El truco definitivo para quitar las manchas y el mal olor de las almohadas: ¿Cuáles se pueden meter en la lavadora?

A la hora de llevar a cabo la limpieza es necesario tener en cuenta las recomendaciones del fabricante

De plumas, específicas para cervicales, de gel, fibra, viscoelástica... El catálogo de almohadas es amplio y se adapta a cada tipo de persona

¿Cómo lavar una almohada en la lavadora?

tuespacioorganizado

El descanso es vital para nuestra salud y para el rendimiento de la vida diaria. Llevar una dieta equilibrada, hacer deporte de forma regular y asegurarnos un buen descanso son tres de los aliados para sentirnos mejor.

En la mayoría de ocasiones cuando pensamos en dormir nos referimos a un buen colchón, pero nos olvidamos de la almohada, un factor importante, sobre todo a la hora de adoptar una postura relajada para dormir y para que no sufran las cervicales.

En el mercado existe una amplia variedad de almohadas y no es fácil elegir, pero sí debemos tener en cuenta cuál es nuestra postura a la hora de dormir para comprar la que mejor se adapte a nuestra necesidades.

De plumas, específicas para cervicales, de gel, fibra, viscoelástica... El catálogo de almohadas es variado.

Con el uso, la almohada se va desgastando, ensuciando y poniéndose amarilla con el sudor. Lo primero que pensamos para eliminar la suciedad es ponerla en la lavadora, pero ¡cuidado!, porque no todos los tipos de almohadas admiten el lavado. La OCU aclara en un reciente artículo cuáles son las almohadas que se pueden poner en la lavadora y cuáles no.

Ni se te ocurra meter estas almohadas en la lavadora

Las almohadas viscoelásticas, al igual que las de látex, son delicadas y, por lo general, no deben mojarse. Los fabricantes las venden con un protector de almohada, precisamente para evitar que las manchas y el sudor penetren hasta el núcleo de la almohada, señalan desde la OCU.

La organización de consumidores añade que “la espuma viscoelástica y el látex son materiales que absorben la humedad y no secan bien, por eso cuesta conseguir que la humedad de la almohada se evapore”. Además, la OCU advierte de que “el diseño de la almohada también cuenta, si la metes en la lavadora en contra de las instrucciones del fabricante, puede que la estropees”

Cómo limpiar una almohada viscoelástica o de látex

Lo más recomendado es seguir las indicaciones del fabricante de la almohada viscoelástica o de látex. En caso contrario, es decir, si no tienes esos pasos la OCU re recomienda lo siguiente:

  • Usa un paño húmedo con jabón suave y agua templada. Evita los paños de colores fuertes que puedan desteñir.
  • Frota con suavidad la superficie superior de la almohada. Si inclinas la almohada evitarás que el agua penetre más de la cuenta.
  • Enjuaga y escurre el paño constantemente para evitar que el agua se filtre dentro de la almohada.
  • Elimina el exceso de humedad con un paño o toalla secos y déjala secar en una superficie plana y aireada.
  • Una vez seca, ya puedes darle la vuelta a la almohada y limpiar el otro lado.

Lo que no debes hacer:

  • No limpies la almohada sobre el colchón.
  • No uses lejía.
  • No escurras o retuerzas la almohada.
  • No uses la plancha.
  • Tampoco recurras a la limpieza en seco.

En cambio, en la lavadora sí puedes lavar la funda protectora de la almohada para evitar que se acumule el sudor. Lo ideal es hacerlo cada seis meses.

La OCU también aconseja colocar una funda extra, más fina, pero de un tejido absorbente, sobre la funda protectora y así podrás lavarla cada vez que cambies la ropa de cama.

¿Qué almohadas se pueden lavar en la lavadora?

“Las almohadas de plumas y las de fibra hueca, incluidas las de fibra hueca siliconada, sí se pueden lavar en la lavadora”, afirma la OCU.

Las almohadas de fibra dejan circular muy bien el aire por su interior y la humedad se evapora rápidamente, así que no importa si se mojan porque secan bien.

Urgente: o le haces esto a tu lavadora o despídete de ella para siempre

Lavadora. / Pixabay

Para mantener limpia una almohada de fibra debes seguir los siguientes pasos, según la OCU:

  • Escoge un programa a 40 °C, es suficiente, aunque algunos fabricantes indican que pueden lavarse incluso a 60 ºC para quitar los ácaros.
  • Un programa con centrifugado suave a 800 rpm está bien y evitará que la almohada se dañe.
  • El detergente, mejor si es líquido, ya que el polvo podría quedar atrapado dentro y no disolverse bien.
  • Algunas pueden meterse en la secadora con un programa delicado a baja temperatura. Ahora bien, si el tejido exterior es de algodón, podría encoger. En este caso un programa para prendas de lana puede ser adecuado.
  • Evita el uso de lejía y la limpieza en seco.

Cómo lavar las almohadas de plumas

Las almohadas con relleno de plumas y plumón también se pueden lavar en la lavadora. Para ello, lo más aconsejable es lo siguiente:

  • Escoger un programa para prendas delicadas que normalmente incluye baja temperatura y centrifugado suave. No obstante algunos fabricantes indican que pueden lavarse a 60°C máximo.
  • Un truco habitual para evitar que el relleno de la almohada se apelmace, es meter una pelota de tenis en el tambor de la lavadora junto con la almohada.
  • Usar detergente líquido.
  • Secar al aire sobre una superficie plana, aunque algunos fabricantes indican el uso de secadora hasta 80 °C. Si optas por la secadora, usa mejor un programa para tejidos delicados.

¿Cómo quitar las manchas amarillas?

Las manchas amarillas son frecuentes en fundas de almohada y ropa de cama y se deben principalmente a la saliva y al sudor, precisa la OCU.

¿Cómo eliminarlas? Para blanquearlas puedes realizar alguna de las siguientes opciones.

  • Una solución de agua templada con lavavajillas a mano y un chorro de vinagre blanco o vinagre de limpieza. El zumo de limón también es una buena alternativa tradicional que se usa como blanqueante para ropa blanca.
  • Usar un quitamanchas enzimático. Otras buenas alternativas son el oxígeno activo y el percarbonato (este solo si la funda es blanca).
  • Si la mancha se resiste, y la funda es blanca, tendrás que ponerla en remojo con agua fría y lejía. Otra alternativa es agua templada con un chorro de amoniaco, pero jamás mezcles amoniaco con lejía, produce vapores tóxicos.

Recuerda que el secado al sol también ayuda a blanquear la ropa y los tejidos en general.

¿Qué hacer si la almohada huele mal?

Para evitar que una almohada coja mal olor, la OCU indica lo siguiente: “Conviene airearla a diario antes de hacer la cama. Si, pese a lavar las fundas y la ropa de cama, percibes que la almohada tiene mal olor, es posible que una buena opción sea recurrir al bicarbonato”.

Otra de las opciones se retira las fundas y espolvorear bicarbonato por encima de la almohada y dejándolo actuar varias horas. Luego lo puedes quitar con un cepillo. Si lo haces con un aspirador, debe ser siempre a una velocidad suave para no dañar la almohada.

Si el olor persiste y la almohada tiene ya unos años, quizás sea el momento de plantearse la compra de una nueva.