Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Configuración del nuevo plantel / La UD después de la arenga del Heliodoro

La renovación del empollón de la UD Las Palmas Eric Curbelo: central intratable y apasionado de la robótica

El club amarillo anuncia la ampliación de contrato del defensa satauteño hasta junio de 2024 -Cursa una beca de la Fundación en su formación universitaria -Logró el último tanto de la temporada ante el Tenerife en el playoff

Eric Curbelo, en la ciudad deportiva de Barranco Seco. LA PROVINCIA / DLP

Eric Curbelo, un central ejemplar y que sigue en el mapa amarillo. El poder de las neuronas y la robótica. El defensa de las palmeras de chocolate de Santa Brígida amplía su vínculo hasta junio de 2022 con el club amarillo. De esta manera, integrará la muralla de Xavi García Pimienta junto a Raúl Navas -que también cuenta con un año más de contrato por la ampliación automática de la cláusula de partidos-, Saúl Coco -otro que será blindado por la dirección deportiva- en una retaguardia que busca un nuevo integrante. Erick Ferigra es el selañado para salir en calidad de cedido. En el caso de Eric Curbelo, logró el último tanto de la temporada ante el CD Tenerife (1-2) en la vuelta del playoff de ascenso en el Gran Canaria y ante casi 32.000 almas.

Eric Curbelo, en el último once de la UD, en la disputa de la vuelta de las semifinales del playoff de ascenso ante el CD Tenerife en Siete Palmas. LA PROVINCIA / DLP

La ampliación de contrato de Curbelo ya estaba cerrada hace meses. Con 35 partidos disputados en este curso 2021-22 (con un total de 2.928 minutos), descubrió su condición de goleador con dos tantos imponentes. El primero ante el Alcorcón un zarpazo a la red desde la frontal. El segundo, tras un saque de esquina de Benito Ramírez, y en el que logró batir a Soriano. Es el único tanto que ha recibido el Tenerife en la promoción de ascenso tras la disputa de tres encuentros -dos ante al UD y uno con el Girona en Montilivi-.

Eric Curbelo pugna por el balón con Soriano, tras firmar el 1-2 ante el Tenerife. LA PROVINCIA / DLP

Becado con 10.000 euros por la Fundación de la UD, Curbelo cursa on line Ingeniería de Organización Industrial en la UNIR (Universidad Internacional de la Rioja). "Una vez termine, quiero hacer un máster de Renovables o de Automatización Robótica. Me gusta la automatización, se basa automatizar procesos, que el ser humano trabaje lo menos posible. El fin es facilitar la tarea del humano", valoró a este medio el pasado noviembre. Becado, universitario mirando al post-grado y un zaguero infranqueable. El secreto ya lo destapó Pepe Mel en octubre del 2020: "No descansa nunca, ¿su fortaleza física? Pues será las palmeras de chocolate de Santa Brígida".

Empollón con huerto agrícola

La renovación de Eric Curbelo es un wasap de calado social. Mensaje de esperanza a las escuelas e institutos. En el mundo de los tatuajes y la indisciplina constante –ahí está el caso Chéster o los expedientes disciplinarios a Sergio Araujo en su paso , sin olvidar en este curso el incidente del baile de Rober y Clemente en la noche del despido a Mel–, emergen la figura silenciosa del empollón. Ingeniero que pugna con Enric Gallego y cometió un desliz con Borja Bastón en la acción del 0-1 ante el Oviedo. Es humano, no es un Terminator. Pero ha logrado superar con nota el curso de su consagración. Debutó de la mano de Herrera en Majadahonda un 7 de enero de 2019. De aquel once, solo quedan en el vestuario Raúl Fernández, Lemos y Maikel.

Destila humildad. No se considera un rostro ejemplar por su doble éxito en el verde y en las aulas. «Me considero buena persona, el resto es secundario. Lo importante son los valores. Cada uno puede formarse en lo que quiera o le guste, pero sí aplaudo darlo todo. Entregarte en lo que te gusta. Pero lo más importante, así me lo enseñaron mis padres, es ser buena persona.

En la pasada pandemia, durante el parón por el Covid, Curbelo mató el tiempo con el cuidado de una pequeña parcela agrícola en su residencia en Santa Brígida. El huerto de las palmeras de chocolate. Tomates, pepinos y la misión urgente de congelar a Stuani y a los pistoleros más sanguinarios de Segunda. Construir un robot de dos metros que pueda abrir la puerta del ascenso. Con 122 partidos, es el tercero con más recorrido en la caseta tras Lemos (126) y Viera (224).

Compartir el artículo

stats