Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gasto improductivo es menor que hace diez años con mil millones más

El Gobierno mantiene su política de contención presupuestaria

El gasto improductivo es menor que hace diez años con mil millones más

El primer capítulo de los presupuestos en que los distintos gobiernos comenzaron a meter tijera tras el estallido de la crisis fue el capítulo II, el del gasto corriente. Se trata del capítulo de las cuentas públicas en que se consignan las cantidades necesarias para el día a día de la Administración pública: desde el papel para la fotocopiadora hasta la fuente de agua de cada oficina pasando por la factura de la luz, por ejemplo. Es decir, es el grupo de gastos que más se asemeja al desembolso que cada mes debe hacer cualquier familia, de ahí que las instituciones elaboraran planes de contención del gasto corriente como las familias tuvieron que apretarse el cinturón. Un vistazo a las cuentas públicas de Canarias pone de manifiesto que las críticas por el excesivo dispendio en el capítulo II no eran infundadas. Con 1.000 millones de euros más a su disposición, la Comunidad Autónoma destina hoy para gasto improductivo menos dinero que antes de la crisis.

La consejera de Hacienda regional, Rosa Dávila, enfatizó en la presentación de los presupuestos que los casi 1.168,6 millones consignados en las partidas de gasto corriente "solamente" son un 2,51% más que la suma de este año, algo menos de 1.140 millones. El gasto corriente crece así menos de la mitad que el total de gasto (+6,8%). El viceconsejero de Hacienda, Javier Armas, explicó que la idea es mantener este tipo de gasto bajo control, de manera que no se vuelva a las cifras de antes de la crisis. Los presupuestos para 2008, los últimos que se elaboraron antes del período de estrecheces, sumaron 7.710,5 millones, de los que 1.459,3 eran para gasto corriente. Por tanto, con casi 1.100 millones menos de los que se dispondrá el próximo año se destinó para bienes corrientes unos 291 millones más.

Sí sube el gasto en personal, en 188 millones, por las ofertas de empleo público en Sanidad, de 6.000 plazas, Administración general y cuerpo de maestros e inspectores.

Compartir el artículo

stats