Homenaje a los veterinarios voluntarios que ayudaron a los animales "bajo el volcán"

Homenaje a los veterinarios voluntarios que ayudaron a animales "bajo el volcán"

Agencia ATLAS

EFE

Cerca de un centenar de organizaciones, empresas, instituciones, administraciones y personas a título privado han recibido el reconocimiento del Colegio de Veterinarios de Santa Cruz de Tenerife en el acto “Veterinarios bajo el volcán. Homenaje a los colaboradores de los veterinarios voluntarios de La Palma”.

El acto ha contado con la asistencia de la consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias, Alicia Vanoostende; la vicepresidenta cuarta del Cabildo de La Palma, Nieves Hernández; el rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Luis Serra; y el presidente del Colegio de Veterinarios de Las Palmas, Alejandro Suárez.

Tal y como recordó María Luisa Fernández, presidenta del Colegio de Veterinarios de Tenerife, fue una hora y media antes de la erupción cuando Cruz Roja solicitó la actuación del Colegio en la emergencia.

“Desde ese momento y hasta el 31 de enero de 2022, 49 días después de finalizar la erupción, el 13 de diciembre, pasaron un total de 134 días”, señaló Fernández, según indica una nota de la entidad colegial.

La presidenta de los veterinarios de las islas occidentales explicó que esos 134 días fueron el estreno de los veterinarios tinerfeños en el mundo de las emergencias, puesto que los de Las Palmas ya habían tenido esa experiencia en incendios.

Pero para los tinerfeños y palmeros “era nuestra primera vez trabajando codo con codo con las administraciones e instituciones que trabajan en las actuaciones de emergencia en los casos de catástrofe. Esos días han sido, sin pretenderlo, nuestro primer simulacro”.

Si bien es verdad que tenían base para actuar porque los dos colegios profesionales tanto Las Palmas como Tenerife, “llevábamos un par de años trabajando de la mano del Gobierno de Canarias y de la Cruz Roja, en los protocolos de actuación” pero no había habido ocasión de ponerlos en práctica.

El encuentro tuvo lugar en el Museo Benahoarita de Los Llanos de Aridane, donde volvieron a encontrarse los equipos que dedicaron días enteros a salvar a los animales afectados por la emergencia: Seprona, UME, Protección Civil, Cruz Roja, bomberos, aquellos que se unían a los veterinarios y “pateaban” las zonas de exclusión para avituallar a los animales asilvestrados o que no se dejaban coger y para rescatar animales de todo tipo: ganadería, perros, gatos, aves, exóticos.

Por primera vez, incluso a nivel internacional, los animales no quedaban a su suerte y eran tratados como lo que son: seres sintientes a los que había que rescatar, sanar y proteger, añade la nota.

En la reunión se rindió homenaje a los veterinarios voluntarios llegados de todas las islas, incluso de la Península, así como a aquellos que coordinaron todas las operaciones desde Tenerife, Sonsoles García y Sara Capelli, pero fue "especialmente emotivo" el reconocimiento a los seis veterinarios voluntarios de La Palma, a los que estuvieron 24 horas siete días a la semana: Ruth Torres, Elena Tarife, Alejandra Ortega, Evaristo de la Rosa, Anabela García y César Bravo.

Tras ese primer nivel de cuidados en manos de los más de 130 veterinarios voluntarios que pasaron por La Palma estaban las protectoras, las manos del cuidado diario a los animales rescatados y con ellas todas las empresas que han colaborado a todos los niveles: mensajería, cesión de vehículos, drones, laboratorios, distribuidoras de productos veterinarios, núcleos zoológicos a los que se llevó especies exóticas o de difícil ubicación y que suministraron material esencial al principio de la erupción.

El homenaje, que recordó el apoyo recibido de los Colegios de Veterinarios de todo el Estado, especialmente el de Las Palmas, de la facultad de Veterinaria de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y de la propia Universidad grancanaria, tampoco olvidó a las instituciones locales, tanto del Cabildo de La Palma como de los ayuntamientos de Tazacorte, Los Llanos de Aridane y El Paso haciendo especial hincapié en las consejerías y concejalías que tuvieron una especial relevancia en el trabajo del voluntariado veterinario.