Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Trabajadoras sociales de la zona Centro alertan de la sobrecarga de usuarios

El personal rechaza el plan para asignar al distrito los barrios de Las Rehoyas, Mata y El Polvorín | Denuncia la saturación y que los técnicos triplican la ratio de habitantes

Los expedientes se amontonan en cajas, por la falta de espacio en el distrito Centro.

Los expedientes se amontonan en cajas, por la falta de espacio en el distrito Centro. LP / DLP

La plantilla del grupo técnico que se encarga de la atención social en el distrito Centro ha alertado de la saturación que soportan, por lo que rechazan de plano la posibilidad de que se derive a este área la población de Las Rehoyas, carretera de Mata y El Polvorín, que ahora le corresponde a Ciudad Alta. Los técnicos y el personal administrativo advierten, a través de un comunicado, que el proyecto de la Concejalía de Cohesión Social, de reasignarles estos barrios haría insoportable la sobrecarga de trabajo que ya sufren, por la falta de personal, lo que repercutiría también en la atención a los usuarios.

El concejal de Cohesión Social asegura, por su parte, que la reorganización prevista para aliviar la presión que sufre Ciudad Alta por el "enorme" aumento de atenciones en el distrito, no se aplicará hasta que se alcance un acuerdo con los trabajadores. "En principio", indica Ortega, "se había pensado aplicar la nueva reorganización a partir del 21 de marzo si había un acuerdo", pero en vista de las críticas, añade, el proyecto se ha aplazado.

Los trabajadores del distrito Centro aseguran que el pasado 28 de febrero "se confirmó" a los coordinadores que la propuesta de reasignación de los barrios de Las Rehoyas, Mata y El Polvorín "era firme" , algo que no están dispuestos a aceptar, porque no haría más que agudizar la saturación que ya soportan y que obliga a los usuarios a esperar hasta un mes para ser atendidos.

El servicio de la zona central de la ciudad cuenta con 17 personas, de los cuales once son trabajadores sociales y seis son gestores de servicios sociales. La falta de personal, explican, hace que a cada técnico le corresponda una población de 7.926 habitantes, lo que hace que la ratio de técnico por habitante triplique la establecida por normativa, que está en 3.000 habitantes.

En el distrito de Ciudad Alta, destacan, la ratio es de 5.586 habitantes por ´técnico, lo que significa que la nuestra es peor". El distrito Centro tiene una población de 87.190 personas, mientras que el de Ciudad Alta tiene 105.961. "¿Está basada esta modificación en el número de trámite de prestaciones municipales unicamente?, se pregunta, "porque si se comparan otras cifras, este distrito tiene en el Servicio de Ayuda a Domicilio casi el doble de beneficiarios y el personal de este distrito es menor que en Ciudad Alta", donde aseguran que hay un total de 26 trabajadores. Según estas mismas cifras, sí es claramente mayor el número de prestaciones tramitadas en Ciudad Alta, que asciende a 2.176, una cifra que casi multiplica por cuatro las 573 gestionadas en el distrito Centro.

"Reconocemos que Ciudad Alta, como todos los servicios sociales, también está desbordada, también hay lista de espera, pero no se puede desvestir a un santo para vestir a otro. Estamos todos desbordados", señalan desde el distrito Centro y añaden que la solución al problema reside en contratar a más personal.

Corre, corre

"Estamos intentando", añaden, "poner en marcha siempre fórmulas organizativas para liberar la lista de espera y ofrecer una atención más integral, en vez del asistencialismo que estamos haciendo ahora. Siempre estamos haciendo estudios y propuestas y la vida se nos va en el corre, corre, atendiendo las urgencias, los desahucios y tramitando ayudas" y la Prestación Canaria de Inserción (PCI).

El concejal Jacinto Ortega, por su parte, sostiene que el objetivo de la reorganización es "mejorar la atención a los ciudadanos". "Presentamos un documento, que se está discutiendo con los trabajadores a través de sus coordinadores" de distrito, que "nos están haciendo llegar las aportaciones. Sólo se presentó un documento base", insiste. Según Ortega, el "problema mayor está en Ciudad Alta", por el número de personas atendidas y añadió que la presión sobre los servicios no depende tanto de la población como del número de personas que necesitan atención. "En el distrito Centro no hay tanta gente que necesite atención como en el de Vegueta-Cono Sur-Tafira, Tamaraceite o Ciudad Alta, que son los que más prestaciones tramitan. La redistribución", añade, "afectaría también a los distritos de La Isleta y Guanarteme". Reconoce que los servicios sociales no cuentan con los trabajadores necesarios para hacer frente al aumento de prestaciones que ha registrado el área en estos años. La Relación de Puestos de Trabajo (RPT), informa, contempla un total de 50 plazas más entre trabajadores sociales y auxiliares. "Es verdad que hemos aumentado el número de atenciones con el mismo número de trabajadores. El problema es que Recursos Humanos no nos ha dotado de ese nuevo personal, que he pedido a Recursos Humanos. Y los trabajadores lo saben", concluye.

Compartir el artículo

stats