Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carnaval 2022 | Protagonistas

Paco Mario, la voz del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria

Penúltimo de nueve hermanos, este isletero comenzó cantando hasta compartir escenario con grandes estrellas, hasta ser el referente de las galas y concursos

Paco Mario, presentador emblemático y de referencia del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria.

Paco Mario, a la postre la voz del Carnaval, vino al mundo en 1946, cuando ya había acabado la Segunda Guerra Mundial. Un hombre de paz y que alumbró la fiesta cuando aún no se conocían los brillos actuales que alegran el parque Santa Catalina.

Paco Mario, voz del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Su cuna, en el barrio de La Isleta, en la calle Taoro donde precisamente su familia puso en marcha el colegio del mismo nombre que regentó su primo hermano y padrino de bautizo Francisco Lemes, propiedad que con el devenir de la vida cambió de manos. Fue ahí donde Paco Mario aprendió las primeras letras.

Su padre, marino de profesión y contramaestre de los correíllos de Trasmediterranea que eran tan valientes como quien los manejaban; sobra preguntar por la dedicación de su madre, que se entregó a cuidar a sus nueve hijos -siete varones y dos hermanas-, de ellos Paco Mario era el penúltimo. El protagonista de este reportaje resta importancia al número de hermanos; de hecho, recuerda a una vecina de su casa, cerca de la plaza de España, a la que llamaban 'La Gallega', y tuvo 16 hijos.

Los inicios de Paco Mario en el espectáculo lo trasladan al lado del colegio Taoro, donde había una barbería y Carmelo, el hijo de quien la regentaba era taxista y al mismo tiempo de una orquesta de la época. “Lo veía tocar en el zaguán de su casa y yo con 17 años ya tenía contactos con Velez y estaban ya de moda los programas de radio de desfile de variedades, y a mí me gustaba cantar”.

Un día, después del almuerzo, cuando iba a escuchar los ensayos de Carmelo, cogió dos partituras (de las obras “No cuesta nada” y “Esta cena pago yo”) con la justificación de que iba a aprender la letra. Paco Mario había decidido seguir el consejo de su amigo José Villalva, que lo animó a presentarse a uno de esos espacios radiofónicos, donde está Radio Nacional que entonces estaba Radio Atlántico, y desde ahí presentaba Jorge Alemán, Guillermo Magrán y Marisa Naranjo.

Con 17 años y cantando se inicia Paco Mario en el espectáculo, con un tema del Festival de San Remo, de 1964. La primera actuación fue en el Cine Rialto, que estaba frente al Náutico -en la playa de Las Alcaravaneras-, que se hacía a los once de la mañana, en una etapa de cantantes aficionados y artistas noveles a los que el público protegía. “En aquella época había que cantar y tener voz”, incide Paco Mario, a diferencia de la situación actual. “Entonces todos cantaban con el mismo micrófono y si no tenías voz, el público que echaba del escenario”.

Paco Mario pasa de cantante a 'showman', siendo presentador y cantante, alternando en los cabaret, no solo con las chicas sino también con los artistas que visitaban Las Palmas de Gran Canaria durante quince días, hasta que el propio Paco da el salto a Madrid en 1969. “Lo hicimos con mi amigo José Villalba, con el que mantengo una buena relación aunque vivo ahora en el Sur. Fuimos en barco a Barcelona con un barco de la compañía Pinillos, donde un familiar de él nos consiguió un billete. Y llegamos a las tres de la mañana y al día siguiente cogimos tren para Madrid. Allí tenía un contacto que hice durante la mili y que era una de las grandes voces, el canario Aparicio Rivero, y nos fuimos a la casa donde estaba hospedado, en pleno centro de Madrid".

Aunque en la actualidad a Paco Mario se le conoce como la voz del Carnaval, su nacimiento en este arte fue fortuito; no es consciente del primer día y de la trascendencia que iba a suponer. Fue en una de las salas de Madrid donde estaba cantando, el presentador se puso malo y el dueño le hizo la encomienda. A parte, también hizo teatro, como acreditan los créditos en los que figura como protagonista en obras de Orlando Hernández como “La Ventana”, que se estrenó en La Palma y luego la presentaron en Madrid, una actividad que alternó con el mundo de la canción y su actividad como presentador. Y recuerda que fue el ganador de la primera edición del Septiembre Musical que se organizó con motivo de las Fiestas del Cristo, en la ciudad de La Laguna (Tenerife), que se celebró en el polideportivo de la Universidad.

