamente Araujo, Pejiño y Rober han tenido constancia y rendimiento, al margen de las lesiones de los dos primeros. Pepe Mel le recibiría con los brazos abiertos porque Ojeda se adapta a lo que quiere: juventud, entrega, polivalencia y calidad. Es el delantero elegido por la UD y sólo falta que salga del Leganés.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats