Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vidina Espino acusa a PSOE, Podemos y NC de querer «hacer negocio» con RTVC

Un cambio de opinión de las formaciones congela la ponencia que inicia el mandato marco del ente para eligir un modelo de gestión

Vidina Espino, una de las portavoces del Grupo Mixto. RAMÓN DE LA ROCHA /EFE

PSOE, Podemos y Nueva Canarias (NC) paralizaron ayer la ponencia que permite iniciar el mandato marco de la RTVC para elegir un modelo de gestión para el ente. Hace solo dos semanas PSOE y Podemos se mostraron a favor de poner en marcha los trámites en una Junta de Portavoces, pero un día después se posicionaron junto a NC, que consideraba que el informe elaborado por la Audiencia de Cuentas presentaba «deficiencias». Las tres formaciones, que integran el Ejecutivo canario, junto a ASG, solicitaron entonces a la Mesa del Parlamento un estudio independiente complementario.

La portavoz del Grupo Mixto en la cámara regional, Vidina Espino, ha asegurado que el cambio de postura de PSOE y Podemos «demuestra que lo que realmente les interesa es hacer negocio con la televisión y no cumplir la ley». Espino lamenta que estas formaciones impidan «dar estabilidad a los 300 trabajadores cuyo futuro está en el aire, así como dar normalidad democrática al Ente». A su juicio, no les interesa que RTVC cambie su modelo de gestión, ni que los servicios informativos sean totalmente públicos. 

Espino considera que el objetivo de congelar el proceso es que la televisión «siga siendo manejada por una sola persona, el administrador único», Francisco Moreno, quien según la diputada, reparte los 60 millones de presupuestos anuales «a su antojo», sin una junta de control que lo fiscalice y sin mandato marco por parte del Parlamento de Canarias.

La diputada señaló que el motivo por el que estos partidos no quieren que los parlamentarios trabajen en el mandato marco es porque hay un nuevo concurso en marcha, con una adjudicación por 58 millones de euros para seguir contratando, de forma externa, las instalaciones y equipos que ya están obsoletos. Además, Espino recordó que hace un año las mismas formaciones impidieron que se constituyese la junta de control. 

El informe de la Audiencia de Cuentas apuntó que la diferencia económica del coste de optar por unos servicios informativos totalmente públicos es de 800.000 euros, un coste «asumible», según Espino. Por esto, la diputada del Grupo Mixto subrayó que es cuestión de «voluntad política» que la televisión canaria siga siendo «un negocio con empresas privadas donde se gastan cientos de millones de euros o que sea un modelo de televisión totalmente publica al servicio del interés general». 

Espino apuntó que PSOE y Podemos no habían presentado ninguna alegación al informe de la Audiencia de Cuentas y que al pedir un informe externo, ponen en tela de juicio al máximo órgano auditor de la Comunidad Autónoma.

Compartir el artículo

stats