Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Afonso desnuda a Carcedo: «Es un técnico brillante»

El excapitán de la UD analiza al técnico del Ibiza, con el que subió a Segunda en 2006 ante el Linares | «Es un enfermo del balón»

Juan Carlos Carcedo -1ºi-, junto a De la Guardia, Alberto y Víctor Afonso, en el Parador de Barlovento (La Palma), en la foto de los capitanes en la pretemporada (2005). | | LP/DLP

Juan Carlos Carcedo -1ºi-, junto a De la Guardia, Alberto y Víctor Afonso, en el Parador de Barlovento (La Palma), en la foto de los capitanes en la pretemporada (2005). | | LP/DLP

Víctor Afonso, un coleccionista de ascensos con la UD Las Palmas (3), fue uno de los actores estelares en el regreso al fútbol profesional el 24 de junio del 2006 ante el Linares de Catanha en el Gran Canaria. En el primer gran éxito de Miguel Ángel Ramírez Alonso como presidente,el zaguero hace una radiografía pormenorizada del asistente invisible. La mano de Juan Carlos Carcedo, que mañana regresa al recinto de Siete Palmas pero como técnico del Ibiza, fue mágica.

«Es de los mejores compañeros que he tenido en mi etapa de profesional, un señor. Un diez como inquilino de la caseta y un estratega brillante como está acreditando con su labor. Por culpa de las lesiones se tuvo que hacer a un lado en aquella etapa en la UD Las Palmas [2005-06], y primero asistió a Josip Visnijc como segundo preparador. Con el despido del serbio, luego hizo lo propio con Juanito Rodríguez. En un año convulso,en el que pasó de todo, como la pedrada que recibió en Linares una aficionada [Luisa Guadalupe Álvarez, que falleció en noviembre del 2019], Carcedo aportó su granito de arena. Tuvo un rol importante en la conquista del objetivo, como el plantel, Juanito, la afición o el presidente, que nos dio unas charlas motivacionales», destaca Afonso, que alcanzó los 287 duelos oficiales de amarillo y también subió en 1996 -a Segunda y con Pacuco Rosales- y 2000 -a Primera de la mano de Kresic-.

«Nos daba las claves tácticas para frenar a los rivales», dice el extécnico de Las Palmas Atlético

decoration

El excapitán de la UD y que dirigió a Las Palmas Atlético, llegando a disputar una liguilla de ascenso a la categoría de plata -el techo de la ‘vela chica’-, no se asombra por los éxitos de Carcedo. «Hacía los informes del rival, nos daba las claves para frenar su ataque y maniatarlos en defensa. Es un enfermo del fútbol, sus éxitos con Emery no son fruto de la casualidad sino de la constancia. Sevilla, PSG, Arsenal...Y ahora estamos siendo testigos del renacer de un Ibiza muy peligroso. ¿Anécdotas? En Linares, cuando llegamos a la caseta, vimos una fotografía de Carcedo en una de las taquillas con la elástica del Atlético de Madrid [completó once partidos en la categoría de plata con el club colchonero en la 2000-01] en el vestuario visitante. Le preguntamos, ¿pero qué haces tú aquí?».

Carcedo, en la final ante el Linares, con el peto de prensa en el Gran Canaria.  | |  LP

Carcedo, en la final ante el Linares, con el peto de prensa en el Gran Canaria. | | LP Paco Cabrera

Afonso, que también llevó las riendas del Atlético de Madrid B y el Lincoln Red de Gilbraltar, pone en valor la honestidad y el corazón de un «tipo de vestuario».

«Hacía piña, siempre estaba con bromas. Esa temporada del ascenso fue exigente y cruenta. Pasó de todo, una lista importante de fatalidades. Por encima de la clase futbolística, subimos gracias a la unidad. En ese aspecto, Carcedo jugó un papel clave, así como por sus conocimientos técnicos-tácticos».

Alarma roja

Afonso etiqueta el partido de mañana como de «alto riesgo». «El Ibiza, no por el nombre, ya que es un recién ascendido, puede parecer asequible. Pero ni mucho menos. Carcedo se encargará de dar con la fórmula precisa para ganar en el Gran Canaria. Es un duelo tremendamente complejo, el Ibiza está invicto y es de una de las sensaciones de esta campaña».

El tanto de Márquez que iluminó el Roque Nublo catapultó a la UD de Carcedo y Afonso al cielo de Segunda. Adiós al infierno de 2ªB. Fiesta en el Parque de Santa Catalina, abrazos y el fútbol descubrió a un entrenador. «Le deseo la mejor de las suertes; esta semana no he hablado con él», detalla Afonso. En el alma del enemigo, late un delineante forjado en el infierno de Linares hace quince años.

Compartir el artículo

stats