Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La columna del lector

Toque de distinción carca

El presidente del Gobierno de Canarias -en sus últimas declaraciones ante los medios de comunicación- aseguraba estar permanentemente insatisfecho con su trabajo; bueno, qué alivio: pensaba yo que el único insatisfecho con su trabajo era yo. Asimismo, a pesar de lo que opinemos los canarios que no hayamos nacido en Tenerife, usando un lenguaje más bien críptico, se manifestaba el presidente del Gobierno de Canarias con vocación de servicio público: genio y figura hasta la sepultura. Y para más inri amenaza: "Nunca dejaré de hacer política esté donde esté". Qué miedo. Yo que, desesperado, emigro pronto a Las Vegas, me temo que, aun allí, me alcanzarán sus tentáculos. Por favor, prefiero la tumba ya mismo. Pero fíjense en esta perla: "En realidad, políticos somos todos" (¿se referirá a su familia?). Agregando a lo anterior, va y dice que "Canarias va mejor que España pero tampoco es para lanzar las campanas al vuelo", supongo que pensaba en el caso Tindaya o en las tribulaciones de Willi García al diagnosticar nuestro futuro insular... En suma: según el presidente del Gobierno de Canarias "Canarias entrará en 2015 en la rampa de salida de recuperación de la economía". Y yo me pongo a bailar la yenka, hasta que abuelita -muy ingeniosa ella- cae en la cuenta de que en la rampa se puede ir corriendo hacia abajo y sin frenos. Se me quitan las ganas de bailar. Visto así, su discurso se me antoja distinguido, suave como el visón, y sobre todo, esmeradamente carca.

Compartir el artículo

stats