Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto

Cecilio Hernández es el maestro de las rutas por el Puerto de Las Palmas de Gran Canaria

El agente portuario, encargado de acompañar las excursiones por el recinto, exprime las visitas en barco organizadas por Fimar

Cecilio Hernández, durante una de las rutas en barco por el Puerto en el marco de Fimar. ANDRES CRUZ

Tras dos décadas de compartir los detalles del Puerto con miles de estudiantes, Cecilio Hernández exprime Fimar para acercar a la sociedad lo que el recinto les aporta en su día a día.

Tras más de dos décadas compartiendo los detalles del Puerto de La Luz a miles de estudiantes, Cecilio Hernández podría dejar sus funciones en breve. Por eso, exprime Fimar como ha hecho cada día laboral desde hace 20 años. A bordo de los barcos que la Autoridad Portuaria ha puesto a disposición de la ciudadanía estas jornadas para tener una visión única del recinto desde el lado mar, al que pocas veces puede acceder la población en general, este policía portuario ha desplegado su arsenal de sabiduría y anécdotas sobre el día a día en uno de los centros neurálgicos de la isla. Para delicia del público asistente.

«No solo es la historia, las actividades que se desarrollan, sino también vamos contando cositas, anécdotas que hacen que la visita sea más encantadora, que la disfrute más la gente, tanto niños como adultos», comentó ayer Hernández justo tras pisar tierra firme después de su última ruta del día. Mucha gente -hasta 18.000 según calcula- ha participado en alguna de sus innumerables excursiones, y ha contribuido a que el Puerto sea cada vez más conocido y que la ciudadanía entienda lo entienda como «parte fundamental» de sus vidas, «porque a través de él llega todo lo que hace posible que vivamos medianamente bien». 

«Para mí es fundamental que me cuenten, porque es con lo que me empapo», sostiene

decoration

En su opinión, celebrar eventos como Fimar es una buena idea porque acerca la realidad portuaria a mucha gente que la desconoce, y se congratuló que las instituciones como la Autoridad Portuaria apuesten por ello. Si bien le hubiera gustado un lugar más amplio para que las personas pudieran moverse con más libertad. Con las salidas en barco, no solo se tiene la oportunidad de ver el recinto desde el lado mar, sino que además «se tiene una visión de la ciudad, e incluso de las cumbres de la Isla, que nos hacen entender que vivimos en un lugar maravilloso».

De las excursiones en barco, Hernández indicó que lo que más les gusta a los más pequeños es el hecho de subirse al buque, más allá de cualquier anécdota o historia que pueda contar, «el simple movimiento ya les vuelve locos». En este caso, al venir con sus familias, serían los padres y madres los que más presten atención a sus palabras, los que participan más contando sus propias vivencias en el Puerto. «Aquí estás constantemente aprendiendo», aseguró el agente, quien agregó que el background que recibe de sus comentarios le ayuda mucho en su trabajo diario de enseñanza. «Para mí es fundamental que me cuenten, porque es con lo que me empapo», insistió.  

El policía portuario lleva más de 20 años contando los detalles y secretos del recinto a numerosas personas

decoration

Cerca de su jubilación, muchos se preguntan qué pasará ahora con estas rutas. Él lo tiene claro: «Hasta que entre otro trabajador a ocupar mi puesto, seguiría dedicándome a esta actividad, que no me importa porque disfruto con ella». Si no fuera por «el reloj biológico que no perdona», estaría muchos años más ejerciendo su labor de divulgación del entorno al que ha dedicado tantas horas de trabajo de su vida, porque él no tiene «prisa ninguna» por retirarse. «Cuando disfrutas de algo que haces, que te gusta, que ha sido parte del crecimiento de esta actividad, no vas a tener ganas de irte», abundó. 

Con tanto bagaje a su espalda, le es difícil recordar alguna anécdota que haya vivido en sus excursiones, porque son cientos de vivencias de todo tipo, pero sí que agradeció al resto de sus compañeros por haberle ayudado en todo lo posible durante estas más de dos décadas. «Es una actividad que, también por ellos, hace que te sientas satisfecho», aseveró.

Compartir el artículo

stats