Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La doble moral del Imperio romano

El estudio del profesor de la ULPGC José Luis Zamora sobre la prostitución en la antigua Roma revela paralelismos entre pasado y presente

El profesor José Luis Zamora en su despacho en la Facultad de Ciencias Jurídicas de la ULPGC.

La figura de la prostituta o meretriz en la Roma clásica se concibe como un grupo vulnerable que trabaja bajo la "doble moral", necesaria para preservar la pureza de las "matronas", pero se la estigmatiza socialmente como persona "infame". Así lo revela el estudio 'La industria del sexo en Derecho romano: categorización social de las meretrices', desarrollado por José Luis Zamora Manzano, profesor titular de Derecho Romano de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), en el que verifica una lucha continua contra la prostitución organizada desde el Derecho romano hasta la actualidad, convirtiéndose en una constante histórica.

También analiza la explotación que sufren muchas mujeres vulnerables que fueron engañadas y explotadas sexualmente en burdeles y hogares privados en una red criminal organizada por proxenetas, fenómeno que también se produce hoy en día, tal y como afirma el profesor Zamora, que ha utilizado para el estudio el método histórico-crítico con el análisis de fuentes jurídicas y literarias que se refieren a las meretrices en Derecho romano. "Se observa como existe un paralelismo entre una problemática en el pasado y como, por desgracia, pervive en el Derecho vigente", indica el investigador de la ULPGC.

En la antigua Roma empezaron a aparecer una serie de leyes que trataban de frenar el lenocinio. "Leno es la palabra que define al proxeneta, considerados entonces como rufianes que se aprovechan y explotan sexualmente a la prostituta. Exactamente la misma conducta que en la actualidad, nada ha cambiado, lo que nos parece algo muy lejano de una civilización, es bastante cercano", subrayó el profesor Zamora.

Las medidas que ya se toman en la época del Imperio no van dirigidas a las prostitutas, sino contra los proxenetas, por ejercer la explotación sexual. "Esto incluía a maridos que explotaban a la mujer, o al dueño de esclavas destinadas a la prostitución".

Uno de los documentos más antiguos que evidencian la explotación sexual organizada, según explica José Luis Zamora, es la Novela 14 del emperador Justiniano, que data del siglo VI a.C., escrita para la ciudad de Constantinopla. En la misma se pone de relieve la difusión de una red organizada de trata de blanca, hasta el punto que se controla, por ejemplo, el reclutamiento de mujeres en situación de vulnerabilidad.

Vulnerabilidad

"En nuestro Código Penal actual, en el artículo 177 bis, vemos que habla de la condición de vulnerabilidad de una persona con la cual se practica ese abuso y se recluta ofreciéndole el señuelo de un engaño, como por ejemplo que en España va a conseguir trabajo doméstico. El mecanismo es exactamente el mismo que el que relata el emperador, como los proxenetas o lenos iban por la provincias reclutando a niñas, le ofrecían vestidos, comida, zapatos... en definitiva, una mejor vida y luego se encontraban con la cruda realidad, que iban a ser explotadas en los lupanares o prostíbulos. Los elementos que aglutinan el tipo penal del artículo 177 bis está perfectamente definido en esta novela", concluyó el profesor de Derecho Romano de la ULPGC.

En el texto de la Novela 14 de Justiniano también se observa de manera nítida el propósito del comercio sexual de las mafias, la explotación sexual en burdeles u otros recintos, a las cuales eran condenadas tanto las mujeres libres como esclavas captadas, e incluso niñas de diez años que constituían una mercancía sexual que no dejaban rescatar fácilmente por parte de aquellos que podían incluso unirse en matrimonio.

"En definitiva, a pesar de que la prostitución estaba aceptada socialmente, se perseguía a los lenones y su actividad comercial y de explotación ilícita que vilipendiaba a mujeres en situación de vulnerabilidad, un fenómeno que constituye una constante histórica y que por desgracia en la actualidad se sigue produciendo a pesar de los progresos notables en la lucha por las redes de prostitución organizada", concluye José Luis Zamora, indicando que el objetivo final de esta investigación es un libro que verá la luz en el plazo de unos meses.

Compartir el artículo

stats