En 1989 realiza su primera intervención para el Carnaval como voz el off del espectáculo, en una gala que se desarrolló en Santa Ana, todavía no había llegado al parque Santa Catalina. En 1991, en el primer año que ganaron los Serenquenquenes en el concurso de murgas de Las Palmas de Gran Canaria, ya Paco Mario participa como presentador de este certamen,

“Me llamaron de la Fundación del Carnaval en 1989 y me dijeron que iba a presentar en off. El motivo era que el presentador oficial Popotxo Ayestarán, de la orquesta Mondragón, que lo contrataron en Barcelona pero advirtió que no era maestra de ceremonia.

Y poco a poco se fue creando un personaje con respecto al Carnaval.

Paco Mario se define carnavalero cuando tenía dieciséis o diecisiete años, hasta que comenzó a trabajar y tenía que cuidar uno de sus grandes tesoros, precisamente la voz que lo ha caracterizado y por el que es un personaje único en la historia de la fiesta de Las Palmas de Gran Canaria. “Había que cuidarse; nunca me metí en los mogollones, porque mi labor ha sido muy delicada”.

Ser presentador del Carnaval lo ha llevado, precisamente, a evitar contratiempos. “Antes el Carnaval, y paralelamente, también trabajé en el Circo Cardenal que vino a Canarias durante muchísimos años”.

Cuando se le pregunta si en algún momento llegó a ser actor de doblaje, reconoce que realizó algunos trabajos. “Mi intención era esa también, pero era una etapa muy difícil. De hecho estuve en un estudio de doblaje invitado por Aparicio Rivero, que ha sido una de las grandes voces de doblaje canario, e incluso tuve la oportunidad de conocer a las actrices de las 'Chicas de Oro', en uno de esos doblajes a los que pude acudir”. “Pero era muy difícil entrar, ni siquiera lo lograban las grandes voces de Radio Nacional porque se cotizaba o las razones que fueran”.

Con la música de los años sesenta como compañera inseparable de las mañanas que pasa en casa, Paco Mario se emociona cuando su interlocutor le recuerda la admiración que le profesa todo un pueblo por ser la voz del Carnaval. “Déjame respirar”, pide. Nuevo silencio. “He hecho un buen trabajo”, admite, para relegar el protagonismo a las grandes voces que la vida le permitió presentar, como Constantino Romero. De nuevo se emociona, para recordar cuando le dio paso como presentador de la gala. “Generalmente los grandes siempre son más generosos”, admite, para recordar el guiño que le propio Constantino Romero le hizo ante el público del Santa Catalina y la audiencia nacional e internacional de la propia gala cuando, tras dar las buenas noches y dar la bienvenida, “me echó un piropo: “¡Menuda voz tienen ustedes!”, se emociona de nuevo Paco Mario.

¿Se considera querido por el trabajo realizado? Sí, por supuesto, responde de forma contundente. “El hecho de que me hayan seguido llamando hasta este año, aunque no esté presente, sino grabado todo”. “En la penúltima intervención antes de la pandemia grabé nada; era voz en voz, pero en directo. La gente me esperaba para dar el paso al corte publicitario”.

Paco Mario puede presumir de tener una voz única y que le viene de 'fábrica'. Pero tiene truco añadido: “Estudié canto y nunca me creí que lo sabía todo”, quien insiste de nuevo en la oportunidad que le brindó la vida y que le permitió trabajar con primeras figuras, sobre todo de la canción, como Basilio o Antonio Machín, con el que trabajaba juntos; también llegó a escribir un poema para Los Huaracheros, y no solo en España, sino también en Miami, con estrellas cubanas, como Olga Guillot y en el Carnaval, con Carmen Sevilla.

El parque Santa Catalina en particular y el Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria puede presumir de tener una sintonía propia: la voz de Paco Mario.

Compartir el artículo

stats