Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El extraño regreso de Jonathan Viera

La vuelta del de La Feria, el más destacado de la UD ante el Zaragoza y el Málaga, coincide con las primeras dos derrotas consecutivas del curso, sobre todo por la falta de puntería

27

Partido Málaga CF - UD Las Palmas CARLOS GUERRERO - LOF

El regreso de Jonathan Viera después de cuatro partidos ausente por lesión ha traído consigo un fenómeno extraño: ha sido el jugador más destacado del equipo en los dos últimos encuentros, sin embargo, la UD Las Palmas, que venía de sumar diez puntos de 12 sin él, perdió los dos, antes el Real Zaragoza (2-3) y el Málaga CF (2-1). El dato, en cualquier caso, es anecdótico, porque el cuadro amarillo, liderado por el ‘21’, hizo méritos suficientes en ambos duelos como para no haberse ido de vacío.

El fútbol de la UD cambia cuando Viera está en el campo. A nadie se le esconde. Cuando está, todo gira alrededor de él. Ralentiza o acelera el juego cuando se le antoja, filtra pases imposibles que generan ocasiones de gol y crea también un exceso de atención en los rivales que favorece a otros compañeros, más liberados para poder sorprender.

Pero a pesar de que su incidencia contribuyera a que Las Palmas fuera mejor que sus rivales e incluso mereciera ganarles, la realidad es que no lo hizo y cayó. Una contradicción que el fútbol se encarga constantemente de sacar a la luz.

Los datos son reveladores: frente al Zaragoza, la UD realizó 18 remates y marcó dos goles; ante el Málaga, disparó 16 veces y logró un tanto. Su mayor dominio del balón y su mejor juego que los rivales, por tanto, se concretaron en ocasiones de gol, sin embargo, la puntería no fue la que había tenido hasta entonces. Los contrincantes, por su parte, aprovecharon las pocas oportunidades que tuvieron para llevarse los tres puntos.

Jonathan Viera fue, precisamente, uno de los jugadores amarillos que no estuvo fino de cara a la portería contraria. Si bien marcó el primer tanto de la UD ante el conjunto maño, después falló varios tiros francos. Una semana después, en La Rosaleda, falló un mano a mano con Dani Martín después de una pared con Fabio: su golpeo con el interior del pie derecho fue a directo a las manos del meta.

En resumen, Las Palmas registra un cero de seis desde que Viera, indiscutible porque lo demuestra, regresó al equipo. Antes, con el de La Feria ausente por una doble lesión –rotura en el isquiotibial derecho y fractura en el meñique del pie izquierdo–, el balance fue mucho mejor: 10 de 12.

Sin el capitán, que cayó el pasado 20 de octubre en el Anxo Carro de Lugo, donde tuvo que pedir el cambio en la primera parte, la UD venció al Alcorcón (3-0), a la Real Sociedad B (0-1) y al Fuenlabrada (2-1), y empató en Oviedo (1-1). Salvo la visita al Carlos Tartiere, el resto de partidos fueron ante rivales de la parte baja de la tabla y teóricamente muy inferiores al club isleño en cuanto a plantilla. Tales circunstancias poco tienen que decir en el fútbol, pero al menos, la UD cumplió con su deber de ganar tres partidos seguidos por primera vez en la temporada en un momento clave para alzarse a los puestos de arriba.

La efectividad

En esos encuentros, el equipo de Pepe Mel fue mucho más efectivo que en las dos últimas citas. Se puso por delante a las primeras de cambio frente al Alcorcón y el Fuenlabrada y adquirió una ventaja de dos tantos que le permitió jugar con más comodidad. En Anoeta, en cambio, aprovechó casi la única ocasión que tuvo para marcar y llevarse los tres puntos. Luego sufrió, con palo del filial txuri-urdin incluido, pero terminó por llevarse de San Sebastián un botín demasiado grande.

Antes de que Jonathan Viera se lesionara en Lugo, en los seis choques anteriores la UD también había encadenado una serie de buenos de resultados. De hecho, no había perdido hasta que lo hizo en Galicia en la primera jornada intersemanal del campeonato.

Entonces, el de La Feria, salvo en su debut frente al Ibiza, cuando estaba a un 50% de sus capacidad tras pocas semanas de entrenamientos, lideró el juego de Las Palmas de la misma manera en que lo hizo en las dos últimas jornadas, sin embargo, semanas atrás el equipo se mostró mucho más contundente que ahora en las áreas contrarias.

Además de ese empate frente al cuadro balear (1-1), Las Palmas igualó en Burgos (0-0), ganó en casa a la Ponferradina –entonces líder (2-1)– y al Cartagena (4-1), empató en Almería –también ante el primero (1-1)– y se impuso en el derbi (2-1), hasta que cayó en el Anxo Carro (2-0) en una noche llena de fatalidades en forma de lesiones –además de Viera, cayeron Pejiño y Peñaranda–.

Antes y después

Antes del debut del ‘21’, la UD, con un estilo más directo por las características de los jugadores disponibles en el momento, había empatado ante el Valladolid (1-1) y el Girona (0-0), ganado al Huesca (2-1) y perdido en Miranda de Ebro (4-2). En resumen, Las Palmas, con Jonathan Viera presente, ha sumado 12 puntos; sin él, 15.

Si se descuentan los cuatro puntos que el equipo isleño sumó cuando el de La Feria todavía no estaba apto para jugar, el balance ya es positivo. En cualquier caso, ha quedado demostrado que la presencia de Jonathan Viera en la UD hace al grupo mucho mejor. Lo evidenció en las victorias y también en las derrotas, cimentadas en despistes detrás y, sobre todo, en la falta de puntería. De ahí que la vuelta del ‘21’ sea extraña.

Compartir el artículo

stats