Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cohete Benito pide paso

El extremo aldeano encara su sexta campaña con la obligación de ser referente | Su potencia y conexión con Viera, los avales

Benito Ramírez alza el brazo derecho, durante el amistoso contra Las Palmas Atlético en Barranco Seco. | | LP/DLP

Con 27 años y un vínculo especial con Jonathan Viera lejos del césped, el extremo zurdo Benito Ramírez (La Aldea, 1995) afronta una campaña especial. Le desborda la responsabilidad. Es la de su confirmación como actor estelar y titular indiscutible. Con 102 duelos con la UD, contabiliza seis dianas en su expediente.

Tras debutar de la mano de Quique Setién en Primera ante el Deportivo en el Gran Canaria –enero de 2017 en una de las mejores épocas de este siglo con un escudo que partía como meta con jugar en Europa–, combina grandes actuaciones con un latir irregular. Hizo la ‘mili’ en el Rayo Majadahonda en una campaña de cesión que le hizo madurar a pasos agigantados. En idéntica situación que Fabio González, el cohete de La Aldea ya cuenta con la condición de patrón y capo de la caseta. En la pasada edición liguera computó 33 duelos oficiales y logró cuatro tantos.

En el ciclo mágico de las once jornadas sin perder que echaron el cierre de la 21-22 y llevaron a la UD a la cuarta plaza, así como a la disputa del playoff, solo se quedó en dos contiendas sin minutos. Con Pimienta, es uno de los elementos más importantes en el flanco ofensivo. La lesión de Pejiño le abrió una puerta de oro. Ahora, parte con muchas papeletas para actuar de titular ante el Real Zaragoza en el Gran Canaria.

Es el embajador de La Aldea, la tierra del millón de curvas, y un exponente de las bonanzas de la cantera. La contratación de Álvaro Jiménez –extremo diestro– le genera más competencia, así como la llegada de Marvin Park.

Mientras la dirección deportiva busca velocidad y potencia, el corazón de Benito nunca falla. El latido de la bestia. Le marcó de forma dramática la derrota ante el CD Mirandés (4-2) al inicio de la pasada temporada. Ejercía de lateral zurdo y tuvo que levantarse. Pasó de la suplencia con Mel a goleador ante Zaragoza y Málaga.

En la vuelta del último playoff ante el CD Tenerife en el Gran Canaria, en el tenebroso 4-J, saltó al césped en el segundo acto en busca de la remontada y con Viera fuera de combate. Dejó destellos de clase, centros repletos de cianuro. Benito nunca defrauda.

La salida de iconos como Jesé o Maikel Mesa le dejan sin pretextos. Pide paso y debe coronarse como figura de jerarquía. Encara su sexta campaña de amarillo. Sabe lo que es el barro del Anexo y el frío polar de Majadahonda. Logró goles de diseño ante Elche y Racing de Santander en El Sardinero. Pero sobre todo, conoce el camino para batir al Zaragoza, rival del sábado. El aldeano con genes de velocista no puede esconderse. Es uno de los líderes del proyecto ‘veo mucha fiesta aquí 2.0’.

Compartir el artículo

stats