Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los guardianes de los tesoros del mar

Los Premios Puertos Las Palmas reconocen la labor de la Asociación de Coleccionistas Marítimos

Objetos recuperados de barcos hundidos que forman parte de una exposición sobre pecios organizada por Accomar. JOSÉ PÉREZ CURBELO

El Archipiélago, cruce de caminos oceánicos convertido desde hace siglos en parada obligatoria en cualquier viaje a través del Atlántico, no entiende su historia sin las aguas que lo rodean. El mar ha forjado la cultura de las islas, su economía y su sociedad, pero para muchos de sus habitantes continúa siendo un gran desconocido. Desde hace un cuarto de siglo, un grupo de apasionados de la tradición marítima de Canarias lucha contra esa desmemoria y cinco años atrás crearon la Asociación Canaria de Coleccionistas Marítimos (Accomar). La Fundación Puertos de Las Palmas ha querido destacar su dedicación concediéndole el Premio Sociocultural de 2021.

«Es un reconocimiento a la labor que estamos realizando todos los miembros para la conservación y difusión de la historia de nuestra relación con el mar», celebra su presidente, José Juan Rodríguez Castillo. La asociación lleva años recopilando objetos e historias en una labor no pocas veces complicada por la ausencia o desaparición de muchas de las fuentes documentales vinculadas con el mar, los puertos o los barcos que han pasado por Canarias, y el galardón supone un espaldarazo a ese tesón. 

Accomar, que carece de un espacio expositivo propio y lleva años reclamando la creación de un museo marítimo en Las Palmas de Gran Canaria, ha estado detrás de las exposiciones marítimas más relevantes organizadas en la ciudad. Fruto de su trabajo han sido muestras como la dedicada a la naviera Cunard, propietaria de trasatlánticos legendarios como el Queen Mary o el Queen Elizabeth. Aquella exhibición, organizada en 2015, coincidió con el 175 aniversario de la naviera y llegó a ser visitada por el capitán del Queen Mary 2, Kevin Oprey, durante una escala en el Puerto de La Luz. Entre los objetos expuestos, acciones de la naviera, recibos de pago a los astilleros que se encargaron de construir sus buques y hasta una botella de whisky conmemorativa de la botadura de uno de los trasatlánticos.

63

Exposición de la historia de Cunard

Su labor de puesta en valor de la relación entre el mar y las Islas también llega hasta los fondos marinos, convertidos con el paso del tiempo en museos subacuáticos cuyas reliquias han sido rescatadas por avezados buzos. En 2018, Accomar reunió una fascinante colección de objetos procedentes de buques que llevan décadas hundidos. A través de pipas de espuma procedentes del Villa de Pará -hundido en Gando en 1884- o monedas recuperadas del Alfonso XII -que se fue a pique en el mismo lugar un año después- se explicaba la historia de los pecios que hay en el Archipiélago. 

Su trabajo expositivo más reciente tuvo lugar hace pocos meses. La asociación, que guarda una fuerte vinculación con la colonia británica de la ciudad por los estrechos lazos que la vinculan con el nacimiento del Puerto de Las Palmas, comandó este verano una muestra sobre la influencia británica en Canarias en el museo Elder, que desde hace años colabora con Accomar para llevar a cabo sus proyectos. «Les estamos muy agradecidos, siempre se han volcado en todas las exposiciones», recalca Rodríguez Castillo, que también menciona la ayuda que la entidad recibe de administraciones como el Cabildo de Gran Canaria, la Autoridad Portuaria de Las Palmas o el Ayuntamiento de Gáldar. 

Exposición de la huella británica en Las Palmas de Gran Canaria en el Elder JC Castro

Los coleccionistas marítimos han tenido mucho que ver en los trabajos de difusión de tragedias como la del Valbanera, cuya historia «está incompleta» más de un siglo después del naufragio. «Los únicos que lo saben son el capitán y los que estaban en el puente, lo demás son pajaritos», lamenta el presidente de Accomar. También se han volcado en el recuerdo que cada septiembre dedican a los fallecidos en el hundimiento del vapor italiano Sudamérica en el cementerio de Las Palmas. En el homenaje de este año participó por primera vez un miembro del Gobierno de Italia, el actual subsecretario de Defensa, Giorgio Mulè.  

La Asociación Canaria de Coleccionistas Marítimos lucha contra viento y mareo contra el desconocimiento -«El mejor museo marítimo que hay en Gran Canaria es el vertedero del Salto del Negro», lamenta Rodríguez Castillo- y ya sabe cuáles serán sus siguientes pasos. Para los próximos meses tienen preparadas exposiciones o conferencias sobre el castillo de Santa Catalina, que se levantaba donde en la actualidad se encuentra la Base Naval- y los husos horarios que se establecieron en las Islas a raíz de necesidades marítimas. Todo será, en cualquier caso, después del 24 de noviembre, cuando el casi centenar de socios que la compone reciba por fin el reconocimiento del Puerto.

Compartir el artículo

stats