Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto

Rudy Fernández: “El día en el que las piernas no tiren, daré un paso al lado, pero aún no”

El alero mallorquín afronta sus quintos Juegos “contento e ilusionado” y con la sensación “de estar dentro de una familia que luchará por todo”

Rudy Fernández.

Rudy Fernández. EP

El internacional mallorquín Rudy Fernández se siente “contento” e “ilusionado” de poder “afrontar una nueva olimpiada”. Será la quinta para el alero de 36 años que, tras disputar este pasado sábado un encuentro de preparación ante Francia en París, ha aprovechado los dos días libres que les ha concedido la selección, para escaparse a Mallorca y visitar la tienda de Lidl en Pollença, en un acto enmarcado dentro del patrocinio de su Campus, que se celebra durante estos días en este municipio.

En el transcurso del mismo, el jugador del Real Madrid y de la selección española ha indicado que “poder colgarse una medalla” en Tokio “sería algo increíble” en los que serán sin duda “unos Juegos muy especiales” debido a todas las circunstancias que rodean a la cita olímpica. “Llevamos tres citas consecutivas metiéndonos entre los tres mejores y ojalá este año pueda volver a pasar. Sabemos que todas las selecciones están a un grandísimo nivel, pero nosotros llegamos a Tokio después de coronarnos campeones del mundo y estoy seguro que vamos a intentarlo todo”, ha indicado.

Los 15 jugadores que forman parte de la convocatoria de Sergio Scariolo se reúnen de nuevo hoy en Madrid para proseguir el plan de preparación preolímpica. Tras realizar dos entrenamientos en la capital española, el grupo podrá rumbo a Las Vegas, donde en la madrugada del lunes se medirán a Estados Unidos en el último partido de preparación para la cita olímpica: “Esta pequeña gira nos ha servido para ver cómo está el equipo físicamente. Hemos tenido mala suerte con la lesión de Juancho Hernangómez, pero más allá de eso, creo que el equipo está conjuntado y da buenas sensaciones. Somos conscientes de que todo esto es muy largo, tenemos los pies en la tierra y debemos seguir mejorando”.

A pesar de llegar a la capital japonesa como vigentes campeones del mundo, Rudy no se fía de los rivales que se encontrarán en el camino. El mallorquín, con dos platas y un bronce olímpico, es consciente de la importancia que tiene para la selección el “ser una familia” que disfruta “cada verano de la oportunidad de poder juntarse y representar con orgullo los colores de un país en competiciones internacionales”.

El alero también ha destacado el hecho de que tres de los jugadores de la selección -él, Álex Abrines y Sergi Llull- provengan precisamente de las islas: “Se está viendo que las islas siempre traen jugadores con bastante talento. No solo hablamos de Llull, Abrines o yo, antes también estaba Joan Sastre. Creo que la cantera de las islas está a un grandísimo nivel y seguirá igual”.

Cuestionado por su futuro más próximo -Rudy tiene contrato con el Real Madrid hasta junio de 2022-, el alero mallorquín ha señalado que, “por el momento, va a ir viviendo el día a día”: “Gracias a Dios estoy teniendo una carrera increíble que nunca pude imaginar cuando empecé a jugar en el Sant Josep Obrer, pero ahora mismo voy en el día a día. Según me vaya encontrando, seguiré y si en algún momento ya veo que no puedo o que las piernas no tiran, daré un paso al lado y me retiraré del mundo del baloncesto profesional. No me planteo nada a largo plazo. Ahora mismo me siento bien físicamente, la espalda me está respondiendo bien y eso es lo que siento”.

Ya para acabar, Rudy Fernández, que nunca ha ocultado el gran cariño que le tiene al Real Mallorca, ha aprovechado su breve comparecencia para felicitar al club bermellón por un “ascenso tan trabajado”. “Han hecho una temporada muy sólida desde el principio. Estoy muy contento de poder volver a verlos en Primera División”, ha zanjado. 

Compartir el artículo

stats