Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«¿Cómo es España?»

Bachir Samb relata el interés de sus amigos sobre nuestro país y Canarias

Bachir Sam, de niño, junto a su familia canaria. | LP/DLP

Cuenta el grancanario Bachir Samb que a sus amistades en Senegal «les despertaban mucha curiosidad» España y Canarias. «Les apetecía mucho algún día venir a ver cómo es y cómo se vivía fuera de su país», explica este joven de 24 años.

 | LP/DLP

| LP/DLP Basi y su adorada Adelina en Las Palmas de G.C

Sobre el tema de las migraciones dice que precisamente «la falta de oportunidades» es lo que les mueve. «Están hartos de intentar sobrevivir sin lograrlo; no basta con solo tener un trabajo porque los recursos son muy limitados». Cuenta Basi que «vienen engañados». «Viven en una ilusión que les venden los que ya están en Europa. Piensan que una vez que lleguen el dinero les caerá del cielo y desde luego que no. A mí me gustaba que me preguntaran por mi país porque me ilusiona poder decir ‘soy canario’ y contar todos los bonitos recuerdos que tenía grabados en mi mente de mi isla», añade.

| LP/DLP El actor, cantante y escritor Bachir Sam, cogiendo olas en la Cícer esta semana.

«Me parece raro que Canarias reaccione de esa manera», explica sobre los brotes racistas vividos hace unos meses en las Islas. «Justo en Canarias hay gente de muchas partes del mundo, siempre ha sido una zona multicultural que está al lado de África. Sorprende ver cómo llegan las pateras y en vez de asistir a aquellas personas y ver sus necesidades prefieren devolverlas sin ningún motivo y sin darles el beneficio de la duda». «No entiendo sinceramente que eso suceda. Nadie nace racista pero es verdad que algunos medios de comunicación o te engañan o te meten bastante miedo», admite Basi.

Por último, aconseja desde su experiencia a ambos lados que le demos «oportunidades» a los migrantes «y nos dejemos de juzgar de primeras porque cada persona es un mundo por descubrir. Juntos y unidos somos más fuertes . No hay que tener miedo y decir que estos vienen a quitar puestos de trabajos y vivir de ayudas porque eso es falso. Llevo trabajando desde que regresé y nadie me ha regalado nada. Los barcos europeos, por ejemplo, cuando van a pescar en las costas africanas no pagan impuestos y en cambio en Europa te quitan impuestos sin que te des cuenta. Cuando me ingresan mi nómina lo primero que miro es lo que me han quitado del IRPF», concluye el autor de Una carta a Adelina.

Compartir el artículo

stats