Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

comercio

El Rastro afronta su último domingo en el Parque Blanco, salvo sorpresas

El Ayuntamiento pretende trasladar los puestos al Guiniguada el próxmo 29 de mayo y suspende temporalmente la licencia a 91 puesteros por impago

Ratro municipal Juan Carlos Castro

El Rastro afronta este próximo 22 de mayo su último domingo en el Parque Blanco, salvo sorpresas de última hora.

El servicio municipal de Desarrollo Local y Consumo está trabajando para que este sea el último fin de semana al lado del parque de Santa Catalina y proceder al traslado el próximo 29 de mayo, pero no es definitivo.

«Hay cosas que no dependen del Ayuntamiento y se están cerrando los últimos flecos», señalaron las fuentes del departamento que dirige el concejal Pedro Quevedo, quienes añadieron que la celebración del mercadillo ya cuenta con todas las autorizaciones del Cabildo, incluido el visto bueno al estudio de tráfico, y «sólo está pendiente de un par de trámites administrativos».

El próximo viernes ya se confirmará el traslado al Guiniguada el Día de Canarias. La empresa adjudicataria de la obra de la estación subterránea de la metroguagua en Santa Catalina, está pendiente del desalojo del parque Blanco para colocar los materiales en la zona.

Los comerciantes desconocen cuando se mudarán, según aseguró ayer José Gómez, presidente de la asociación Rastro Parque Blanco, quien denunció que el Ayuntamiento ha abierto un expediente a 91 puesteros, a los que ha suspendido temporalmente su licencia por impago de la tasa de mercadillos

En concreto, Desarrollo Local aprobó una resolución el pasado 9 de mayo en la que ha incoado un procedimiento administrativo de revocación de la autorización administrativa otorgada a los titulares de licencias de puestos de venta ambulante en el Rastro municipal, por «incumplimiento de la obligación del pago de la tasa municipal».

Gómez ha interpretado esta resolución como una «amenaza» a los comerciantes por su rechazo al traslado al Guiniguada. «En la lista figura gente que ya ha ido al ayuntamiento a fraccionar el pago de su deuda y algunos ya la han saldado. Esta es la primera vez que amenazan con retirar la licencia», indicó.

Compartir el artículo

stats