Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un nuevo hotel urbano se suma a la oferta turística en el corazón de Vegueta

Los dueños rehabilitan una casona de tres plantas en la calle Espíritu Santo con la idea de abrir este verano

Un nuevo hotel urbano se suma a la oferta turística en el corazón de Vegueta

Un nuevo hotel urbano situado en el corazón de Vegueta se sumará este verano a la oferta de alojamientos turísticos del casco histórico. Los dueños de una casona de la calle Espíritu Santo, justo detrás de la Catedral de Santa Ana, están terminando la rehabilitación del inmueble para transformarlo en un hotelito con encanto con cuatro habitaciones y un apartamento. Los promotores del hotel explotan desde hace unos años varios apartamentos de alquiler vacacional en el casco histórico -denominados Triana Luxury Apartments y Vegueta Apartments- y los altos niveles de ocupación de estos alojamientos, cuyos clientes son mayoritariamente extranjeros, les han impulsado a emprender la aventura de instalar un hotelito urbano. La otra razón que les ha terminado de convencer es la escasez de alojamientos de este tipo que tiene Vegueta. La puesta en marcha del hotelito de tres plantas ha supuesto una inversión de cerca de 500.000 euros. Se llamará The Cathedral.

Guillermo Paetow de Armas, uno de los dos socios, pidió la licencia en 2014, tras adquirir la casa de tres plantas, y el Ayuntamiento le dio el permiso en enero pasado. Las obras empezaron hace varios meses y en estos momentos se están realizando los últimos trabajos, para iniciar en breve la decoración y el equipamiento del inmueble, que se encontraba en peor estado de lo previsto, por lo que practicamente ha sido necesario reconstruirlo.

"Llevamos explotando apartamentos varios años y el grado de ocupación es interesante. El 65% de los turistas son extranjeros y el resto son peninsulares y también los hay canarios, muchos de los cuales buscan alojamiento en el casco histórico porque se desplazan a Gran Canaria desde otras islas por una enfermedad o a resolver algún asunto judicial o de trabajo y Triana y Vegueta es la zona más cercana a los hospitales Materno-Infantil e Insular y a la Ciudad de la Justicia", explica Paetow.

Uno de los objetivos que ha perseguido la rehabilitación es mantener el encanto de la vieja casona de finales del siglo XIX, para lo que se han sacado a la luz las viejas paredes de piedra, se han mantenido los techos altos y se han respetado los dos patios interiores".

Los promotores miraron otros caserones de Vegueta antes de comprar la de Espíritu Santo, pero el problema, reconoce Paetow, es que los precios de venta suelen ser muy caros, lo que obliga a hacer una inversión muy grande en la compra y en la reforma que "no te puedes permitir, salvo que seas una gran empresa. Nosotros tuvimos la suerte de comprar el inmueble a muy buen precio".

"Nos encontramos la casa", recuerda Paetow, "en un estado lamentable, porque estaba abandonada desde hacía varios años, ya que las familias que la heredaron no vivían en ella. Llevaba quince años sin habitar. A nosotros nos hubiera salido más rentable tirarla abajo y empezar de cero, pero se perdía el encanto de la vivienda y optamos por la rehabilitación". La constructora Manyher S. L., que se está encargado de la reforma del edificio, bajo la dirección del arquitecto Octavio Rúa-Figueroa González, tiene dos meses para terminar la actuación. Guillermo Paetow espera que a mitad de junio o en julio, a más tardar, esté todo listo para poner en marcha el alojamiento.

"Queremos que sea un hotelito urbano muy familiar, con encanto, en el que queremos dar un trato al cliente personalizado y muy familiar. Nuestro objetivo es que el cliente se encuentre cómodo", señala el empresario, quien resalta que el inmueble reúne tres características, que constituyen sus "mejores bazas". En primer lugar está su ubicación, en pleno corazón de Vegueta y luego está el tamaño de sus habitaciones, que son bastante grandes, y el trato cariñoso. A juicio de Paetow, "resulta increíble que una ciudad como Las Palmas de Gran Canaria, con el casco histórico que tiene tan bonito, no tenga hoteles. Está el hotel Madrid, varios bed and breakfasts y poco más. Me imagino que ha pasado eso, porque antes todos los turistas se iban al Sur, pero afortunadamente eso está cambiando".

Compartir el artículo

stats