Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Mateo

La Bodega Insular sigue sin producir vino y la uva llega para las clases de FP

Morales lo achaca a la caída del 20% de la producción v Armas anuncia más ciclos

Un instante ayer de la inauguración del ciclo. | | LP/DLP

La Bodega Insular que el Cabildo grancanario tiene en San Mateo sigue sin producir vino, y la corporación duda si lo hará este año o lo deja para el próximo. La única uva que llega a estas instalaciones de Montaña Cabreja proceden de la vendimia tardía de dos productores y se utilizan para las clases prácticas del nuevo ciclo de formación profesional de Técnico en Vitivinicultura, un grado superior que se ha puesto en marcha por primera vez este curso con 19 alumnos matriculados de distintos municipios, aunque ya se venía impartiendo en dos centros de Tenerife y uno de Lanzarote.

Sin producción de vino desde 2007, dos años después de su apertura, en Montaña Cabreja,dotada con maquinaria para sacar 50.000 botellas, las instalaciones sirven de momento como un centro formativo que brinda la oportunidad a una futura generación de bodegueros, algunos ya en el sector, y otros que llegan buscando una opción laboral, para convertirse en todo unos expertos en todo el complejo proceso de transformación de la uva.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, señaló ayer, en la inauguración oficial de este ciclo, que estas instalaciones en las que la corporación ha invertido 800.000 euros para rehabilitarlas están «cumpliendo su objetivo porque están abiertas», y se han convertido en un centro de formación, y de referencia para todo los cosecheros de la isla, pero destacó que si bien estaba previsto que la bodega comenzara a elaborar el vino de esta cosecha, la caída de la producción ha obligado a posponer esta decisión y «aún no se sabe» si comenzará este año o se dejará para el siguiente porque «se corre el riesgo de que se pueda hacer competencia desleal a muchos cosecheros».

Los últimos datos recogidos de la vendimia de este año por la Denominación de Origen Vinos de Gran Canaria arrojan un descenso del 16,4% de la cosecha. Este año se han recolectado 270.290 kilos de uva frente a los 323.955 kilos que se recogieron en el pasado año en la isla. De esta cosecha, unos 154.136 fueron de uva tinta y 116.155 de uva blanca. Los motivos de esta merma han sido la climatología, y las plagas según explican en este sector, en tanto que se mantiene casi el número de vitivinicultores que incluso pasa de 91 a 92, mientras que las bodegas a las que se traslada toda esta producción han seguido siendo 36.

Precisamente es San Mateo el municipio con más producción con 81.133 kilos frente a los 50.304 de Santa Brígida que ocupa el segundo lugar, y sigue Agaete con 25.262 kilos y Las Palmas de Gran Canaria con 25.034.

Y pese a que en el sector hablan de la peor temporada desde 2011 y de la tendencia a la baja que registra la producción del sector, en el último quinquenio, el presidente insular se empeñó en poner de relieve que se trata de un «sector cada vez más en bonanza», con 250 hectáreas cultivadas, con 300 productores, que da empleo a 400 personas de forma directa, y a 800 de forma indirecta.

Insistió, además, Morales en que «un sector tan competitivo como es el vitivinícola, la formación es un reto, y por ello es absolutamente necesario elevar el nivel técnico y profesional de las personas que trabajan en nuestras producciones y elaboraciones”.

Por su parte, la consejera de Educación del Gobierno de Canarias, Manuela Armas, tras destacar la importancia de este ciclo formativo que se imparte en esta Bodega, vinculado a la oferta educativa del IES de la Vega de San Mateo, anunció la implantación de otro ciclo referido con el sector agrario en estas mismas instalaciones, si bien no desveló de que titulación se trataría. Destacó que el grado superior de Vitivinicultura va ligado a la apuesta que hace el Ejecutivo por el sector primario con el fin de contar con la autosuficiencia en el consumo, y por este motivo comentó desde su departamento se ponen en marcha nuevas titulaciones relacionadas con la agricultura y la ganadería.

Entre el alumnado que ayer participaba en una clase práctica con uvas negras, Néstor Viera, de San Mateo, contaba que se matriculó en este ciclo, tras acabar uno de Paisajismo, para dedicarse a la vid y no descarta disponer de terrenos familiares en Fontanales. Mientras, Natalia Suárez aunque ya trabaja en la bodega de Las Tirajanas, quiere ampliar su formación en lo que es la cosecha y la elaboración del vino para estar «más preparada y tener una titulación». Y Domi Alemán, que dejó su trabajo en la hostelería, acude desde Agüimes, y confiesa que «su ilusión es montar una bodeguita y dedicarse al turismo activo», para lo también ya piensa en una tierra que tiene su suegra.

Compartir el artículo

stats