Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Sánchez tiene que explicar en Canarias su carta al rey de Marruecos»

El presidente endurece su discurso sobre el giro de España en el conflicto del Sáhara pero no calma a Podemos y NC | El ‘pacto de las flores’ se echa flores

Segunda jornada del Debate del Estado de la Nacionalidad Canaria

Segunda jornada del Debate del Estado de la Nacionalidad Canaria ACFI PRESS

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Segunda jornada del Debate del Estado de la Nacionalidad Canaria Moisés Álvarez Montero

Pedro Sánchez visitó ayer Ceuta y Melilla tras inaugurar una nueva etapa en las relaciones entre España y Marruecos. El presidente del Gobierno central pisó por primera las dos ciudades autónomas después de abrazar la propuesta de Rabat para solucionar la cuestión saharaui: dar a los territorios en disputa autonomía política. Siempre, eso sí, bajo soberanía marroquí. No está en la agenda de Moncloa que Sánchez viaje al Archipiélago en los próximos días, pero el presidente del Ejecutivo canario, Ángel Víctor Torres, se lo pidió ayer desde la tribuna del Parlamento regional en la segunda jornada del debate sobre el estado de la nacionalidad. Torres quiere que Sánchez, su compañero en el PSOE, dé explicaciones sobre el giro de la política exterior española en el conflicto del Sáhara Occidental. Y quiere que lo haga en las Islas. O el jefe del Gobierno estatal o, en su defecto, el ministro José Manuel Albares, quien tampoco tiene en su agenda pública una próxima visita a Canarias pero que sí viajará el 1 de abril, en tan solo unos días, a Marruecos. Uno u otro, presidente o ministro –en definitiva el Gobierno–, «tiene que explicar en Canarias» la carta enviada al monarca alauí, Mohamed VI, en la que Sánchez se posiciona a favor de las tesis de Rabat sobre la cuestión del Sáhara. La carta con la que España abandona su neutralidad en el conflicto.

Canarias está ahora «más preparada para los reveses» y para afrontar un 2022 de guerra e inflación

decoration

«Reconociendo que la política exterior es competencia del Gobierno de España, también digo con rotundidad que esto se tiene que explicar», subrayó Torres. Pedro Sánchez tendrá que explicarlo el miércoles de la próxima semana, día 30, ante el Congreso de los Diputados, pero no es suficiente a juicio del presidente de la Comunidad Autónoma: «Lo tiene que explicar en Canarias». A propósito o no, el presidente del Ejecutivo autonómico endureció así las palabras que el martes, en la primera jornada del debate sobre el estado de la nacionalidad, le había dedicado a la cuestión. Entonces le concedió al Frente Polisario la «legítima representación del pueblo saharaui» y aseguró que cualquier solución al conflicto exige el sí de ambas partes. No fue suficiente para Nueva Canarias (NC) y Podemos, socios en el cuatripartito y para los que la ocupación marroquí del Sáhara Occidental es casus belli. Y tampoco calmó ayer a ninguno de los dos partidos que Torres exhortara a Sánchez a dar explicaciones en las Islas.

Las posturas siguen muy lejanas. En NC van a defender hoy en la tercera y última jornada del debate sobre el estado de la nacionalidad una propuesta de resolución con su parecer: la vuelta de España a la neutralidad en el conflicto y la celebración de un referéndum entre los saharauis para decidir su futuro como señala la ONU. Y no van a moverse ni un milímetro. Los nacionalistas apoyarán las demás iniciativas en esa línea, sean más o menos contundentes, pero no van a retirar su propuesta. Mientras, en Podemos son conscientes de que no será fácil un texto compartido por toda la Cámara por más que los diputados, hace ahora un año, aprobaran por unanimidad una posición común sobre la cuestión: el respeto de las resoluciones de Naciones Unidas como base para la solución del conflicto y el reconocimiento del Polisario como legítimo representante de los saharauis. Claro que entonces el Gobierno de España aún no había dado el volantazo en su política exterior. El escenario era otro.

