Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

La ruina del centro comercial Metro obliga a su vallado y a su cierre total

Urbanismo pide a los comuneros que apuntalen el establecimiento del centro de Playa del Inglés | Los propietarios saben que tendrán que costear el derribo

Estado de abandono del Centro Comercial Metro, en el sur de Gran Canaria

Estado de abandono del Centro Comercial Metro, en el sur de Gran Canaria La Provincia

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Estado de abandono del Centro Comercial Metro, en el sur de Gran Canaria María del Pino Pérez

La concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana ha pedido a la comunidad de propietarios del centro comercial Metro que apuntale la edificación que se encuentra en estado ruinoso y coloque vallas alrededor del inmueble para impedir la entrada de las personas. Un mes de plazo es el que da este departamento municipal a los propietarios de los locales para que ejecuten estos trabajos y en caso contrario será el propio Ayuntamiento el que se haga cargo del vallado, si bien los gastos se los trasladará a la comunidad de propietarios. El paso siguiente será la demolición total del establecimiento.

14

Estado de abandono del CC Metro Andrés Cruz

El departamento de Urbanismo que dirige Samuel Henríquez ha decidido incoar un nuevo expediente de declaración legal de ruina del centro comercial tras caducarse otro expediente de 2020 porque no se tramitó en los seis meses de plazo, tal y como recoge una sentencia de la sección segunda de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

No obstante, se trata de un trámite administrativo y el primer expediente sigue en marcha, y además son válidas todas las actuaciones y trámites que se han llevado a cabo con este procedimiento que se inicia a instancias de las sociedades mercantiles Inversiones Metro Goldwing S.L y Macasur 2020 S.R.L.

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) anuló en mayo del pasado año 2021 el decreto del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana que el 2 de mayo de 2014 denegó la petición de la comunidad de propietarios del centro comercial Metro relativa a la incoación y tramitación del expediente relativo a la declaración de ruina del edificio, y ordenó a la corporación a estimar esta solicitud «por ser conforme a derecho».

La muerte agónica de este centro comercial, que se ubica en el centro neurálgico de Playa del Inglés y ha sido el referente del boom turístico de San Bartolomé de Tirajana, se ha ido alargando a lo largo de los últimos diez años. Desde que en 2013 se incendió la discoteca Kopas los negocios que aún sobrevivían en su interior, donde ya había producido una avería que ocasionó daños importantes en las instalaciones eléctricas, empiezan a echar el cierre. En la actualidad sólo permanecen abiertos dos bares, una tienda de relojes y de artículos de fotografía de los 176 locales que marcaban el pulso de la vida turística, comercial, de restauración y de ocio de esa zona turística.

El inmueble, que se levanta en 1974 sobre una parcela de 5.888 metros cuadrados, y sobre la que se construyen 11.203 metros, hoy puede tener un valor incalculable porque se localiza junto a una importante oferta hotelera, pero no se ha adaptado a los tiempos porque su transformación no ha sido una tarea sencilla porque ha sido imposible poner de acuerdo a tantos propietarios. Eso ha hecho que el coste de darle estabilidad y consolidar su estructura para que sea habitable supere el límite de conservación que exige la legislación.

«No hay posibilidades de hacer reformas porque el edificio no cumple para nada con las normas de seguridad, ni de accesibilidad, y no queda más que cerrarlo y derribarlo», señala Miguel Ángel Rodríguez Cárdenes, presidente de la Comunidad de Propietarios del Centro Comercial Metro. Apunta este representante de los comuneros que, tras el precinto que ordena el Ayuntamiento en 2012, este otro de los pasos que hay que seguir para luego proceder al derribo. Sobre esto explica que lo que habrá que decidir en una junta, que no se ha celebrado por la pandemia del covid, es cómo se afronta la demolición, pues dan por hecho que si no hay acuerdo sobre la derrama que tendrán que aportar, el derribo lo ejecutará el Ayuntamiento pero les «pasará la minuta».

Han sido muchos los intentos sobre todo con el Plan de Modernización de San Bartolomé de Tirajana en la mano que se han llevado a cabo desde la comunidad de propietarios, con el apoyo del Gobierno canario y el Ayuntamiento, pero se ha tropezado siempre con la misma piedra: la falta de consenso entre los comuneros para hacer frente a una inversión que permitiera hacer del Metro un centro comercial moderno. Por contra, en estos últimos diez años el estado de todo el inmueble se ha deteriorado cada vez más y en los locales se acumula más basura, y en los sótanos que se les llegó a bautizar como «las catacumbas»· pasean las ratas a sus anchas. Cuenta uno de los comuneros que «da hasta miedo bajar a esas plantas», pero también «mucha vergüenza» ver como este espacio que corona la zona turística de Playa del Inglés ofrece esta imagen de abandono.

«En cincuenta años no se ha hecho nada, y se ha quedado obsoleto remarca Rodríguez Cárdenes. El diseño del edificio con solo dos locales a pie de calle y el resto en sótanos, y sin garajes ha complicado la reforma, y cualquier opción contemplaba el derribo.

El centro comercial Metro es justo la imagen que no se puede dar al turista: la dejación y el abandono. Las fotos muestran la realidad del corazón de Playa del Inglés que nada tiene que ver con una oferta comercial y de ocio que merece el destino. Arriba los escombros se acumulan en la planta alta del inmueble, y debajo una vista de Playa del Inglés en la que se ve el Templo Ecumémico. |

Compartir el artículo

stats