Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS El Congreso aprueba la cuarta prórroga del estado de alarma

Coalición da su 'sí' a Sánchez a cambio de alargar los ERTE del turismo "lo que haga falta"

Los nacionalistas de CC y NC apoyan la ampliación del estado de alarma con críticas al "ninguneo" de Sánchez a las necesidades de las Islas

Desescalada en Canarias | Pedro Quevedo da el apoyo de NC a la cuarta prórroga del estado de alarma

El Gobierno salvó ayer la cuarta prórroga del estado de alarma, que permitirá mantener unificada la gestión de la desescalada hasta el 24 de mayo, cuando concluya la primera de las tres fases que restan del plan de desconfinamiento. Una alianza de fuerzas todavía no ensayada en esta legislatura, que suma los votos de Ciudadanos (10), el PNV (6) y, de forma sorpresiva y con nocturnidad, el de la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, después de que la dirección nacionalistas arranca al Gobierno el compromiso de exterder los ERTE para el sector turístico más allá del estado de alarma, con la actividad ya en marcha. Con 178 votos a favor Pedro Sánchez lograba eludir la retirada de apoyo del PP, aunque sin garantías de que se pueda reeditar este nuevo equilibrio parlamentario en el futuro.

Queda en evidencia la pérdida progresiva de apoyos y el desgaste político que el Ejecutivo sufre como consecuencia del virus.

El 'sí' de Oramas se produjo tras cerrar con éxito una negociación en la madrugada, según señalaron primero fuentes del partido nacionalista y confirmó la propia diputada durante su intervención en el Congreso. La dirección de CC había avanzado que dejaría de apoyar el decreto con el que el Ejecutivo central está gestionando la crisis sanitaria, el confinamiento de la ciudadanía y el plan de desescalada iniciado el lunes, y que se abstendría en el pleno al considerar que el Gobierno de PSOE-UP estaba tomando "medidas unilaterales", sin diálogo con las fuerzas políticas y sin consultar tampoco previamente con las comunidades autónomas.

Sin embargo, la negociación que se prolongó desde las 20.00 a las 01.00 entre la dirección CC y representantes del Ejecutivo culminó con un acuerdo mediante el que el Ministerio de Trabajo se compromete a la prolongación de los ERTE de la empresas turística.

El apoyo de Oramas se sumó al "sí crítico" de Pedro Quevedo decidido el martes por la tarde por parte de Nueva Canarias (NC). Ambas formaciones lamentan la falta de respuesta que, a su juicio, Pedro Sánchez ha mantenido hacia las necesidades y urgencias de Canarias por los efectos económicos y sociales de la pandemia. Los dos partidos nacionalistas consideran que el Ejecutivo no ha adaptado las medidas de ayuda aprobadas por el Consejo de Ministros a las singularidades isleñas, y le reclamaron una respuesta en este sentido para paliar la emergencia económica y social que planea sobre el futuro de los canarios por el cierre total de la actividad turística a corto y medio plazo.

Oramas, cree que el acuerdo alcanzado para los ERTE "no es suficiente, pero sí supone un primer paso" en el reconocimiento por parte del Gobierno central de las singularidades canarias en el proceso de desescalada del confinamiento. "Se reconoce así que Canarias tiene unos problemas específicos que deben ser atendidos con soluciones diferentes a las del resto del Estado", apuntó, al tiempo que valoró la decisión del Ejecutivo de adaptar las medidas a la realidad de los distintos territorios.

La diputada, en un discurso improvisado y de tono muy templado, aseguró que de no haberse tenido en cuenta las singularidades del turismo en Canarias, "se hubiera abocado al sector al despido masivo de trabajadores", ya que "sería imposible mantener los hoteles abiertos sin turistas que los llenen". Según ella, con el acuerdo, "queda garantizado que esos ERTE se pueden prolongar el tiempo que haga falta y salvará miles de puestos de trabajo en las Islas". Un avance que justifica el cambio de voto nacionalista, reseñó.

Por su parte, el diputado de Nueva Canarias (NC), Pedro Quevedo, mantuvo el apoyo al estado de alarma con el argumento de que, "en ningún caso, vamos a mercadear con la salud de la población" en la pandemia del coronavirus. Quevedo insistió ante Sánchez en la necesidad de fijar unas relaciones bilaterales con Canarias para un trato "singular y diferenciado, ante el riesgo de una fractura social".

El diputado recordó que había apoyado las solicitudes del Ejecutivo estatal "hasta ahora, a pesar de las prácticas centralistas" perjudiciales para las autonomías, y "más para Canarias por sus singularidades". Y subiendo el tono frente a su socio de gobierno en las Islas , reprochó el "ninguneo" que a su juicio ha sometido el Ejecutivo central "a las propuestas canarias". Una actitud que "nos ha puesto en la difícil situación de dudar en votar aquello en lo que estamos de acuerdo".

Compartir el artículo

stats