Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mel se plantea desterrar el tridente para proteger a Viera

El entrenador medita escorar al ‘21’ hacia la izquierda | Con el 4-2-3-1, destacó en 2019

Pepe Mel, técnico de la UD, pensativo en el choque del sábado pasado ante el Ibiza en el Gran Canaria. | | ANDRÉS CRUZ

Pepe Mel, técnico de la UD, pensativo en el choque del sábado pasado ante el Ibiza en el Gran Canaria. | | ANDRÉS CRUZ

«Con sus condiciones físicas actuales, necesita a gente que le apoye en el centro del campo y esa será la tónica general, eso seguro». Con esa frase, Pepe Mel respondió a la cuestión de si pretendía repetir un sistema con Jonathan Viera y tres jugadores por delante o si, por el contrario, consideraba que ese planteamiento debilitaba la retaguardia y, en consecuencia, optaría por fortalecer el centro del campo en sacrificio de unos de los delanteros. No fue rotundo en su declaración, pero entre líneas vino a decir que el tridente más el de La Feria quizá es demasiado.

El entrenador comenzó a dar forma a su idea de cambiar el dibujo con el objetivo de proteger a Viera en el entrenamiento de ayer, el segundo de la semana, en Barranco Seco. Sus probaturas no son definitivas, porque desde hoy y hasta el domingo las sesiones serán a puerta cerrada para la prensa y tendrá tiempo para perfilar el plan definitivo, pero su primera apuesta, en el primer ejercicio, esbozó el cambio.

El sacrificado con respecto al partido del sábado frente al Ibiza (1-1) fue Adalberto Peñaranda, que dejaría su lugar a Alberto Moleiro el próximo lunes (20.00 horas, Movistar LaLiga 1) en El Plantío de Burgos. La inclusión de un centrocampista por un delantero llevaría aparejado la modificación del dibujo, que pasaría a ser un 4-2-3-1, con el ‘21’ escorado al lado izquierdo y con un hombre más con el que asociarse en la zona central.

En el primer ensayo del posible once, el madrileño sacrifica a Peñaranda para incluir a Moleiro

decoration

El ensayo de Mel, además, incluía a Jesé en la delantera, a Moleiro en la mediapunta, a Pejiño en la derecha, a Loiodice y Mfulu en el doble pivote, a Lemos, Ferigra, Curbelo y Cardona en la defensa, y a Valles en la portería, que está reservada para Raúl Fernández. Cabe destacar, además, que si Sergio Ruiz, que no entrenará hasta pasado mañana por una hinchazón en el pie derecho, llega a tiempo, entraría seguramente en el lugar del francés.

Reactivación

Más allá de la probatura de ayer, Pepe Mel se marchó del Estadio de Gran Canaria el fin de semana pasado con la intención dar un cambio al equipo, que no funcionó en Miranda de Ebro ni ante el Ibiza. Y ese lavado de cara pasa por recuperar el sistema en el que Jonathan Viera encajó a la perfección en su etapa anterior en la UD, entre septiembre de 2019 y enero de 2020.

Entonces, tras debutar en Montilivi con derrota (1-0), Las Palmas encadenó cuatro victorias consecutivas con un dibujo 4-2-3-1, a veces 4-1-4-1, con Srnic en la derecha, Pekhart o Narváez en la delantera, Viera y Pedri con libertad de movimientos entre la izquierda y la mediapunta, y Fabio y Ruiz de Galarreta en el doble pivote. Así, el equipo logró imponerse al Albacete (3-2), a la Ponferradina (0-2), al Lugo (0-2) y al Deportivo de La Coruña (3-0).

Más tarde, después de cuatro derrotas en cinco partidos, los dos últimos sin Viera, lesionado, la UD encadenó la misma serie de triunfos con idéntico sistema, en esta ocasión sobre el Oviedo (3-1), el Extremadura (0-1), el Numancia (3-1) y el Elche (2-3).

La idea que cuajó era la de que el de La Feria pudiera moverse por todo el frente de ataque, asociado a otro talento como Pedri, y estuviera liberado de funciones defensivas, para lo cual había hasta cuatro hombres: los dos pivotes, el interior derecho y hasta el tinerfeño, hoy en el Barça.

Con el de La Feria en libertad y protegido, la UD logró dos series de cuatro triunfos seguidos

decoration

Ahora su socio sería Moleiro, titular en el triunfo frente al Huesca y que revoluciones el choque ante el cuadro ibicenco cuando entró en la segunda parte. No sólo reactivó a los amarillos con sus acciones llenas de electricidad, sino que también marcó el gol del empate con un toque que refleja la clase que tiene –de primeras, con el interior–.

La sociedad Viera-Moleiro está llamada a ser determinante a lo largo de la temporada. La primera ocasión para verles juntos será el lunes. Si funciona, Mel habrá encontrado una solución al bloqueo que ha sufrido el equipo en las dos últimas jornadas.

Con el cambio de dibujo el técnico pretende, además, que los suyos sufran menos cuando pierdan el balón. El sábado pasado, un par de pérdidas de balón del ‘21’, sobre todo una en la segunda parte, propiciaron contraataques del rival, que si bien no terminaron en gol, provocaron la zozobra local. No es habitual que a Viera le roben una pelota, pero como no está a tope a nivel físico, Mel, tal y como aseguró en su comparecencia posterior al encuentro, prefiere correr menos riesgos.

La prioridad

Todavía quedan cuatro entrenamientos antes del choque –pasado mañana hay jornada de descanso–, pero Mel tiene claro que quiere cambiar de planteamiento. Deja a Peñaranda en el banquillo, además, puede ser una solución como revulsivo si el partido lo requiere. El venezolano, que todavía no ha marcado, no estuvo acertado en Anduva ni el sábado en el Gran Canaria y es el candidato principal a ser el sacrificado.

El encaje de Jonathan Viera es prioritario para el técnico. Sabe que el mejor jugador de la plantilla debe jugar siempre y encontrarle acomodo es fundamental. Con un tridente por delante, con sólo dos pivotes por detrás, el equipo puede sufrir. Por eso se plantea proteger a Viera como lo hizo dos años atrás.

Diez goles en 13 partidos


El recuerdo del penúltimo paso de Jonathan Viera por la UD Las Palmas aún permanece. La tercera etapa del ‘21’ en el cuadro amarillo tuvo lugar entre septiembre de 2019 y enero de 2020, periodo en el que jugó cedido por el Beijing Guoan chino. En el transcurso de ese tiempo el genio grancanario marcó 10 goles en 13 partidos, una cifra con la que sorprendió a todos porque entre sus múltiples virtudes no estaba la de ver portería con tanta frecuencia. Viera se estrenó con dos tantos ante el Albacete. Luego, logró uno ante la Ponferradina, el Deportivo de La Coruña y el Fuenlabrada, antes de volver a lograr un doblete, en este caso frente al Real Oviedo. Posteriormente, metió uno al Extremadura y dos al Numancia. Cabe destacar que cuatro de ellos fueron de falta directa y dos de penalti. | P. F.

Compartir el artículo

stats