Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jesé se suma a Peñaranda; la cuenta pendiente, el gol

El grancanario firma por fin su renovación por una temporada | Entre él, el venezolano y Mujica suman 11 goles en liga en los últimos cinco cursos, los mismos que Araujo el pasado

Miguel Ángel Ramírez –izquierda–, presidente de la UD Las Palmas, y Jesé Rodríguez, se saludan tras el acuerdo de renovación del jugador.

Jesé Rodríguez ya firmó su nuevo contrato con la UD Las Palmas. Tardó, pero lo hizo tal y como estaba previsto. Desde que concluyó la temporada pasado, el 30 de mayo, todo el mundo sabía que seguiría en el cuadro amarillo. El presidente Miguel Ángel Ramírez había revelado ya que la intención del jugador era la de continuar al menos una temporada más, pero por algún motivo la firma se retrasó hasta ayer. Ambas partes lo sabían; no era un problema de dinero. Y al parecer tampoco de proyecto deportivo.

En un primer momento, desde la propia entidad deslizaron que el motivo por el que Jesé no terminaba de firmar su renovación era porque quería ver el proyecto que tenía en mente el club, sin embargo, después de tres fichajes de jugadores más o menos desconocidos –Ferigra, Veiga y Peñaranda– y la venta de Araujo, es más que improbable que el grancanario se haya decantado por la ambición de los dirigentes de alcanzar la Primera División el curso que viene.

Primó, en cambio, su deseo de permanecer en Gran Canaria, donde se encuentra a gusto. A buen seguro será uno de los futbolistas mejor pagados de la plantilla, aunque en algún que otro lugar podría haber ganado mucho más dinero. De momento firmó por una campaña, hasta junio de 2022, y está llamado a ser uno de los líderes del vestuario.

«Lo que me ha motivado a quedarme han sido mis ganas de triunfar aquí», reveló el propio jugador al poco de estampar su firmar en la sede de Pío XXII. Pero además se ser uno de los referentes del vestuario, también pretende, o al menos así se lo piden desde el club, ser uno de los goleadores del equipo. Esa es, sin duda, su tarea pendiente.

«Encontraremos a un Jesé mejor», señala el delantero por poder realizar la pretemporada

decoration

Porque la temporada pasada, en cuatro meses desde que llegó el último día del mercado de invierno, sólo marcó dos goles, uno de penalti, frente al CD Lugo, y otro contra el Albacete en la penúltima jornada. Un balance demasiado pobre para haber participado en 16 partidos. Nunca fue un goleador, ni en el Real Madrid ni en ninguno de los equipos en los que participó después, pero si juega como delantero centro, como hizo en la última media campaña, sabe que tiene que lograr más.

Ahora Jesé empieza de cero. O casi, porque cuando esta mañana se incorpore a los entrenamientos se habrá perdido ocho días de trabajo –la semana pasada menos el domingo y ayer–. Tanto él como Pepe Mel y el presidente Miguel Ángel Ramírez, garantizaron que la próxima campaña todo el mundo podría ver a un jugador mucho mejor si completaba la pretemporada con normalidad.

No lo hará porque el covid-19 y la falta de firma en su acuerdo con la UD se lo impidieron. Lo primero no dependía de él: dio positivo por coronavirus menos de una semana antes del comienzo del periodo de preparación y en ningún caso podía empezar a entrenar porque tenía que permanecer 10 días aislado y luego y luego dar negativo en dos test PCR. Lo segundo, es todavía un misterio.

El caso es que el grancanario, de 28 años, formará parte de la plantilla de Las Palmas el próximo curso y habrá completado casi cinco semanas de trabajo antes del comienzo liguero el próximo domingo 15 de agosto frente al Real Valladolid (21.00 horas) en el Estadio de Gran Canaria. Estará, por tanto, en mucha mejor forma que cuando llegó en enero, pero habrá de demostrarlo.

