Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lotería de Navidad 2021

El Gordo de la Lotería de Navidad hace repicar campanas de boda para una pareja del barrio de San Cristóbal

Aarón Vega y Ainhoa Bolaños dejarán de trabajar en hostelería | La pareja espera comprarse una vivienda y ayudar a su familia

El Gordo 86148, vendido aquí, en el CC El Mirador de Las Palmas de Gran Canaria

El Gordo 86148, vendido aquí, en el CC El Mirador de Las Palmas de Gran Canaria La Provincia

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El Gordo 86148, vendido aquí, en el CC El Mirador de Las Palmas de Gran Canaria Judith Pulido

Con casi medio millón de euros en la cuenta, casarse parece una tarea más fácil que en circunstancias cotidianas. Aarón Vega y Ainhoa Bolaños, vecinos del barrio de San Cristóbal, están juntos desde hace tres años y saben que son para el otro el amor de su vida. Por este motivo, ganar el Gordo de la Lotería de Navidad les ha facilitado planear con soltura su futuro juntos. La boda es una de las opciones, aunque tienen más claro comprar una casa. «Todavía tenemos que pensarlo bien, pero ya estábamos ahorrando para poder hacerlo algún día, así que quizá no necesitamos seguir esperando y este puede ser el momento perfecto», admiten entre risas y abrazos.

De lo que está convencida esta joven pareja de 22 y 25 años, respectivamente, es de que quieren dejar su trabajo. «Llamé a mi jefe enseguida para decirle que no iba a ir hoy», confiesa entre risas Aarón, que ejercía hasta ahora como camarero. «Esto para mi supone un empujoncito para salir de la hostelería porque quema mucho; sobre todo este año con todo lo que ha pasado con la pandemia», considera. «Tenemos derecho a disfrutar un poco de la vida ahora», expresa por otro lado Ainhoa, que añade que incluso están pensando en tomarse un año sabático. Asimismo, tienen otro objetivo claro: ayudar a su familia. «Con todo este dinero podremos darle un respiro a nuestros padres y hermanos, queremos que vivan mejor», añadió Aarón. Aunque suene a tópico, ganar ha sido para ellos toda una sorpresa. 

Un décimo al azar

El hecho es que jamás habían comprado un billete de lotería hasta este año, así que se estrenan por todo lo alto. «No se nos había ocurrido nunca comprar un número, pero en esta ocasión hicimos un sorteo con amigos y nos animamos», explica emocionada la pareja, que detallan que entre todo el grupo compraron unos ocho décimos y después los repartieron al azar. «Nosotros ganamos este, que además fue el que habíamos comprado en primer lugar», aseguran sonrientes.

Casi no podían creérselo cuando conocieron la noticia viendo la televisión. Tanto era el escepticismo que Aarón ni siquiera pensó en la posibilidad de haber ganado aún con el número en la mano. «Le dije a mi novia emocionado que nos había tocado los dos números finales, pero ella se dio cuenta que lo teníamos entero», expresa casi tartamudeando el joven, que durante varias horas no pudo evitar temblar de la emoción. 

Una vez relajados, fueron desde el barrio costero de San Cristóbal a Jinámar en coche para notificar la noticia a la madre del chico, Mónica. «Padezco de tensión y cuando me llamó mi hijo para decirme que había ganado casi me da algo», añadió por otro lado la progenitora, que confesó además que «lo estábamos pasando un poco mal porque me quedé sin trabajo, pero esto ha sido la salvación». 

Compartir el artículo

stats