Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marruecos encuentra petróleo al noreste de La Graciosa

La británica Europa Oil & Gas anuncia el hallazgo de un yacimiento «seguro» cerca de la mediana con Marruecos que casi equivale al PIB del país en 2020

Trabajadores de Repsol en el buque Rowan Renaissance durante las frustradas prospecciones en aguas canario-españolas en 2015. LP/DLP

Las prospecciones de Marruecos en aguas próximas al Archipiélago empiezan a dar frutos. Frutos abundantes. La empresa británica Europa Oil & Gas, encargada de explorar el subsuelo marino al noreste de La Graciosa, ha descubierto un macroyacimiento de petróleo con potencial para extraer más de mil millones de barriles. Es más, la multinacional considera que la extracción puede hacerse con todas las garantías, es decir, «sin riesgo». Para hacerse una idea de la magnitud de este descubrimiento basta con apuntar que su valor rondaría en estos momentos los 107.000 millones de dólares, unos 99.200 millones de euros. Una cifra astronómica que casi equivale al Producto Interior Bruto (PIB) de Marruecos, que ascendió a cerca de 104.000 millones en 2020.

El pozo tiene capacidad para cubrir toda la demanda de España durante dos años

decoration

El anuncio de Europa Oil & Gas, que la multinacional hizo el pasado día 13 con la publicación de sus resultados empresariales del último semestre, supone así un acicate para Rabat en su campaña de búsqueda de hidrocarburos en la franja de mar que separa sus costas de las de Canarias. Esa franja de mar cuya soberanía, en virtud del criterio de la mediana, se reparten al 50% Marruecos y España. De hecho, el descubrimiento de la firma británica coincide con la reactivación de las prospecciones en otro punto aún más cercano a las Islas. En concreto en un área bautizada como Tarfaya Offshore Shallow y situada enfrente de Fuerteventura y Lanzarote. En este caso, Rabat se prepara para pinchar el subsuelo marino en busca de gas y/o petróleo en una franja de mar de poco más de cien kilómetros entre su litoral y el de las islas orientales. De modo que aunque la exploración se llevará a cabo en el lado marroquí de la mediana, las prospecciones se ejecutarán a poco más de 50 kilómetros de distancia de la costa oriental del Archipiélago. Los riesgos potenciales para Canarias son, por tanto, los mismos que si las catas se hicieran en la mitad española de las aguas, algo que, por cierto, ya Repsol hizo en su día muy cerca de Tarfaya Offshore Shallow. Pero, además, el acicate del descubrimiento al noreste de La Graciosa aleja la posibilidad de que el reino alauí acceda a paralizar las prospecciones frente a Lanzarote y Fuerteventura al menos hasta que concluyan las inminentes negociaciones con España para la delimitación de las aguas que comparten ambos Estados. Una posibilidad –más bien un deseo mayoritario entre los partidos políticos de la Comunidad Autónoma– que si ya de por sí es remota –no hay que olvidar que España autorizó y ejecutó prospecciones en aguas de su jurisdicción, lo que deja al país con pocos argumentos para pedirle a Marruecos que haga lo que él no hizo–, ahora es del todo inverosímil. La potencial riqueza que duerme bajo las aguas canario-marroquíes es de tal magnitud que puede cambiar el futuro socioeconómico del país vecino, algo a lo que ningún Estado estaría dispuesto a renunciar.

Sería suficiente con la explotación del yacimiento descubierto por Europa Oil & Gas para justificar el empeño de Rabat por hallar hidrocarburos. El pasado agosto, la multinacional ya dio a conocer datos preliminares que permitían calcular que en el pozo de Inezgane –frente a Agadir– podía haber petróleo para llenar unos 2.000 millones de barriles. No obstante, una cosa es la cantidad de crudo que existe en un determinado yacimiento y otra es la cantidad que puede extraerse sin riesgos o sin que el coste sea tan excesivo que resulte un mal negocio. Una vez actualizados los datos, la empresa británica estima que «más de mil millones de barriles» pueden extraerse «sin riesgos».

Prospecciones de Europa Oil & Gas

Prospecciones de Europa Oil & Gas La Provincia

«Esta es una licencia de exploración de alto potencial donde ya han mapeado recursos petroleros prospectivos sin riesgo de más de mil millones de barriles», explica la petrolera. España consume una media de casi 1,3 millones de barriles diarios, 474,5 millones al cabo del año, con lo que el pozo marroquí al noreste de Canarias cubriría toda la demanda del país durante más de un bienio.

El descubrimiento es un acicate para la ambiciosa campaña de Rabat en busca de hidrocarburos

decoration

Los trabajos de Europa Oil & Gas en aguas próximas a las Islas comenzaron el pasado agosto en una zona de poco más de 11,2 kilómetros cuadrados. La multinacional inglesa posee el 75% –tres cuartas partes– de los derechos de Inezgane, mientras Marruecos, a través de su Oficina Nacional de Minas e Hidrocarburos, se queda con el 25% restante. Hay que recordar que, en su momento, Repsol descartó continuar con las prospecciones autorizadas por España –en este caso fueron más al sur de la región– por considerar que la cantidad y calidad de los hidrocarburos descubiertos hacían el proyecto inviable.

Torres, preocupado 

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, mostró ayer su preocupación por las próximas prospecciones de Marruecos al sureste del Archipiélago, muy cerca de la mediana que separa las aguas canario-españolas de las del reino alauí. El jefe del Ejecutivo autonómico, que viene pidiendo un voto de confianza para la cumbre en que Madrid y Rabat van a intentar llegar a un acuerdo sobre la delimitación de las aguas -en estos momentos rige la mediana en la franja de mar que separa las costas marroquíes de las Islas precisamente por la falta de un acuerdo bilateral entre ambos Estados-, considera que las negociaciones pueden acabar al fin con las decisiones unilaterales de Marruecos. Hay que recordar que Rabat, en dos leyes para su consumo interno y sin encaje jurídico internacional, incluso se ha arrogado la soberanía sobre las aguas del Sáhara Occidental. | LP/DLP

Compartir el artículo

stats