La vanguardia de Mel, en manos de tres atacantes sin grandes cifras en los últimos años

decoration

«Vamos a encontrarnos a un Jesé mejor físicamente porque yo vine en el mercado invernal y el equipo ya tenía un ritmo al que me tuve que adaptar. Cuando mejor me encontraba no quedaban muchos partidos. Lo positivo ahora es que volveré a tener una pretemporada, algo que hace muchos años que no tenía. Voy a notar muchísimo la pretemporada en mis piernas y eso hará que vuelva muchísimo mejor», garantizó el delantero de la UD. A partir de ahora, será esclavo de sus palabras.

Lo que el aficionado de la UD espera de él no es sólo el compromiso y la actitud que se le presuponen a cualquier jugador que vista la camiseta amarilla, sino también goles. El reto es mayúsculo, porque Jesé nunca fue un goleador por mucho que en los últimos años haya jugado más por el centro que por la banda. Actuar en un costado, precisamente, requería una preparación mucho mayor por el desgaste físico y por eso Pepe Mel, tal y como reconoció en alguna de sus comparecencias, prefirió colocarles como nueve.

Dato desgarrador

Conocidos tres de los delanteros de la plantilla de la UD 2021-22, ahora corresponde al técnico elegir. El punto de partida no es nada halagüeño, pues hay un dato desgarrador: entre los tres atacantes, que son Jesé, Peñaranda, y Rafa Mujica, sólo suman once goles ligueros en la máxima o la segunda categoría en cinco temporadas, justo los que marcó el Chino Araujo el curso pasado.

Ahí está, por tanto, el reto de los nuevos referentes ofensivos de Las Palmas: marcar goles, que precisamente es lo que más escasea en el mundo del fútbol sobre todo en Segunda División. Casi la totalidad de esas 11 dianas las consiguió, precisamente, Jesé Rodríguez: cinco con la UD –en dos etapas–, uno con el PSG, otro con el Stoke City, dos con el Betis y uno con el Sporting de Portugal. El sobrante lo logró Rafa Mujica, el campeonato pasado en Almería. Adalberto Peñaranda, por su parte, no ha marcado ninguno desde que dejó el Granada en el verano de 2016.

Así pues, los tres delanteros de los que dispone la UD a algo más de cuatro semanas para que comience LaLiga tienen una cuenta pendiente con el gol. La venta de Sergio Araujo al AEK de Atenas dejará huérfano el ataque amarillo justo cuando la entidad ha pedido más exigencia deportiva la próxima campaña. Su lugar habrán de ocuparlo los dos que se quedan –Mujica y Jesé– y el que llega –Peñaranda–, aunque ninguno se haya caracterizado por su cifra de goles.

Más refuerzos

Por eso el club trabaja todavía para fichar un cuarto delantero, pero su posible incorporación no será, en ningún caso, inminente, dado que muchos equipos, también la UD, esperan los descartes de los equipos de Primera para realizar movimientos. Mientras, Pepe Mel ha de trabajar con lo que tiene. Jesé está llamado a ser el referente del ataque. La temporada pasada sólo marcó dos goles en 16 partidos, pero realizó otras labores que favorecieron al equipo. Su movilidad continua y su capacidad para encender en las defensas rivales por el hecho de jugar son sólo dos ejemplos.

Peñaranda, por su parte, busca reencontrarse con el fútbol cinco cursos después, lo que se pasó de equipo en equipo sin pena ni gloria. Aseguró el venezolano, de 24 años, que ya es maduro y que demostrará el mismo nivel que en el Granda, con el que irrumpió en el mundo del fútbol en la 2015-16. La UD apuesta para la delantera, por tanto, por dos jugadores llamados a ser estrellas pero estampados en los últimos años.

El desempeño y la juventud de Mujica –cumplirá 23 años en octubre–, por otro lado, no aventuran grandes cifras goleadoras. Pero entre los tres deberán hacer olvidar los 11 goles de Araujo, que dirá adiós a la UD definitivamente en las próximas horas. Jesé y Peñaranda están llamados a ser los titulares. Y tienen el reto del gol.

Compartir el artículo

stats