Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El derbi del desconcierto / La afluencia

El derbi canario del 2-E se blinda contra el virus: 50 % del aforo

El Tenerife-UD Las Palmas del domingo acelera hacia un clásico con restricciones en la grada ante la lluvia de positivos y con la sexta ola como maremoto -El club tinerfeño suspende la venta de entradas

Imagen de aficionados de la UD Las Palmas en el Heliodoro Rodríguez López, el 7 de septiembre de 2019. | | MONTSE SANTOS

El escenario del cierre del estadio Heliodoro Rodríguez López va cobrando fuerza. Modo ‘puerta cerrada’. A ritmo de contagios, positivos y la arista insaciable de la variante ómicron, el derbi de la incertidumbre cambia cada segundo. Latido a latido. El CD Tenerife-UD Las Palmas (domingo, 20.00 horas, Movistar Partidazo) lleva camino de disputarse bajo el silencio. Con un aforo de 22.824 butacas, el club blanquiazul comunicó ayer la suspensión temporal de la venta de entradas para los no abonados. Una señal. Es una marcha atrás en toda regla, ya que el Tenerife entregó la semana pasada el paquete de localidades para los abonados -de forma gratuita-.

‘A partir de la publicación de esta nota informativa, no están operativas las taquillas del Heliodoro Rodríguez López ni la Red Insular, a la espera de conocer las posibles medidas sanitarias que se puedan adoptar en los próximos días sobre espectáculos deportivos a nivel profesional, por la pandemia de la COVID-19’, puntualiza la nota en la web del club chicharrero. El club tinerfeño reaccionó a las 19.17 horas y tras la oratoria de Blas Trujillo, que abría la puerta a las restricciones -el consejero de Sanidad compareció ante los medios al mediodía de ayer-.

El consejero califica de «evidente» el nuevo escenario y que debe recortarse el aforo de los grandes espectáculos deportivos ante el alza de contagios, pero aclaró que la decisión final se toma mañana en la reunión de la comisión interterritorial de Sanidad. Tras visitar el punto de vacunación masiva habilitado en Infecar, Trujillo recalcó que la medida llegará «desde el consenso». Además, recordó que el pasado verano se alcanzó un acuerdo para que los partidos al aire libre tuvieran un 100% de aforo y los interiores un 80% pero entiende que ahora «no puede ser en las circunstancias actuales». «No digo que no se celebren, pero las reglas del juego no se pueden mantener. No resulta razonable».

El club grancanario no comercializó el cupo de entradas que disponía -unas 700-. Al menos, hasta este minuto del derbi del desconcierto. Además, ayer publicitó una nota en la que desliza la opción de la clausura del Heliodoro. ‘La UD está a la espera de la decisión que Sanidad adopte el miércoles con respecto al aforo (...) Si se decidiera jugar con presencia de espectadores, las entradas para la afición amarilla salen a la venta lo antes posible, en las condiciones y porcentaje que decidan las autoridades correspondientes’.

Un figura de rango de la entidad amarilla realza que no vale todo cuando está sobre la mesa la salud de los aficionados. «Apelamos a la inteligencia, reclamos la máxima coherencia a las puertas del derbi y bajo la amenaza de ómicron. La situación es dramática, solo hay que ver los registros de positivos. La tendencia es al alza. El fútbol profesional debe pregonar con el ejemplo. Afrontamos un momento histórico y hay prioridades», valora el alto ejecutivo de la UD. En esta línea argumental,se manifestó en las últimas horas Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología. «El derbi debe jugarse a puerta cerrada».

Conrado Domínguez, director del Servicio Canario de Salud, también se mostró reticente a un clásico canario con 23.000 almas en el Heliodoro. «No resulta lo más coherente», determinó. Un derbi en el aire. En manos de la clase política y del terremoto ómicron. Poner fronteras al horror. La mesura de la UD contra el éxtasis de un Tenerife abonado a las masas. De las colas del Heliodoro a las colas en los vacunódromos. El pulso de la pasión que abre 2022 y la segunda vuelta de esta edición liguera es un laberinto. La petición de cierre del estadio chicharrero se formaliza en la jornada de hoy en el Consejo de Gobierno. Jaque al clásico. Ómicron devora el derbi.Toda la industria del balón abraza las medidas. «La ceguera ante el dolor puede traer consecuencias fatales», dicen en la UD. Blindaje a la vista. Las colas, en este minuto, vuelan del Heliodoro.

Compartir el artículo

stats