Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otoño Incidencias en las carreteras de la Isla

La historia se repite en La Aldea

La vía que une el municipio con Agaete es cerrada al tráfico por tercera vez en un mes debido a los desprendimientos - Los otros dos accesos al pueblo, desde Artenara y Mogán, han sido cerrados

Un árbol tras caer sobre un monovolumen en El Toscón. ELÍAS GÓMEZ

Cuando la lluvia cae con intensidad en el norte de Gran Canaria el cierre de carreteras es ipso facto. Esto volvió a ocurrir ayer en el principal punto negro de la red viaria de la Isla: el tramo de la GC-200 que conecta Agaete con La Aldea, que fue cortada por tercera vez en un mes. Los aldeanos vivieron una jornada dominical de incertidumbre después de que el tráfico en esta vía permaneciera clausurado durante ocho horas por los desprendimientos que se produjeron en la zona de Tirma. Finalmente, esta vía quedó abierta a la circulación. Sin embargo, los otros dos accesos al municipio, tanto el de Mogán como el de Artenara, quedaron anoche cerrados después de que el Cabildo decidiera prohibir el paso de vehículos a última hora de la tarde debido a la peligrosidad que existía para los usuarios, lo que dejaba a los habitantes al borde de quedarse incomunicados si se repetía un nuevo derrumbe en la zona de Andén Verde.

Y es que la historia se vuelve a repetir para los aldeanos. Las precipitaciones, que durante la madrugada de ayer cayeron en el noroeste de la Isla, hicieron que sobre las cinco de la madrugada los operarios del servicio de carreteras del Cabildo de Gran Canaria decidieran cortar el acceso de los vehículos a la carretera de La Aldea por los numerosos desprendimientos, que se produjeron en el tramo que va desde El Risco hasta el puerto de La Aldea. El trayecto que discurre bajo el pago de Tirma quedó oculto bajo piedras y grandes rocas, lo que obligó a utilizar un tractor para retirarlas.

Según indicó el alcalde de La Aldea, José Miguel Rodríguez, la circulación no se normalizó hasta las 13.00 horas, cuando se volvió a abrir la vía entre El Risco y La Aldea, después de que en un primer momento se reanudara el paso de automóviles de Agaete a El Risco.

Es la tercera ocasión que esta carretera se cierra durante el último mes. El pasado 21 de octubre, la continua caída de piedras provocó que los conductores no pudieran utilizar esta vía durante horas. En aquella ocasión, el peligro que supuso para algunos de los usuarios, que presenciaron cómo las rocas se precipitaban desde la ladera, hicieron que los aldeanos acudieran al programa de televisión Sálvame para pedir que se retomen las obras de la nueva carretera que evitará el paso por el tramo más peligroso. Asimismo, el pasado miércoles tuvo que ser cortada durante dos horas al producirse un nuevo derrumbe.

Si el cierre de la principal vía de acceso era ya un contratiempo para los habitantes del municipio, el temporal motivó incidencias en las otras dos carreteras que conectan al casco urbano con el resto de la Isla. Como la que lo une con Mogán, que sufrió desprendimientos en la zona de los Azulejos. Esto hizo que se produjeran cortes temporales mientras se procedía a la limpieza del asfalto, según agregó el regidor, que indicó que no se cortó por completo para no dejar incomunicada a La Aldea con el resto de Gran Canaria. Sin embargo, a última hora de la tarde el Cabildo informó de que esta misma carretera, en los tramos El Hoyo - La Aldea y Pie de la Cuesta - Mogán, finalmente era cerrada al tráfico durante toda la noche por la caída de rocas.

Misma suerte corrió la GC-210, que va desde La Aldea a Tamadaba por el pago de Acusa. El corte de esta vía se produjo durante la tarde, después de que varios vehículos circularan por ella a pesar de la continua caída de cantos. Es por ello por lo que finalmente el Ejecutivo insular decidió proceder a su cierre hasta, previsiblemente, la jornada de hoy si las condiciones meteorológicas mejoran, según precisaron fuentes municipales.

Con este panorama, los aldeanos pasaron la noche en vilo ante la posibilidad de quedarse incomunicados con el resto de la Isla si la carretera con Agaete volvía a sufrir incidentes que motivaran su corte al tráfico, ya que la lluvia no paró de caer en todo el día.

El centro de la Isla también resultó afectada por el mal tiempo. Como el tramo de la GC-210 entre Artenara y La Aldea, cuando poco después del mediodía un pequeño tramo cercano al casco urbano artenarense quedó sepultado bajo las piedras. Francisco Perera, alcalde de Tejeda, apuntó que desde la empresa de conservación se le informó de que el cierre va a durar varios días porque el desprendimiento ha sido "considerable".

También fue clausurada la GC-605 que discurre junto a la presa de Las Niñas (GC-605), entre el cruce de Ayacata y Mogán. Este cierre se debe, según Perera, por precaución debido a que se suelen producir caída de cascotes cada vez que la lluvia hace acto de presencia en la Cumbre.

Asimismo, la GC-350 entre Buen Lugar (Firgas) y El Lance (Moya) sufrió cortes, así como la GC-21, a la altura de El Toscón (Teror), donde un árbol cayó sobre un coche en el que viajaban un hombre, dos mujeres y un niño, que resultaron ilesos.

Compartir el artículo

stats