Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Nuevo Testamento muy isleño

El primer ‘Nuevo Testamento. Una adaptación al lenguaje inclusivo y canario’ se presentó el pasado 16 de junio | En el proyecto han participado siete expertos

El grupo de expertos que creó el Nuevo Testamento inclusivo.

El grupo de expertos que creó el Nuevo Testamento inclusivo. LP/DLP

El primer Nuevo Testamento. Una adaptación al lenguaje inclusivo y canario salió a la luz el 4 de abril, tras nueve meses de gestación y se presentó por primera vez de modo presencial el pasado 16 de junio en el salón de actos de la iglesia de Santa Isabel de Hungría de Las Palmas de Gran Canaria. Juan Barreto, doctor en Filología Bíblica Trilingüe abordó el sentido y la conveniencia de la obra. Además de Barreto, han participado en la adaptación del Nuevo Testamento Felipe Bermúdez, doctor en Teología, Juani Sosa, profesora de Formación Profesional de Adultos, Roberto Perdomo, licenciado en Teología, Águeda Vilavert, diplomada en Trabajo Social, María del Carmen Peñate, licenciada en Pedagogía, y Antonio Quintana, licenciado en Teología, periodista y coordinador de esta obra. Gracias a la buena acogida que ha tenido, mayor de la esperada, en este tiempo se han agotado las primeras ediciones de los ejemplares de tapa blanda y los de tapa dura, publicándose ya la segunda edición. Mercurio Editorial ha publicado también como novedad un NT en tapa blanda pero con letra más grande, pudiéndose adquirir en cualquier librería de Canarias a partir de hoy.

Antonio Quintana

Quintana señala que la idea nació en junio de 2020 «porque los textos que aún emplea la Iglesia y los grupos cristianos vienen en peninsular. Pensamos entonces hacer un Nuevo Testamento en canario que también fuera inclusivo. Lo comenté con especialistas en Biblias y con cristianos comprometidos y obtuve una gran acogida. Por eso, si en un principio teníamos pensado hacer solo los Evangelios luego decidimos ponernos con los 27 libros del NT». La idea fue que cada texto lo vieran dos personas que realizaran sus aportaciones en canario e inclusivo, en base a lo que Quintana creó previamente, en un trabajo minucioso que luego «yo recogía y un especialista les daba el visto bueno final. Curas, cristianos y grupos de base de todas las Islas han acogido muy bien el proyecto».

Juan Barreto

La aportación de Juan Barreto a este Nuevo Testamento ha sido la adaptación de algunos textos, concretamente del Evangelio de Juan, así como algunos aspectos de las cartas de Pablo. «De todas formas mi aportación fue anterior porque contribuí con el grupo de traducción de todo el NT. Esta obra tiene dos momentos: el de la traducción realizada hace ya 34 años por un equipo dirigido por Juan Mateos, en Roma, durante mucho tiempo, con un trabajo específico que se hizo a la vez que se acometía la obra del diccionario griego-español del NT. Fue una traducción de los textos originales griegos y el mismo documento fue el que sirvió para la adaptación a los modismos canarios del castellano».

Antonio Quintana ha coordinado este trabajo de meses muy laborioso. «Creo que el resultado es positivo ya que se ha hecho más cercano a nuestro estilo, a nuestro modo de hablar». Ya la traducción original había sido un esfuerzo grande de superar las sinergias de las traducciones seculares para acercarlo más al lenguaje. «Al fin y al cabo la palabra tiene que encontrar al interlocutor y este sentir la lengua cuanto más afín, mejor. Eso teniendo un cuidado escrupuloso para que el sentido del texto original se reflejase lo más estrictamente posible en la traducción».

«Mi aportación también ha sido en la adaptación del texto de Juan a los modismos canarios, tales como, sobre todo, el ustedes y algunas expresiones ahora como, por ejemplo, la palabra se hizo un frágil ser humano, donde se decía: la palabra se hizo carne. En ese sentido, en castellano, la carne evoca otra cosa. Sin embargo, el texto original griego y el trasfondo semítico del mismo, lo que reflejan es al ser humano en su condición de debilidad. Cuando se habla de carne no se refiere a los kilos del cuerpo sino a la condición débil».

