Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto | Incidente en aguas de la bahía

La fianza al barco a punto de encallar pone en alerta a las empresas del Puerto

Consignatarios y operadores logísticos advierten del daño a la imagen y señalan que el ‘Maspalomas’ no ha pedido compensación pese a su papel en la operativa

Así fue la operación para evitar que un barco se estrellara contra la Avenida Marítima (26/04/2021) FOTOGRAFÍA CEDIDA POR 'CON LA PROA PAL MARISCO'

La fianza de dos millones de euros al buque Wadowice II, que el pasado lunes estuvo a punto de embarrancar frente a la Avenida Marítima poco después de llegar a aguas de La Luz, ha generado alarma en diversos sectores de la comunidad portuaria, que advierten acerca del daño que puede generar esta situación en la imagen de seguridad jurídica de la que hace gala el recinto de la capital grancanaria. Dos de las principales organizaciones empresariales del Puerto de Las Palmas, Asocelpa y Oneport, criticaron este jueves la reclamación efectuada por un práctico de puerto y la empresa de remolcadores del grupo Boluda, y mostraron su respaldo a la Autoridad Portuaria. Por otra parte, la empresa propietaria de la embarcación Maspalomas rechazó sumarse a la reclamación económica y defendió que fue la acción de su nave la que evitó el accidente del mercante.

La Asociación de Consignatarios y Estibadores de Buques de Las Palmas (Asocelpa) reunió a su junta directiva en una convocatoria monográfica de urgencia durante la que se puso de manifiesto una condena “clara y contundente” sobre “la situación abusiva y de indefensión en la que se encuentra el armador y consignatario del buque”, según indicó la organización en un comunicado. Los consignatarios consideran que el buque ha sido retenido “de forma inexplicable” por un tribunal marítimo -el Juzgado Marítimo Permanente número 7, de jurisdicción militar, dictó el el martes dos acuerdos de retención en puerto y salida a la mar hasta que se haga efectiva la fianza- y recalcan que “se produce el anacronismo de que el servicio de prácticos depende del Ministerio de Defensa”.

Para Asocelpa, el suceso no puede ser considerado un rescate al ocurrir en aguas portuarias

decoration

Para Asocelpa, el incidente no puede ser considerado un rescate al haber tenido lugar en aguas portuarias. “No hay razones objetivas para reclamar”, argumentan, “y menos si lo realizan dos servicios públicos tutelados por la Autoridad Portuaria, como son los servicios de práctico y remolque”. Los consignatarios, que actúan como representantes e intermediarios de los armadores, observan con temor la repercusión para el Puerto: “Mucho nos tememos que este precedente va a crear una imagen internacional muy negativa del recinto grancanario, que puede pasar a ser considerado poco fiable por este tipo de actuaciones oportunistas”.

Respaldo al Puerto

La organización mostró su respaldo a la posición de la Autoridad Portuaria, que considera que la operación debería haber sido facturada de acuerdo a las tarifas especiales que contemplan los pliegos de prescripciones particulares de los servicios portuarios, y animaron al presidente de la entidad, Luis Ibarra, a que tome “las medidas que sean de su competencia para reconducir este proceso tan grave para el Puerto de Las Palmas”. Asocelpa menciona dos: advertir a los reclamantes de que su proceder daña al armador y a la fiabilidad del Puerto, y propiciar un cambio de normativa “para que esta situación de impunidad no se vuelva a producir”.

La organización Oneport, que congrega a operadores logísticos, también apoyó a la administración de los Puertos de Las Palmas y lamentó “la mala imagen” que se está ofreciendo. Para esta asociación, la actuación representa “un peligroso precedente contra la reputación” de La Luz. También contra los operadores, que a su juicio “pueden ver esta actuación como oportunista y alejada de toda práctica consecuente con los servicios que se prestan en aguas portuarias y con unos servicios públicos administrados por la Autoridad Portuaria”.

En un comunicado difundido el jueves por la tarde, Oneport puso de manifiesto su “preocupación, incertidumbre y absoluta perplejidad” por lo sucedido el lunes en la rada sur, que se ha saldado con la intervención del juzgado marítimo. La asociación sostiene que la decisión del tribunal está basada “en una norma antigua, no actualizada desde hace ya más de medio siglo, que deja en manos de la jurisdicción militar este tipo de sucesos”. Para los operadores logísticos, que defienden la integración de este tipo de incidencias en el ámbito de acción de la Marina Mercante, el incidente del lunes supone una oportunidad “para ir avanzando en la delimitación de la casuística de los incidentes marítimos”.

El papel del 'Maspalomas'

Tanto Asocelpa como Oneport destacaron ayer el papel que tuvo la embarcación Maspalomas, de Barge & Boat Services, durante el suceso del carguero. Los operadores logísticos señalaron “que tuvo un rol determinante” a la hora de evitar que el buque acabara encallado. Para los consignatarios, “la actuación del práctico y los remolcadores es doblemente grave porque la embarcación que impidió que el Wadowice II derivase hacia la escollera fue la gabarra de suministro Maspalomas, que no ha hecho ninguna reclamación al respecto”.

Oneport reclama la integración de este tipo de incidencias en el ámbito de la Marina Mercante

decoration

La organización de los consignatarios agregó que el Maspalomas se colocó a la altura de la proa del Wadowice II cuando el barco se dirigía hacia la escollera, a las 9:45 horas del lunes, e insistió en que el práctico “indicó al patrón que empujara la amura de estribor para desviarlo del rumbo hacia la escollera”. Con el barco navegando rumbo al sur “acudieron los remolcadores Adriático y posteriormente el Tamarán del grupo Boluda”.

Barge & Boat Services confirmó ayer a través de un representante que no tiene ninguna intención de presentar una petición de rescate por la operación y subrayó que su labor se había limitado a hacer “lo que dice la ley del mar”. La empresa recordó que el incidente tuvo lugar dentro de las aguas de refugio del puerto y recalcó que el Wadowice II no corría un peligro inminente cuando llegaron los remolcadores.

Compartir el artículo

stats