Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cabildo adjudica la obra para sustituir la barandilla del paseo del Atlante

El mal estado en que se encuentra el pasamanos supone un riesgo para los usuarios

Barandilla del paseo de El Atlante

El Cabildo de Gran Canaria acaba de adjudicar el proyecto para sustituir la barandilla del paseo de El Atlante, que supone un peligro para los usuarios, debido al mal estado en que encuentra por los efectos de la erosión marina.

La obra, impulsada por la Consejería de Obras Públicas del Cabildo de Gran Canaria, ha sido adjudicada a la Unión Temporal de Empresas (UTE), compuesta por Insae y TR, Construya, por un importe de 538.440,92 euros.

El proyecto fue adjudicado inicialmente el pasado 29 de junio a otra empresa, pero al no presentar esta la documentación en el plazo requerido, se anuló el proceso y se realizó el pasado 3 de agosto una nueva propuesta de adjudicación que recayó automaticamente en la que quedó segunda, informaron fuentes de Obras Públicas, que aseguraron desconocer cuando se iniciarán las obras, pues todo el procedimiento de contratación está pendiente de «finalizar su trámite».

La adjudicación, señala la resolución, queda «condicionada a la existencia de crédito adecuado y suficiente para financiar las obligaciones derivadas del contrato en el presupuesto del ejercicio que corresponda», pero las fuentes de Obras Públicas, que dirige Miguel Ángel Pérez, señalaron que se trata de una «cuestión formal» al tratarse de una adjudicación «con carácter anticipado», ya que en el momento en el que se sacó a concurso la obra, en noviembre del pasado, no estaba aprobado el presupuesto del presente ejercicio.

Según el informe realizado por los técnicos, la barandilla se encuentra «en un estado de oxidación muy avanzado», lo que entraña un riesgo para los que caminan por el sendero peatonal. Los técnicos advierten que los usuarios del paseo se enfrentan además a «posibles daños, cortes, rasguños o incluso el futuro fallo de algún soporte que pudiera producir una caída desde una altura de diez metros».

Centenares de personas usan el paseo a diario para caminar, correr o ir en bicicleta y el mal estado de la barandilla, sobre todo el tercer tramo, al que le faltan trozos que se han desprendido debido a la oxidación sufrida durante muchísimos años.

Sigue quedando pendiente la reparación del mirador deEl Atlante, que se encuentra con varias partes valladas por el extremo deterioro que sufre, y del que ninguna administración se ha hecho responsable hasta ahora.

Pendiente de abrir se encuentra también el bar de El Atlante, cuyo concesionario inició las obras de reforma en febrero y tiene previsto abrir el negocio el próximo otoño.

Compartir el artículo

stats