Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Obituario

Fallece a los 107 años Agustina García, la abuela del sureste de Gran Canaria

La anciana murió este jueves de un infarto en su domicilio en Ingenio

16

La mujer más longeva del sureste, Agustina García, cumple 107 años Juan Carlos Castro

Agustina García Santana, vecina de Ingenio, ha fallecido hoy a los 107 años de edad en el domicilio familiar del barrio de la Sequera.

A la mujer, la más longeva del sureste de la isla de Gran Canaria (Ingenio, Santa Lucía y Agüimes) le comenzó a faltar la respiración y a sentirse mal. Murió de un infarto este jueves en torno a las 8.30 horas, informaron sus allegados. Se encontraba junto a dos de sus hijos.

Cumplió 107 años el 7 de diciembre de 2021. Su vida se plasmó en el documental a iniciativa de Este Canal Televisión, producido y emitido en 2020 dentro del programa 'Retazos de Historia', realizado por el Colectivo El Ingenio, al que pertenecen Juan Vega y Lorenzo González. Sus memorias quedaron inmortalizadas en ese trabajo audiovisual que su protagonista acogió con sencillez y modestia.

Nació en Cuba el 8 de diciembre de 1914, siendo sus padres Juan García González y Candelaria Santana González, quienes eran naturales de Ingenio, de El Sequero. Emigraron a la isla caribeña en busca de un futuro mejor. Ella conoció Gran Canaria cuando tenía siete años, el momento en el que sus padres decidieron regresar.

Su esposo, Francisco González Gutiérrez,  murió a los 69 años. Tuvieron quince hijos, de los que sobrevivieron siete: Juana; María; Francisca, Paqui; Agustina, Tina; Francisco, Paco; Josefa, Fefa; y Agustín González García, siendo éste último el único que ha fallecido. Ella tiene 23 nietos y 21 biznietos, «con dos más de camino», tal y como comentaron las nietas Nayadis y Jamizlei en el reportaje para LA PROVINCIA.

Su vida, además de larga, fue dura. Siempre estuvo ligada al campo, al tomate, al trabajo y a sus hijos. A la hora de hablar de su larga existencia, Agustina recordaba una de las distintas situaciones que la marcaron: «El hambre que pasamos durante la Guerra Civil y después de ella. No teníamos ni para una perra chica [nombre coloquial con el que se denominaba a la moneda española de cinco céntimos de peseta]. Menos mal que Juliano Bonny [empresario del sector del tomate] repartía comida para los trabajadores en los camiones y salíamos algo del paso».

Le gustaba hacer ganchillo y se mostraba erguida, con ganas de «hacer teatro» ante los suyos y de estar sonriente sentada en su silla. Conservaba buena memoria, más de lo alejado en el pasado que de lo cercano en el tiempo.

Su familia no la dejó sola en ningún momento. Le gustaba comer potaje, pescado, queso tierno con membrillo, dátil y plátanos, muchos. Éstos son sus alimentos preferidos. No comía carne.

El sepelio será mañana viernes a las 17.30 horas en el cementerio de Ingenio.

Compartir el artículo

stats