24

Segundo día del Debate sobre el estado de la nacionalidad canaria (23/3/2022) María Pisaca

No obstante, Torres insistió ayer en que su posición al respecto es exactamente la misma que el Parlamento manifestó entonces. En aquel momento todos los partidos, y de forma especial Podemos y NC, moderaron sus posiciones –o más bien la forma de expresarlas– para conseguir transar un texto con la firma de todas las fuerzas políticas. Pero cabe insistir en que el escenario era otro, y ni en las filas nacionalistas ni en las de Sí Podemos Canarias están dispuestos a «dulcificar» –término con el que NC aludió el martes a las palabras del presidente regional sobre la cuestión saharaui– el histórico volantazo que Sánchez ha dado en la política exterior española. No peligra el pacto que sostiene a Torres en la presidencia, entre otras cosas porque podemitas y neocanarios son conscientes de que el jefe del Ejecutivo isleño tiene poco margen de maniobra en un asunto de tanta magnitud como la política exterior de la nación. Pero eso es una cosa y otra es que estén dispuestos a permanecer en silencio hasta que lleguen las explicaciones, en Canarias o no, de Pedro Sánchez. Eso fue lo que les pidió la portavoz parlamentaria de los socialistas, Nayra Alemán: aguardar a que se den las explicaciones que «nos merecemos». Aún menos gustó en los escaños de Podemos y NC, a juzgar por sus rostros, que Alemán afirmara que la normalización de las relaciones entre España y Canarias le viene bien al Archipiélago. «Sí, pero no a cualquier precio», mascullaron.

El presidente pide unidad a sus socios de gobierno ante lo que está por venir: «No será fácil»

decoration

En cualquier caso, las fricciones en los partidos del cuatripartito se circunscriben ahora al Sáhara. En lo demás, la segunda jornada del debate, esa en la que tienen la palabra los grupos que apoyan al Gobierno, sirvió para que el pacto de las flores se echara flores. PSOE, NC, Podemos y la Agrupación Socialista Gomera (ASG) de Casimiro Curbelo sacaron pecho en la defensa de una gestión pública «eficaz», «eficiente», «cercana», «centrada en la ciudadanía» y «contra viento y marea», que fueron algunas de las expresiones con que el pacto se dio jabón.

En ese escenario favorable, Torres se contagiaba de optimismo cada vez que caminaba hacia la tribuna. Canarias está ahora «más preparada para los reveses del futuro», aseveró, porque se ha hecho un «evidente» esfuerzo por apuntalar el estado de bienestar. Además, este es el Gobierno de «la transformación energética, la Agenda 2030 y la emergencia climática». Y, con todo, avisó en un tris de pesadumbre que vienen tiempos duros: «No lo vamos a tener fácil en los próximos meses». «Lo importante» para salir indemnes, les pidió a sus socios, «es que estemos unidos».

No todo han sido flores en un año 

Santana exige refuerzos

  • La única representante de Podemos en el Gobierno canario, Noemí Santana, se cansó en abril de aguantar críticas sobre su trabajo al frente de Derechos Sociales. Los morados se plantearon su continuidad en el cuatripartito si no recibía medios para mejorar su gestión. 

Junta de Control de RTVC

  • Podemos y NC solicitaron en mayo la suspensión de la votación de la Junta de Control de RTVC. Estas formaciones optaban por votar a los candidatos de forma individual. Postura que molestó al PSOE y, especialmente, a ASG.

Desacuerdo por el REF

  • En julio los recelos saltaron a cuenta de la reforma unilateral del REF por parte del Gobierno central, que tocaba la fiscalidad de las producciones cinematográficas en las Islas. La tensión deterioró las relaciones entre el PSOE y NC, aliados también en el Congreso de los Diputados. El líder de NC y vicepresidente del Gobierno canario, Román Rodríguez, solicitó a la portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, una reunión para revisar sus acuerdos.

Renovación de ministros

  • Tras la remodelación del Ejecutivo de Pedro Sánchez en julio, Ángel Víctor Torres defendió que la permanencia de María Jesús Montero, Fernando Grande-Marlaska y José Luis Escrivá no era una mala noticia para Canarias. Por contra, NC, ASG y Podemos destacaron su poca sensibilidad ante las demandas isleñas.

Cese de Miguel Montero

  • El hasta entonces director general de Dependencia, Miguel Montero, anunció su dimisión en diciembre. En realidad, Torres presionó a Santana para que lo sustituyera. La socialista Marta Arocha fue la elegida para relevarlo.

Prórroga de la RIC

  • NC se desmarca en febrero del PSOE en la demanda por ampliar la Reserva de Inversiones (RIC). La resignación con la que los socialistas aceptaron el «no» de Montero no gustó a la formación nacionalista.

Menores migrantes

  • Rodríguez criticó en febrero al PSOE y a Podemos por no trasladar su discurso sobre el reparto de menores migrantes a Madrid y lamentó que las formaciones tuvieran posturas diferentes aquí y en el Gobierno central.

Viviendas en La Palma 

  • Las chispas entre Visocan, bajo el control de ASG, y la Consejería de Vivienda, que dirige el socialista Sebastián Franquis, saltaron por las ayudas para los damnificados por el volcán. 


Compartir el artículo

stats