Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tana y la UD acaban bien

Tras la filtración de los actos de indisciplina del jugador y la predisposición de este a ir hasta el final por su despido, ambas partes llegan a un acuerdo y evitan el juicio

Tana, el pasado lunes, deja los juzgados, en la capital grancanaria.

Tana, el pasado lunes, deja los juzgados, en la capital grancanaria. efe

Más de siete meses de espera para que todo acabe en una entente cordial. Probablemente estaban abocados a ello, porque de lo contrario no se explicaría por qué ambas partes, la UD Las Palmas y Tanausú Domínguez Tana, mostraron su satisfacción tras haber alcanzado un acuerdo que evitó la celebración del juicio que les iba a enfrentar en los banquillos a partir de ayer. Pelillos a la mar, todos felices y a otra cosa.

Nunca quedará demostrado, por tanto, si el jugador de San Cristóbal cometió los actos de indisciplina en los que el club basó su argumento para despedirle y rescindir unilateralmente el contrato que les unía hasta 2023 el pasado 2 de septiembre de 2020. Habló la entidad amarilla en su nota oficial de un “acuerdo de desvinculación”, pero lo cierto es que el único vínculo que les conectaba ya era el careo en los juzgados que finalmente no se producirá.

De alguna manera, todos ganan. “Nos pedían una cantidad cercana a los dos millones de euros y hemos llegado a un acuerdo en 500.000”, comentó el presidente Miguel Ángel Ramírez después de que el ahora jugador del Albacete Balompié hubiera expresado su satisfacción en sus redes sociales. “Contento de zanjar algo que no deseaba nunca con la UD Las Palmas y recordar sólo los buenos momentos. Siempre UDLP. Pío pío”, escribió sin ofrecer más detalle del acuerdo.

“Nos pedían una cantidad cercana a los dos millones y queda en 500.000”, sostiene Ramírez

decoration

La UD, en cualquier caso, ya había ganado. Con su estrategia el verano pasado consiguió quitarse de encima uno de los salarios más altos de la plantilla y a un jugador que no entraba en los planes de la dirección deportiva encabezada por Luis Helguera ni del técnico Pepe Mel. Gracias a ello pudo manejar con menos apuros el límite salarial impuesto por LaLiga, que pasó de 7,9 a 11,8 en el mercado de invierno gracias, sobre todo, a los ingresos previstos derivados de la venta de Pedri al FC Barcelona, pero también a ahorros importantes como la ficha de Tana.

Ventajas y riesgos

Si a eso se le suma que gracias al acuerdo de ayer tendrá que pagarle casi la mitad de lo que le correspondía por contrato –en torno a un millón bruto por curso–, el mal es menor. Al final habrá pagado medio kilo a un trabajador que no ha ejercido labor alguna para el club, pero ha eliminado la posibilidad de tener que abonarle los dos millones que pedía el futbolista si el juez le daba la razón a este.

Tana, por su parte, gana 500.000 euros por no acudir un sólo día a su puesto de trabajo, cobra del Albacete gracias a que quedó libre tras el despido y evita igualmente el riesgo de que el juez concluyera que las pruebas aportadas por la entidad amarilla para rescindir el contrato fueran suficientes para justificar la decisión unilateral. En conclusión, con el pacto todos ganan algo y sepultan sustos mayores.

Nada barruntaba que Tana y la UD fueran a acabar bien por mucho que el club comunicara ayer que “en el ánimo de ambas partes estaba encontrar una salida satisfactoria para la entidad y el jugador”. “Tana ha ido madurando y cumpliendo años, aprenderá de todo esto. Estoy contento porque no se trataba de ir a pisar a nadie, lo que deseábamos era que se pudiese llegar a un acuerdo y no sacar nada a la luz. Era lo mejor para todos”, añadió poco después el presidente Ramírez.

Los hechos, sin embargo, fueron bien distintos. Entre otras cosas, la UD filtró el informe y algunas fotografías en las que el futbolista incumplía supuestamente alguna de las cláusulas disciplinarias y que avalaban su tesis para despedirle. Además, el propio máximo mandatario explicó detalladamente en algún medio nacional los actos de indisciplina de Tana.

El jugador, por su parte, declaró en Marca en febrero que la UD actuó “de mala fe” en su salida y que hizo “una jugada cobarde” para romper su contrato, además de acusarle de “hipócrita”. Antes, en su carta de despedida en las redes sociales, casi una semana después de la rescisión, había expuesto con rotundidad: “Voy a llegar hasta el final para que nada ni nadie manche mi honor como profesional y salga toda la verdad”.

Aythami y el médico, testigos

Al final, nada de nada. Medio millón de euros ha podido con todo. Ni la UD Las Palmas ni Tana han querido llegar hasta el final por motivos que sólo ellos saben. Al fin y al cabo, cabe deducir que ninguna de las dos partes tenía muy claro cuál podría ser el veredicto del juez en un asunto que admite múltiples interpretaciones.

“Contento de zanjar algo que no deseaba nunca”, expresa el jugador, echado en verano

decoration

Con el acuerdo, además, la entidad amarilla evita que su nombre se manche por su aparición en un juicio y Tana elude tener que ver cómo Aythami Artiles, que aguarda su renovación, y el médico del club, actuaban en calidad de testigos del club. “Aythami no tenía que ir a declarar en contra de Tana, al contrario, es uno de los jugadores que más lo quiere. Era sólo para declarar a preguntas nuestras sobre si habíamos informado de forma correcta a la plantilla sobre el protocolo de actuación del covid, aclaró Ramírez”. Al final, decidieron acabar bien.

Desde el despido hasta el acuerdo

 2 de septiembre de 2020:

La UD despide a Tana

  • El consejo de administración de la UD Las Palmas toma la decisión de rescindir unilateralmente el contrato de Tana “por causa de despido de carácter disciplinario”. El club asegura tener pruebas suficientes que demuestras que el jugador incumplió alguna de las cláusulas especiales que se le incluyeron cuando renovó hasta 2023.

8 de septiembre de 2020

Tana anuncia medidas

  • Casi una semana después de que le echaran, Tana publica una carta de despedida en sus redes sociales. Entre otras cosas, anuncia que tiene la determinación de acudir a los tribunales ante una decisión que considera “injusta”. “Voy a llegar hasta el final para que nada ni nadie manche mi honor como profesional y salga toda la verdad”, escribe.

21 de octubre de 2020

La UD filtra el informe

  • La entidad amarilla filtra a los medios de comunicación el informe de los detectives que contrató el club para que siguieran a Tana y recopilaran las pruebas necesarias para justificar el despido. El mismo contiene, entre otras cosas, fotografías que muestran al jugador en un pub por la noche, fuera de hora, fumando pipas de agua o en reuniones con amigos sin respetar los protocolos sanitarios contra el covid.

17 de febrero de 2021

Tana habla de “mala fe”

  • Meses después, cuando el futbolista ya militaba en el Albacete Balompié, al que se incorporó en el mercado de invierno, declara en Marca que la UD Las Palmas actuó “de mala fe” en su salida y que se hizo “una jugada cobarde” para romper su contrato, además de tildar al club de “hipócrita” por su manera de obrar con él.

19 de abril de 2021

Acuerdo antes del juicio

  • Ayer, Tana y la UD llegan a un acuerdo en el acto de conciliación y evitan el juicio. Ambas partes aseguran sentirse satisfechas con el pacto. Según Ramírez, el club tendrá que pagar 500.000 euros al jugador y no dos millones, como supuestamente pedía. Es el fin del culebrón.

Compartir el artículo

stats