Tan sólo los dos primeros días de la primavera, los del 20 y 21 de marzo, las temperaturas máximas de Canarias respetaron a la nueva estación con un ambiente propio de la época, para inmediatamente convertirse en verano en apenas su tercera jornada, la del miércoles, en la que ya se alcanzaban los 32,6 grados centígrados en el pago de Tasarte, en el municipio de La Aldea de San Nicolás.

Esos valores se calcaban este mismo jueves en la estación meteorológica de la Agencia Estatal de Meteorología situada entre el centro urbano, y la playa principal de la misma localidad.

Esta subida de las temperaturas, que se mantendrán en la misma tónica o continuarán en un ligero ascenso durante este fin de semana, está motivada por una advección sahariana que importa al archipiélago canario vientos del sureste, con la consiguiente calima en altura, y con una relativa potencia que ha motivado a la Agencia Estatal de Meteorología activar el aviso amarillo durante el jueves y madrugada de este viernes en La Gomera y El Hierro, por rachas localmente muy fuertes en las vertientes sudeste y noroeste de esas dos islas.

De hecho, las velocidades de las rachas de viento anotadas durante la jornada del jueves alcanzaban los 70 kilómetros por hora en el municipio palmero de Fuencaliente, mientras que, de nuevo en el pueblo de La Aldea de San Nicolás, el viento llegaba a alcanzar los 66 kilómetros por hora, o los 63 kilómetros por hora, según se anotaba en el anemómetro de la villa de Agaete.

Con esta situación, la agencia estatal prevé para este viernes 24 de marzo unas temperaturas similares a las de estos dos últimos días, con una mínimas incluso en ligero ascenso, según expone en su pronóstico, que incluye un paisaje con cielos pocos nubosos o despejados en general y una calima ligera en altura, mientras que el viento soplará del este en las medianías y cumbres de las islas de mayor relieve.

Para el sábado las temperaturas permanecerán sin cambios significativos o en ligero ascenso en las islas de mayor relieve, que de nuevo amanecerán con presencia de una ligera calima ligera en altura, para ir disminuyendo de la Comunidad Canaria de este a oeste a lo largo del día, con cielos que lucirán pocos nubosos o despejados. El viento soplará con intervalos de fuerte en las vertientes noroeste y sudeste de Gran Canaria, así como en la isla de Tenerife, para dar paso así a un domingo en el que continuará haciendo un calor más propio del verano, incluso con ascensos de temperaturas en las islas más occidentales, con predominio de cielos despejados, calima ligera y viento del noreste.

Ya a más largo plazo no se atisba un refresco significativo, ya que para las jornadas del lunes y el martes continuarán los cielos despejados con viento del noreste y una calima ligera, que afectará sobre todo a las islas más montañosas, siempre según los pronósticos de la Agencia Estatal de Meteorología.