Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bofetón a Las Palmas en Fuenlabrada (3-2)

La UD cae en el Fernando Torres contra el antepenúltimo y se deja otros tres puntos en su pelea por el ascenso

29

Partido Segunda División: Fuenlabrada - UD Las Palmas

El manual de revivir muertos es un libro que tiene un autor propio, capaz de hacerlo todo un bestseller. La UD escribió en Fuenlabrada otro capítulo más de esa enciclopedia que ya suma varios tomos. Le entregó la victoria al equipo madrileño, que no ganaba desde el 10 de octubre y solo sumaba tres triunfos en la temporada. La cuarta, cortesía de una UD que siempre caminó a remolque en el Fernando Torres.

No le valió ni siquiera empatar por dos veces para volver a sacar su cara más simplona. Esa que pone cuando con poco le hacen mucho, esa que le hace creer que tiene una solvencia de la que carece. Cayó 3-2 y seguirá una jornada más fuera de los puestos de promoción de ascenso. Algo que podría ser un asunto menor, con todavía mucha historia que escribir en esta temporada, pero que da para preocuparse.

Porque la primera derrota de 2022 fue un bofetón sonoro, dolido, pero ni siquiera cruel aunque el gol de la derrota llegara en el minuto 86 de partido, en una acción que desnudó las carencias de un equipo que debe mejorar una solidez de la que carece. Y eso, por mucho que faltaran Eric Curelo o Jonathan Viera, es algo que debe hacerse mirar antes de que sea demasisado tarde. De momento, otros tres puntos al limbo. Y ya van unos cuantos que nunca volverán.

A pesar de haber probado durante al semana con un 'trivote', Pepe Mel cambió de argumentos. Sentó a Fabio, al alza en este 2022, para dar entrada a Óscar Clemente en el once. Le funcionó eso cuando Viera estuvo fuera y volvió a elegir esa fórmula. Todo con la vuelta de Rober. Llegar y a jugar. Una muestra de la confianza de Mel en el extremeño. Un 'all-in' con él.

Todo en un Fernando Torres pintado de amarillo. Las motas de las camisetas grancanarias daban color a un recinto que empezó a helarse cuando el sol dejó atrás el horizonte. Honor para ellos, vivos y animosos antes de una empresa de esas que le cuesta un mundo a la UD: ganar fuera de casa.

"Estamos on fire o no estamos on fire, Fuenla", gritaba el speaker local. Pero quien empezó caliente fue la UD, que dominaba de verdad, pisando el campo contrario en los primeros minutos de juego con Rober y Jesé cuajando bien. Eso sí, la primera clara, para no variar, la puso el rival, con un golpeo de Pedro León, peligrosísimo dentro del área. Porque el Fuenlabrada, sin ganar desde octubre, estaba tocado, pero no hundido.

Y lo volvió a demostrar con una jugada de estrategia que sorprendió a la UD, Balón largo a un lateral, segunda jugada y remate de Dieguez que se fue por nada. El peligro estaba latente. Tanto que ni siquiera le hizo falta esforzarse mucho más para adelantarse porque para eso ya estaba Ferigra. El ecuatoriano regaló un balón en una salida calamitosa desde la línea de fondo. El embolado fue tremendo, Mordió el Fuenla y pecó la UD: entrada de Nuke Mfulu dentro del área a Boudini y penalti clarísimo. Ahí, Pedro León ni dudó. Gol. Solo iban 11 minutos de juego.

Lejos de espabilar tras aquello, la UD siguió de bajón. El segundo no cayó de milagro. Le costó asimilar el golpe, pero empezó a enderezarse. Sobre todo co la aparición de Kirian y el empeño de Rober. Ale Díez avisó con un balón que se movió rápido de izquierda a derecha, pero el elemento diferenciador fue Rober.

El emeritense bailó desde el centro del campo para esquivar a un par de contrarios. Su valentía se premió con la suerte de un rebote que le valió para abrir un balón en banda a Jesé, que resolvió con maestría: picada al segundo palo donde Óscar Clemente, a placer con la testa, puso el empate. Ya llovía menos para la UD.

