Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Historiador, escritor y editor

Enrique Krauze: "El objetivo de los dirigentes cubanos es seguir en el poder una eternidad"

"Los países que han sucumbido a la tentación del populismo no salen de él. Es muy difícil", señala uno de los más destacados intelectuales de México

Enrique Krauze.

Enrique Krauze. MIKI LÓPEZ

Es un placer saludar a un liberal.

Iba a decirle que es una especie en extinción, pero no es así.

¿Cómo?

Otras muchas ideologías y corrientes de pensamiento político han aparecido y desaparecido y han entrado en crisis, pero no así el liberalismo, la libertad individual, los derechos civiles, las leyes y el Estado de derecho. Esa muy modesta utopía que es el liberalismo sigue vigente. Y los pueblos con más o menos dificultad lo van descubriendo. No dejo de tener un cierto optimismo. Algunos tardan muchos años, sobre todo si contraen males tan profundos y difíciles de extirpar como el populismo.

¿El antídoto es un espacio de libre comercio como el norteamericano?

Fue un gran paso. Y con repercusiones de largo plazo, muy importantes en mi país. Sin él no se explica nuestra transición democrática del año 2000. Los pasos se han dado para una transformación política y económica. Paradójicamente la democracia en México trajo algunas consecuencias centrífugas en el poder que alentaron el crimen organizado. La libertad de tránsito y bienes con EE UU trajo cosas buenas y otras no tanto, como el flujo de armas de EE UU a México y de drogas de México a EE UU.

¿No hay forma de atajar ese doble camino de muerte?

Es complicado. México ha hecho progresos muy grandes en su estructura económica. Tiene una economía fuerte y diversificada. Mucho menos centralizada y estatalizada. Es poderoso. Exporta. Muchos se han convencido de que invertir en China es menos rentable que hacerlo en México. Los avances políticos son muy grandes, aunque la población mexicana a veces no los aprecia. Hay varios partidos, hay independencia del poder judicial, hay absoluta libertad de expresión. El presidente tiene poderes acotados. El problema es la violencia criminal que está asociada con la concentración del poder de producción y exportación de drogas de toda índole. Mudó de Colombia a México. Colombia era el centro de producción y distribución vía Miami por el Caribe. A finales del siglo XX mudó a México, al noroccidente y a la frontera con EE UU. Cambió el cuadro. Los grupos criminales desarrollaron una capacidad empresarial dentro y fuera de México. En todo el mundo. Un poder aterrador. El gigantesco mercado de drogas y armas está desquiciando la vida de México y el Estado se muestra incapaz de atajar ese gravísimo problema.

Los mexicanos son muy patriotas, ¿no cuenta positivamente esa autoestima?

Patriotismo no es una palabra que se use mucho en México desgraciadamente. Sí, hay patriotismo en el sentido de afecto y amor al país donde uno nació. Los mexicanos somos patriotas. Con arraigo en la cultura, las tradiciones, la comida y el color local. México es un país muy rico culturalmente. Atravesamos una crisis también de falta de credibilidad en las jóvenes instituciones. Hay episodios de corrupción muy propreocupantes. Resumiendo, el tema central es la violencia criminal y la poca capacidad del Estado para responder de manera eficaz, sobre todo porque no estaba preparado para eso.

Europa también es una zona libre de barreras y está negociando un gran tratado con América.

Todo lo que tiene que ver con la supresión de barreras comerciales es importante.Deben derribarse. Una buena ocasión para reorganizarlo todo. Entre México, EE UU y Canadá no forman una plena unidad económica aunque sí en muchos sentidos. Falta por abordar la emigración. EE UU debe convencerse de que la inmigración de millones de mexicanos tiene que encontrar una solución inédita para legalizarlos. Es la más benévola de todas las inmigraciones. Son personas que van a trabajar. Con una cultura occidental incluso con una misma religión básicamente. Con unos valores familiares y una voluntad de progreso. A veces no ha sido muy sabio EE UU en sus decisiones históricas.

Cuentan mucho, en eso y en todo, las ideologías.

Por desgracia son muchos más atractivas las ideologías redentoristas como Podemos, que prometen el cielo y la tierra, que las de traza liberal. Redentoristas son todas las que desfilaron en el siglo XX. Todas prometen el paraíso asequible en una generación. Vótenme a mí y verán. Aquí se ve con Podemos. El señor Iglesias, su programa, es vótenme a mí y España cambiará de la noche al día. Los países que han sucumbido a la tentación del populismo no salen de él. Argentina no ha salido. Es muy difícil. Es un virus que ataca a la esencia de la civilidad. A la idea de que un ser humano tiene que esforzarse para ganarse la vida. Introduce una especie de mentalidad becaria como si por nacer se tiene derecho a una beca. Un seguro social cósmico. Una vez que se inocula, hay un Estado proveedor y el individuo es siervo de ese Estado que le da teóricamente educación, seguridad, comida a cambio de servilismo y obediencia. Eso es Cuba, Bolivia, Nicaragua, Venezuela o Argentina. Es un virus del que estoy seguro España se librará.

Los agentes de ese virus salen de la Universidad.

No me sorprende que salgan de la Universidad. Más bien entran en la Universidad y nunca salen de la Universidad. Confunden la Universidad con la vida. Proyectan los valores académicos y cierta forma de ser a la vida. Piensan que todos podemos ser profesores universitarios y creadores de profesores universitarios. Se ha creado una mentalidad universitaria becaria pensando que es así la realidad.Pero no, en absoluto. La república utópica formada por profesores universitarios tiene una idea abstracta de la vida que no es real. Pero la vida económica política y social no es eso. Viven en una nube platónica. Creen que los libros y el currículum son el pasaporte para gobernar la sociedad. Y no es verdad.

¿Cómo ve la revolución que está protagonizando el Papa?

Tengo simpatía por lo que ha hecho. Agita el árbol añoso de la Iglesia. Añoso o, mejor, milenario. Y ensaya iniciativas. Unas saldrán bien. Otras no. Esta última mediación con Castro y EE UU me parece positiva. No sé que se podrá lograr a corto plazo. El objetivo de los dirigentes cubanos es seguir en el poder una eternidad. Los Castro sí que son casta. El Papa es una figura esperanzadora del siglo XXI.

¿Qué hay de la Hispanidad más allá de la retórica?

Ha funcionado más y mejor de lo que España reconoce o ve.La presencia española en la América latina, editorial, empresarial es bien vista y yo creo que sin detrimento de sus ligas europeas que considero han hecho mucho bien a España debería tener una presencia iberoamericana más fuerte como la que tuvo hace unos años. A fines del siglo XX la presencia en organismos oficiales iberoamericanos era más creativa, más activa y mejor. Es un capital cultural y político y económico que España no ha sabido utilizar adecuadamente.

Compartir el artículo

stats