Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Cámara sospecha que Puertos usa "artimañas" para retrasar la obra en Arrecife

El ente exige agilizar el concurso mientras la Autoridad Portuaria critica las presiones

La Cámara de Comercio de Lanzarote cree que la Autoridad Portuaria de Las Palmas utiliza "artimañas" al no actuar con la diligencia necesaria y retrasar la resolución del concurso para adjudicar dentro de los plazos prefijados las obras de ampliación del dique de Los Mármoles.

El ente cameral afirmó ayer que "recientemente la Autoridad Portuaria hacía público que los sobres económicos del concurso de la obra no se abrirán el tres de febrero, tal y como estaba previsto en la publicación del Boletín Oficial del Estado número 291, de 2 de diciembre de 2014". Añade que "ni siquiera confirma que puedan abrirse en marzo, eludiendo así su compromiso y poniendo en riesgo la ejecución de la obra". En opinión del presidente de la Cámara, José Torres, "se confirman todos nuestros temores, los plazos de apertura de sobres para la adjudicación de los trabajos de Los Mármoles se están retrasando. Si esto sucede finalmente y según las condiciones anunciadas en los pliegos, este año no tendremos obra en Arrecife y este es un riesgo demasiado grande habida cuenta de los posibles cambios de gobierno tras las elecciones". El concurso establece que el periodo preferente para construir en Arrecife los 12 cajones de hormigón del futuro dique sería entre mayo y agosto, coincidiendo con la temporada baja de cruceros, con lo que no se afectaría a la operatividad del tráfico marítimo.

Para Torres esta situación "parece una estrategia perfectamente urdida que podría llevarnos a tener que elegir entre realizar la obra y frenar la llegada de cruceros o renunciar a la obra para que sigan llegando los cruceros".

Reducir el paro

La Cámara mostró su preocupación "por la posible pérdida de esta inversión de 26 millones, que podría aliviar las elevadas tasas de paro en sectores como el transporte o la construcción, puesto que sólo la fabricación de los cajones está valorada en 12 millones de euros" y por posibilidad de que "la obra se postergue tanto que al final cambien las decisiones y ni siquiera llegue a ejecutarse, una historia que se repite en la Isla con otras inversiones".

El director de la Autoridad Portuaria, Salvador Capella, pidió a la Cámara que deje de "presionar e interferir en el trabajo de los técnicos. Explicó que "a finales de febrero está previsto que se reúna la comisión técnica para estudiar la documentación, por lo que hasta marzo no se dará a conocer a la empresa adjudicataria".

Compartir el artículo

stats