Pejiño, con un edema óseo, no estará frente a Osasuna

El frenazo le llega cuando había sido titular en tres citas consecutivas; aún no ha marcado

Pejiño, presionado por Pacha Espino (con Álex Suárez al fondo) en el UD-Rayo Vallecano del pasado 22 de octubre.

Pejiño, presionado por Pacha Espino (con Álex Suárez al fondo) en el UD-Rayo Vallecano del pasado 22 de octubre. / Juan Carlos Castro

Francisco Jesús Crespo Pejiño volverá a ser baja en el siguiente compromiso de la UD Las Palmas, el próximo sábado (17.30 horas) en El Sadar frente al CA Osasuna. El barbateño ya se quedó fuera de la convocatoria para el partido contra el Atlético de Madrid por haber recaído en la cita copera en Manacor de un edema en la rodilla izquierda que sufrió durante el entrenamiento previo al choque en Almería. El futbolista aún presenta dolores en la zona y por eso la decisión que tomaron los servicios médicos del club es que pare y así disponga de dos semanas para recuperarse.

La previsión es que el extremo esté disponible para el primer partido después del parón internacional de noviembre -el tercero de la temporada; el cuarto será en marzo-, frente al Real Betis en el Benito Villamarín el domingo 26 de este mes. Ese encuentro, además de ser importante para la UD Las Palmas si consigue sacar un resultado positivo en Pamplona, pues sería un duelo entre dos equipos de la parte alta de la clasificación, será especial para Peji por su pasado en el Sevilla, el gran rival de la ciudad.

Pejiño y Lemos sufrieron un encontronazo, según el testimonio de Xavi García Pimienta, en el último entrenamiento del equipo amarillo antes de volar a Málaga para luego trasladarse a Almería, lo que dejó a ambos sin participación en el Power Horse Stadium, si bien el andaluz estuvo en la convocatoria.

Días después, en el choque de Copa del Rey en Manacor, el gallego tampoco estuvo disponible, pero sí Pejiño, que entró al campo en el tramo final y se resistió de las molestias que ya sentía en la articulación. No es una lesión grave, pues se trata de un edema producido por un golpe, pero si es bastante molesta por el cierto dolor que produce y porque impide al futbolista rendir al máximo.

Por eso la determinación es que descanse y tenga el tiempo suficiente para recuperarse definitivamente. Tras el error cometido con Alberto Moleiro, al que forzaron para que volviese lo antes posible, con el resultado nefasto de una lesión más grave, la UD no quiere volver a correr ningún riesgo. Así sucedió en la siguiente lesión de cierta gravedad, la de Sandro, que padeció una rotura muscular en el muslo a finales de septiembre y no se le espera hasta después del parón, aunque su buena evolución podría hacerle entrar en la citación ante Osasuna.

Próxima paternidad

Pejiño, que vive un momento personal extraordinario en Gran Canaria, pues deslizó en sus redes sociales hace unas semanas que será padre, no atraviesa su mejor momento deportivo, aunque antes de lesionarse había adquirido algo de continuidad: había sido titular frente al Celta, el Villarreal y el Rayo Vallecano. Sin embargo, en Primera División no ha alcanzado aún el nivel que se presupone a un jugador de su calidad y que la campaña pasada fue uno de los hombres más importantes en el ascenso -marcó siete goles, al igual que Marc Cardona y Jonathan Viera.

En 12 jornadas del presente curso aún no se ha estrenado, y ni siquiera participó en dos encuentros antes del percance previo a la cita de Almería. Ahora pone el foco en su relanzamiento en el campo del Betis.