En esas, Morro evitó la remontada exprés de Las Palmas. Sorprendentemente, Ale Díez se convirtió en un recurso ofensivo total. Su conexión con Rober –igual hablaban en castúo– se engranaba con facilidad. Sin embargo, el partido entró en una fase de barbecho. El Fuenlabrada le bajó un punto a la presión, agarrado al golpeo de Pedro León y la potencia de Mula y Bouldini; y mientras, la UD amasaba el cuero de una forma más estéril y menos agresiva. Un achuchón final amarillo dejó un latigazo de Jesé que desbarató Morro, otra vez con Ale Díez como hilo conductor del ataque.

Si Morro había hecho méritos para que aquello se fuera al descanso con empate, no hizo menos Raúl Fernández, que aguantó como un muro en un golpeo franco de Cristóbal desde la frontal con un rebote envenenado. Empate y 45 minutos por delante para cambiar el signo de un partido en el que la UD debía sumar de tres.

El tema se puso duro en la segunda mitad. El guión se enmarañó. La UD perdió todo tipo de ritmo y entró en un mundo de ideas planas. El cambio de Mula por Amigo cerró parte del agujero del Fuenlabrada por la derecha y Las Palmas se atascó. Ofrecía poquísimo para rascar algo más de lo que tenía en casa del antepenúltimo clasificado. Tan poco que hasta lo perdió.

Una entrada desde la izquierda de Amigo fue una puñalada para la UD. Con Ale Díez en el suelo, el centro no fue de nadie y fue de todos. Ni Raúl Fernández ni Ferigra ni nadie consiguió sacar ese balón del corazón del área. Y Konate, casi por inercia, puso el 2-1.

Ahí le entraron las prisas a la UD con media hora por delante. Tambié a Mel que sacó a Kirian para darle minutos a Peñaranda como ariete. Se desesperó la UD que empezó a hacer todo lo que no debía hacer. El siguiente revolcón por el banquillo sacó de él a Hernani y Moleiro.

Aquello le funcionó a Mel. La primera intervención del extremo luso fue un pase en profundidad para Jesé. El '10' arrancó la moto, pisó el área y la caída, a golpes entre defensas y portero, dejó una nube de quejas. Hernández Maeso esperó, escuchó al VAR y se fue a mirar la pantalla. Penalti, capitán al punto y empate. Fin a la sequía de Jesé.

Con ese gol, al Fuenlabrada le aparecieron los fantasmas. Quedaban 15 minutos, un mundo que se le vino a Las Palmas encima. El pie de Pedro León fue una bendición para el Fuenlabrada. Un córner inocente fue un lío para la UD. Raúl Navas se metió el balón en su portería en una jugada inaceptable para un equipo que aspirar a pelear por la Primera División.

Ficha técnica:


3 - Fuenlabrada: Morro; Pol Valentín, Sotillos, Diéguez, Iribas; Pedro León (Zozulya, min.88), Konaté (Buer, min.74), Agu, Mula (David Amigo, min.46); Cristóbal (Adrián, min.54) y Bouldini (Timité, min.88).

2 - Las Palmas: Raúl Fernández; Ale Díez, Ferigra, Raúl Navas, Benito; Óscar, Loiodice (Hernani, min.74), Mfulu, Róber (Moleiro, min.74); Jesé y Kirian (Peñaranda, min.60).

Goles: 1-0, min.11: Pedro León, de penalti. 1-1, min.21: Óscar. 2-1, min.60: Konaté. 2-2, min.76: Jesé, de penalti. 3-2, min.87: Raúl Navas, en propia meta.

Árbitro: Hernández Maeso (comité extremeño). Mostró cartulina amarilla a Konaté (min.27), Pedro León (min.85) y Adrián (min.92), por parte del Fuenlabrada, y a Mfulu (min.30), por parte de la UD Las Palmas.

Incidencias: encuentro correspondiente a la jornada número 24 de la LaLiga SmartBank disputado en el estadio Fernando Torres ante 2.554 espectadores.

Compartir el artículo

stats