Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La máquina perfecta de ‘Pimi’

La apertura a nuevas maneras de jugar, la solidez defensiva y la efectividad en ataque son algunas de las claves del liderato provisional de la UD | Las apuestas del técnico, ganadoras

Xavi García Pimienta gesticula durante la segunda parte del partido del viernes pasado entre la UD y el Leganés en el Gran Canaria. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Durmió la UD Las Palmas como líder por segunda noche consecutiva. Sólo el Sporting de Gijón, si gana al Racing de Santander por un mínimo de dos goles de diferencia, y el Granada, si hace lo propio mañana en Eibar, pueden privar al equipo amarillo de concluir la quinta jornada del campeonato en lo más alto de tabla. Es lo de menos, o por lo menos es el mensaje que transmiten tanto los directivos como los jugadores y el entrenador, aunque ninguno puede ocultar la importancia de ser mejor que todos, sobre todo por el colchón de puntos que podrían valer en un futuro. Lo importante, sin embargo, son las buenas sensaciones que ha dejado Las Palmas. Una máquina perfecta con un creador: Xavi García Pimienta.

La nueva UD que ha creado da la sensación de ser por ahora una versión mejorada de aquella que acabó la temporada pasada como un tiro, con un récord histórico del club en Segunda División –ocho victorias en los últimos 11 encuentros y cinco consecutivas para acabar– y un hito jamás logrado en la categoría: clasificarse para el playoff –y acabar cuarta– cuando a falta de 10 jornadas estaba a siete puntos de la sexta posición.

Tardó en conseguir arrancar al equipo, pero lo hizo, aunque este se sostenía en la figura de Jonathan Viera y en una manera de jugar innegociable. Ese hermetismo seguramente influyó luego en los dos partidos de promoción frente al CD Tenerife, al que vino de perlas el estilo amarillo. Al final, desastre: dos derrotas ante el eterno rival y esfumaba la posibilidad de volver a Primera. Pero ahora Las Palmas es otra cosa.

García Pimienta trabajó durante el verano en crear una UD con varios «registros», una de las palabras más utilizadas por el entrenador en sus comparecencias para explicar, en definitiva, que quería que su equipo fuera capaz de muchas más cosas que de tener la pelota por tenerla. El sello iba a ser el mismo, pero con una mayor versatilidad para adaptarse también a las características de los rivales y sacar el máximo provecho de los distintos escenarios dentro de los partidos.

Impensable

Así, la UD fue capaz de ganar al FC Andorra en la tercera jornada con tan sólo un 34% de posesión (2-0). Sabedor de que el equipo del Principado iba a querer el balón el mayor tiempo posible, Las Palmas eligió esperar en su campo, bien pertrechado, hasta robar y salir a toda velocidad. Y fue letal. Tanto como una semana antes, en Málaga, donde si bien acabó con un registro de tenencia de la pelota mayor, goleó al contraataque (0-4).

Ya no necesita atacar continuamente la portería rival como hacía hasta hace unos meses, en muchas ocasiones con la frustración de no materializar más ocasiones de todas las que tenía. Por eso ahora el equipo es más efectivo, porque precisa de menos acciones ofensivas para hacer diana. Y esa es otra de las evoluciones de la nueva UD: marcar goles con menos esfuerzo.

Esa apuesta, por otro lado, ha permitido también que el equipo sea mucho más sólido a nivel defensivo que la temporada pasada. En ninguno de los cinco choques hasta ahora ha sido acosado por el rival. Los números hablan por sí solos: únicamente un gol encajado –en Vitoria, frente al Alavés, en una contra–.

A ello ha contribuido también el gran momento que vive Álvaro Valles, que ha evitado varios goles con sus paradas, y, por extensión, de toda la plantilla. Ninguno de los que ha participado ha desentonado salvo Sidnei en algún momento por su lentitud y falta de cintura. El gol de Mendizorroza es un ejemplo claro. De alguna manera, todos son algo mejores porque no participan de manera individual, sino en un grupo, y eso es obra de García Pimienta.

La presión es la primera fórmula para defender, lo que necesita de la implicación de todos. Eso no ha cambiado. Si a todos los elementos se une que el técnico tiene el santo de cara y todas las apuestas le salen, la UD se convierte en una máquina perfecta. Eligió a Álex Suárez, un central, como lateral derecho y el grancanario ha cumplido. Anteayer, frente al Leganés, dio la primera titularidad a Álvaro Lemos, pero como extremo, y el gallego marcó el gol de la victoria (1-0). Luego, en la segunda parte, colocó a Marc Cardona como extremo derecho –y luego a Andone– y Jonathan Viera como falso nueve, y Las Palmas mejoró hasta el punto de controlar todo el juego y apenas sufrir. Le falló Marvin en Vitoria, pero dos jornadas antes el futbolista cedido por el Real Madrid había brillado en Málaga. Una por otra.

Y así está la UD Las Palmas arriba, con 11 puntos de 15 posibles y la afición encendida. El viernes volvieron a acudir a Siete Palmas más de 19.000 personas, enganchadas al equipo por las buenas prestaciones que ha ofrecido hasta el momento. Si bien sólo se ha medido con un equipo llamado a luchar por el ascenso –Alavés–, ha cumplido contra los que tenía que cumplir. Ahora va a Santander (domingo, 17.30 horas), preludio del UD-Granada del 25 de septiembre que huele a partidazo.

Recuperado Jonathan Viera, Pimienta cuenta ya con la figura central del equipo, pero ya no imprescindible, o por lo menos los resultados hasta ahora así lo han demostrado. Faltan por debutar Sandro y Vitolo. El primero lo hará a principios de octubre; el segundo, cuando él quiera. En cualquier caso, se supone que sumarán a una UD nueva, versátil, fresca e ilusionante. Llegará la primera caída, pero no la venderá fácil porque Es un equipo muy difícil de vencer. Una máquina fiable.

Compartir el artículo

stats