Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

Los chiringuitos del Carnaval de Maspalomas demandarán al Ayuntamiento para que les devuelva el dinero de las concesiones

Los adjudicatarios de los quioscos municipales reclamarán las cantidades abonadas por "permitir la competencia ilegal" de otros 25 chiringuitos al margen de la organización

Uno de los párquines donde los promotores privados han instalado sus chiringuitos, en Yumbo. LP/DLP

Nuevo revés para los chiringuitos del Carnaval Internacional de Maspalomas. Las tres empresas adjudicatarias de los 13 quioscos, los cinco food-truck y los tres mesones municipales demandarán al Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana para que les devuelva las cantidades abonadas por la que consideran «una licitación falsa», según ha confirmado la portavoz de una de las sociedades. Las compañías reclamarán al Consistorio el reintegro de cantidades que oscilan entre los 10.000 y los 20.000 euros que pagaron en la puja de la licitación de estos espacios al prácticamente haber tenido que cerrar sus chiringuitos por falta de clientes. Y la falsedad, a su juicio, está en que se ha permitido la instalación en las inmediaciones del Centro Comercial Yumbo de otros 25 chiringuitos por parte de otros promotores y en suelo privado, una situación que, dicen, está dañando su economía hasta el punto de no abrir el domingo. Según anunció el propio Ayuntamiento la semana pasada, los chiringos no tienen autorización y se ordenó su precinto el jueves, pero la justicia levantó la orden un día después. Los concesionarios reclamarán además daños y perjuicios. Por su parte, los promotores de esos chiringuitos alternativos a la organización oficial del carnaval aseguran que disponen de toda la documentación en regla.

Uno de los párquines donde los promotores han instalado sus chiringuitos. LP/DLP

En declaraciones a este periódico, la portavoz de Food and Dreams Canarias, una de las empresa denunciantes, explica que la licitación señalaba claramente que las sociedades adjudicatarias serían las únicas en poder instalar chiringuitos, pero el viernes por la noche se encontraron con otros 25 quioscos ubicados en dos párquines privados. «Ellos montan sin pagar un duro, ponen música cuando quieren y al volumen que quieren y se conectaron a la luz municipal ilegalmente; sin embargo nosotros estamos bajo el paraguas de las normas municipales con los horarios de música restringidos a cuando acaban las galas para no entorpecer el sonido», señala, «tampoco tienen plan de seguridad, si ocurre algo es una desgracia para el carnaval». Las empresas consideran que les hacen una «competencia ilegal». «Imagine que yo me voy al carnaval de Telde, monto un chiringo sin autorización, me lo precintan y pido unas medidas cautelarísimas y el juez me las da, y aquí no pasa nada y ganamos tiempo», critica.

Esa competencia que argumentan los denunciantes no solo la exponen en el caso de los horarios de la música, sino incluso en los precios. «Todos los concesionarios nos reunimos para acordar los precios y hacer siempre competencia leal y pusimos las cañas a tres euros; pues ellos las pusieron a dos euros», añadió. La portavoz calificó ayer la situación como «surrealista» por el «nivel de irregularidad que permite el Ayuntamiento». «Es posible que haya pequeños empresarios que han sido adjudicatarios que con esta situación se arruinen; pagar casi 10.000 euros por una licitación por la que luego esperas ingresos que no llegan por competencia desleal no es ninguna broma», agregó.

Los promotores de los 25 chiringuitos aseguran que tienen todos los papeles en regla

decoration

El pasado viernes, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 4 de Las Palmas de Gran Canaria suspendió el decreto del Ayuntamiento que ordenó el precinto de los chiringuitos que varios empresarios colocaron junto al centro comercial tras la solicitud de medidas cautalarísimas por parte de las empresas Poppy Garden Terraza S.L. y Panamera Night Club S.L, que fueron admitidas por la jueza María del Carmen Monte Blanco, lo que permitió que pudieran abrir esa noche.

Por entonces, el concejal de Urbanismo, Samuel Henríquez, que había informado que los chiringuitos no tenían documentación, explicó que el Consistorio acataría la resolución judicial y que su única intención era garantizar la seguridad durante las carnestolendas. Consultado nuevamente por si hará uso de su derecho a recurrir el auto, el Consistorio explicó ayer que esperará al pronunciamiento de la justicia cuando pasen los tres días de plazo que le otorgó para alegar. Henríquez señaló también que aceptará las denuncias de los concesionarios, pero dejó claro que por el momento la situación no variará al haberse declarado las medidas cautelares y hasta el pronunciamiento judicial.

Los promotores, tranquilos

Por su parte, los promotores de los 25 chiringuitos ubicados en dos párquines junto a Yumbo se mostraron este lunes muy tranquilos por la situación y aseguraron que tienen toda la documentación en regla. Tanto el portavoz de Poppy Garden Terraza S.L. como el de Panamera Night Club S.L. explicaron que presentaron toda la documentación requerida por el Consistorio y que, a falta de una contestación, se acogieron al silencio administrativo para abrir sus negocios.

Zona de chiringuitos oficiales licitados por el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana LP/DLP

«Me dijeron que no habían recibido mi documentación, pero luego mi plan de seguridad estaba colgado en la web como si fuera el municipal, por error; claramente les había llegado», explicó el representante de Panamera, quien además afirmó que no puso música durante el horario de las galas y que no se ha enganchado ilegalmente a la luz y que tiene una autorización de Endesa. La compañía eléctrica informó este lunes que comprobará si el promotor cuenta con ese permiso. El portavoz dice que «no se entiende» el ataque de los concesionarios porque su empresa cumple la normativa. «Si pagaron la licitación y no les funciona el negocio, lo siento, pero no pueden pretender perjudicar a los demás», señaló.

Por su parte, el portavoz de Poppy Garden Terraza sostuvo que su empresa se alimenta de grupos electrógenos y que tampoco puso música durante la gala. «Yo entiendo el nerviosismo, pero se les va a quitar el próximo fin de semana cuando estén haciendo caja; están así porque desconocen cómo funciona el carnaval», dijo. «El Ayuntamiento no los ha engañado, pero tampoco puede paralizar la actividad de los empresarios privados, es como si quisieran cerrar cualquier local de Yumbo que también organiza fiestas de carnaval». 

Los promotores explicaron además que sus fiestas paralelas contribuye a distribuir a las personas en distintos espacios para que no se aglomeren en el escenario de Yumbo.

Compartir el artículo

stats