20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teatro

La levedad del lápiz

El diseñador y maquillador Nauzet Afonso ´viste´ la muerte y da forma a su entorno para el espectáculo teatral ´Tal vez soñar´

El diseñador y maquillador natural de Gran Canaria Nauzet Afonso.

El diseñador y maquillador natural de Gran Canaria Nauzet Afonso. Juan Pedro León Sánchez

A sus 29 años, a Nauzet Afonso las compañías teatrales de Canarias se lo rifan. Recién llegado de Austria, donde ha sido reconocido como uno de los mejores maquilladores del mundo acaba de finalizar su trabajo en Don Juan Tenorio y El cielo según San Juan y sobre el escenario le espera la última obra de Mario Vega Tal vez soñar.

"Los premios te sirven como reconocimiento, y para agradecérselos a tu equipo, tu familia y tus amigos. Pero poco más", admite entre risas este teldense. "Te llaman los de siempre, los que conocen tu trabajo. Y generalmente porque saben que lo harás todo fenomenal". Nauzet estudió diseño gráfico y arte dramático y fue sobre un escenario donde se dio cuenta de que actuar estaba bien pero que el mundo de las bambalinas le tiraba mucho más. "Sigo siendo artista de teatro, pero de otra manera".

Maquillador, peluquero, diseñador de dramaturgia, diseñador de vestuario€ a este hombre con risa franca, pies en el suelo y mirada llena de ilusiones no hay nada que se le resista.

Reconoce que en lo que más disfruta de su trabajo es en el diseño de vestuarios "entre obra y obra me pillas haciendo diseños para un próximo proyecto". Sus bocetos, alfileres y tejidos están estas semanas centrados en la nueva producción de la Factoría Unahoramenos Tal vez soñar, dirigida por Mario Vega y escrita por el dramaturgo Antonio Tabares, y que podrá verse en el Teatro Cuyás los días 15 y 16 de diciembre.

La obra aborda la estrecha línea que separa la vida de la muerte y sobre el amor que perdura más allá (o más acá) de la pérdida de un ser querido. En ese escenario, Nauzet no lo ha tenido fácil. La protagonista de Tal vez soñar, Inma, ha muerto, pero su relación con los vivos no deja de ser muy estrecha.

"Para Tal vez soñar quería un vestuario bonito, pero que no fuera bonito, algo real, pero que no fuera real, cosas rotas, sucias,€ que se confundiera el sueño con la realidad, volatilidad€" Nauzet se embarcó en este proyecto junto a su fiel y leal equipo de costureras y comenzó a trabajar el vestuario de los personajes, "aposté por el lino y teñimos todas las telas a mano". Este proceso le ha llevado a trabajar durante más de un mes, no solo en el vestuario, sino también en toda la escenografía; un conjunto de telas que inundan el escenario y que llegan a convertirse en protagonistas de la obra.

"Las obras de teatro son como un embarazo, por muy mal que lo pases, siempre te va a gustar porque son como tus hijos. En el caso de Tal vez soñar ha sido maravilloso. Me engancha Mario Vega", dice este colaborador habitual de Con Estilo, "porque tiene la capacidad de engatusarte. Te da toda la libertad para que tú le des tu impronta. Él te dice lo que quiere y yo le he llevado a lo que yo quiero. Es cierto que si me das dos semanas más para la creación del vestuario lo cambio todo". Profeta en su tierra, Nauzet se considera un afortunado al poder vivir de su gran pasión.

Compartir el artículo

stats