No hay más secreto: el equilibrio es la clave para bajar de peso

Los nutricionistas indican que aunque se esté a dieta, no es bueno restringirse totalmente de la comida que más te gusta

Si navegas por las redes sociales, es probable que hayas encontrado una gran cantidad de memes que bromean sobre el equilibrio en temas de salud. Si bien estos chistes pueden hacernos reír, hay una verdad subyacente en ellos que los expertos en nutrición y bienestar han estado subrayando durante mucho tiempo.

Alyssa Cohen, una nutricionista con sede en Nueva York y fundadora del popular blog "Fuel My Fit", ha establecido una regla fundamental en su enfoque hacia la pérdida de peso y la salud en general: el equilibrio. Para ella, la clave no radica en negar nuestros placeres culinarios, sino en abrazarlos de una manera que sea armoniosa y beneficiosamente integrada en nuestra dieta.

La regla número uno de Cohen es sencilla pero poderosa: cuando te permites un capricho, asegúrate de acompañarlo con algo que sabes que es bueno para tu cuerpo. En lugar de adoptar una mentalidad de todo o nada, puedes disfrutar de tus comidas favoritas con moderación y sin culpa.

La pizza, un ejemplo

Tomemos, por ejemplo, la icónica pizza. En lugar de restringirte por completo, Cohen sugiere disfrutar de una o dos porciones, llenas de vegetales frescos, y acompañarlas con una ensalada. Esta aproximación nos recuerda que no es necesario eliminar por completo nuestros alimentos favoritos para mantener un estilo de vida saludable.

La prohibición y la restricción excesiva a menudo conducen al inevitable antojo y al temido "efecto rebote", donde caemos en patrones alimentarios poco saludables. Cohen enfatiza la importancia de permitirse disfrutar de alimentos específicos cuando se desee, ya que esto puede reducir la urgencia de esos antojos insaciables que surgen con las dietas restrictivas.

Cohen también cuestiona la efectividad de los populares "días de trampa" en las dietas. En lugar de esperar un día completo para satisfacer tus antojos, Cohen sugiere que disfrutes de pequeños placeres a lo largo de la semana. Si incorporas regularmente indulgencias controladas, es menos probable que sientas la necesidad de tener un "día de trampa" masivo.

Sin embargo, Cohen hace hincapié en la calidad de nuestros caprichos. Ella favorece los alimentos mínimamente procesados incluso cuando se trata de complacencias, como disfrutar de una onza de chocolate negro con manteca de cacahuete. Aunque admite que también se permite ocasionalmente disfrutar de alimentos más procesados, como el amado helado.

En última instancia, Cohen nos recuerda que los caprichos y los aperitivos no deben constituir la base de nuestras calorías o nutrientes esenciales. Ella insiste en que, si te apetece una galleta, no te sientas culpable por disfrutarla; simplemente acompáñala con algunas rodajas de manzana o frutos rojos para crear un equilibrio en tu elección. En última instancia, la salud no se trata de privarse de placeres, sino de encontrar el equilibrio adecuado para disfrutar de la vida y mantener una dieta generalmente saludable.