Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arucas

La apasionante vida de Pino Ojeda

La escritora y polifacética artista se convierte en la primera mujer en tener una muestra estable en el Museo Municipal de Arucas, junto a su maestro Abraham Cárdenes

Domingo Doreste, junto a la imagen de su abuela y objetos personales. José Carlos Guerra Mansito

Pinturas, escritos, enseres personales, material de trabajo,... La polifacética artista y escritora Pino Ojeda (Teror, 1916-Las Palmas de Gran Canaria, 2002) cuenta ya con una exposición permanente en el Museo Municipal de Arucas, convirtiéndose en la primera mujer. El acuerdo del Ayuntamiento y la Fundación que gestiona su legado permitirá divulgar su apasionante trayectoria, que va ligada al maestro Abraham Cárdenes.

«Es una de las escritoras y artistas plásticas de proyección internacional que con mayor fuerza reclaman ser rescatadas del olvido cruel e inexplicable al que ha sido sometida dentro de las fronteras de su propio país». Este es el reto de la fundación que lleva el nombre de Pino Ojeda, una artista en el sentido más amplio, cuyos inicios en el mundo de las letras llegaron tras la muerte de su marido durante la Guerra Civil en 1939.

Con sus obras debajo del brazo recorriendo todo el mundo

decoration

El nieto de la escritora y pintora, Domingo Doreste, recuerda que su obra continúa muy viva en países como Estados Unidos, Japón, Suecia, Francia, Alemania e Italia, principalmente, a donde ella solía viajar sola, con sus obras ‘debajo del brazo’, superando la idea de antaño de que una mujer tenía que dejar todo cuando se casara para hacerse cargo de su esposo y la familia. Su relevancia queda de manifiesto en que realizó más de un centenar de exposiciones por toda Europa, incluida Laponia.

Pino Ojeda hizo realidad su pasión artística, dando rienda suelta a su creatividad y ganas de abarcar todo el mundo, con su hijo y sin marido, ya que tras enviudar no quiso tener a otra pareja a su lado.

18

Sala dedicada a la escritora Pino Ojeda en el museo municipal de Arucas José Carlos Guerra / Carlos Novella

Pino Ojeda continúa siendo casi una desconocida en su tierra. Pero cuenta con el reconocimiento entre los críticos nacionales e internacionales, según su fundación.

El Ayuntamiento de Arucas se ha propuesto ahora mantener viva su trayectoria. Y lo ha hecho tras la firma de un convenio de colaboración, que tiene una vigencia inicial de cuatro años.

A la escultura “Malayo”, que ya se encontraba en el Museo Municipal de Arucas por ser parte de la Colección Abraham Cárdenes (de quien fue alumna), se le suma ahora una treintena de obras, entre esculturas, pinturas al óleo, lacas, y otras variantes artísticas. A esto, se le suma también más de 20 artículos de su ámbito personal, que ayudarán a profundizar su faceta artística y personal. En cuanto al fondo documental, la colección recoge primeras ediciones, versiones manuscritas y ediciones firmadas, tanto de la autora como de grandes escritores de la época.

Fue la primera mujer en tener una galería de arte, en Las Canteras, además de fundar la revista poética ‘Alisio’

decoration

María del Pino Ojeda ha pasado a ser la primera mujer con una sala permanente en el Museo Municipal. Y allí se encuentran también bolsos, joyas y otros enseres personales que permiten conocer su vida cotidiana. También su última máquina de escribir (años 90).

Entre sus hitos está que fue la primera mujer que abrió una galería de arte (en Las Canteras), además de fundar y dirigir todos los números de la revista «Alisio. Hojas de poesía». Fueron 29 números editados entre 1952 y 1955. En ella publicaron sus textos el francés Louis Emiè, junto a poetas españoles muy representativos de la época. Entre ellos Vicente Aleixandre y Juan Ramón Jiménez (ambos premios Nobel de Literatura), junto a Carmen Conde, Gerardo Diego, Pedro Salinas y Gabriel Celaya.

También se destaca que fue una de las pioneras del informalismo en Canarias, junto a Lola Massieu.

La exposición refleja retratos personales de distintas etapas de su vida y hasta su paleta de plástico, que fue una novedad en su época (hasta entonces se usaba la de madera), lo que demuestra su espíritu de innovar y modernidad.

Una de sus facetas más desconocidas son sus cerámicas, que también están presentes en Arucas. Además, era una mujer que tocaba el timple y el piano, entre otros instrumentos.

La exposición servirá para potenciar de forma paralela trabajos inéditos como poemarios, cuentos y obras de teatro, además de organizarse talleres.

María del Pino Ojeda Quevedo, es Hija Predilecta de Teror, y obtuvo el Premio Mundial de Poesía Mística Fernando Rielo, por su libro «El Salmo del rocío». En 1997 el Gobierno de Canarias recopiló parte de su obra en una Antología Poética. En 2000 fue nombrada Hija Adoptiva de Las Palmas de Gran Canaria. Y un año después recibió el Can de Plata del Cabildo de Gran Canaria.

«Seguiré haciendo lo que me da la gana. Soñadora y sin fronteras». Así era Pino Ojeda, cuya creatividad artística marcó una época y todavía sigue siendo un ejemplo para las nuevas generaciones.

Arucas potenciará su figura de proyección internacional, junto a la fundación familiar que protege su legado

decoration

El alcalde de Arucas, Juan Jesús Facundo, manifestó durante el acto de inauguración que “esta colección es el primer paso de una relación destinada a poner en valor el imprescindible legado de Pino Ojeda”.

La Fundación Pino Ojeda se constituyó hace dos años, y este año se cumple el 20º aniversario de su fallecimiento, que coincide con este espacio en el Museo Municipal, acompañando a su maestro Abraham Cárdenes.

Compartir el artículo

stats