Según Barreto, «cuando se habla de mundo, este tiene muchos significados en griego. A modo de ejemplo, cuando le preguntan a Jesús y dice: mi reino no es de este mundo. Parece que se ha de entender en la contraposición de este mundo de la Tierra y el del cielo. Sin embargo, el texto no se refiere a eso. Cuando Juan pone en boca de Jesús esa expresión la palabra que utiliza como mundo significa sistema, en el sentido que hoy podemos hablar del económico, político y religioso». Jesús dice que su reino no es de este sistema que, según Juan, tiene como principio la mentira y el asesinato, utilizando incluso, para ello, el nombre de Dios. «Jesús dice que si fuera de este sistema él tendría también soldados. Mi reino es de aquí también, de este mundo, pero no pertenece a ese sistema perverso».

Felipe Bermúdez

Felipe Bermúdez, señala que, en primer lugar, le tocó editar parte del contenido de los 27 libros y luego, entre el biblista Juan Barreto, que es más especialista en Teología, «y yo hicimos una revisión completa», es decir, que los textos han sido revisados por cuatro o cinco personas cada vez. «Algunos compañeros hicieron una primera lectura para introducir el habla canaria y el lenguaje inclusivo. Otros lo recogimos y revisamos. Otra persona revisó de nuevo y después, Juan Barreto y yo realizamos la lectura final, es decir que el mismo texto pasó por varias manos a lo largo del año. Tuve que leerlo y confrontarlo con la traducción original».

«He ido mirando capítulo por capítulo de los 27 tomos, versículo por versículo, comprobando si el sentido que aparece en el texto es conforme a la traducción original y después si se han introducido bien los cambios. Cada uno de nosotros iba aportando lo suyo. Una de mis modificaciones fue, por ejemplo, en las parábolas a la hora de leer: ustedes son la luz del mundo, ustedes son la sal de la tierra. En la versión en castellano se dice que no se enciende una luz para ponerla debajo del celemín, que era un recipiente para medir el grano, pero nosotros hemos adaptado a debajo de la mesa porque el sentido de los Evangelios era ese».

María del Carmen Peñate

Apunta que su participación se enfocó a indicar en el título que se trata de una adaptación al lenguaje canario e inclusivo, no de una traducción. «Revisé algunas cartas, las leí y fui anotando cosas a cambiar. Por ejemplo, si en un escrito se dice nosotros o se habla del hombre en general, y se incluye a la mujer en la misma palabra, es necesario modificar esto y ya en la sociedad, normalmente, se suele hacer en vez de generalizar a la mujer en el término de hombres».

Juani Sosa

Juani Sosa ha participado en la parte del lenguaje inclusivo del Nuevo Testamento. «No está escrito con este tipo de lenguaje porque siempre hemos vivido en una sociedad patriarcal, los Evangelios han sido escritos por hombres y el papel de la mujer en esa época determinada, era nulo o no se le tenía en cuenta y nadie se había planteado que se escribiera de esa manera en que se visibilizara tanto a hombres como mujeres. Por ejemplo, Jesús destaca: ámense unos a otros como yo les he amado. No hace falta decir eso, sino solo: ámense como yo he amado. O cuando se expresa: Jesús se acercó a un ciego. Pues cambiarlo por: Jesús se acercó a una persona con ceguera. Queremos también plantear todas las realidades que tenemos las personas desde nuestras diferencias.

Roberto Perdomo

Roberto Perdomo realizó también sus aportaciones. Primero, en cuanto al género y luego, en cuanto al léxico canario sin romper la parte bíblica de los textos. «Hemos introducido términos como: se quedó con magua…».

Águeda Vilavert

Vilavert resalta que las expresiones del Nuevo Testamento estaban escritas en un contexto y un tiempo donde el lenguaje femenino no aparece por ningún lado. «Todo es masculino: hermanos o los apóstoles. Todo se dirige a los hombres. Se trataba de buscar expresiones que fueran, o neutras, como personas o, de alguna manera, nos incluyeran a las mujeres presentes en aquel momento». Esa ha sido la tarea de realizar cada texto para ver de qué forma neutra «podíamos expresarlo sin cambiar el sentido de los mismos. Hay un grupo de discípulas que acompañan constantemente a Jesús. Cuando se dirige al pueblo en sus parábolas siempre lo hace a hombres. Parece que las mujeres no existen».

Nuevo Testamento inclusivo y canario siete autores. Editorial Mercurio.

Nuevo Testamento inclusivo y canario siete autores. Editorial Mercurio. LP/DLP

Compartir el artículo

stats