Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ciudad recupera la memoria de Pilar de Lugo, Olivia Stone y Pastora Martín

El Ayuntamiento renombrará tres calles de personajes vinculados al franquismo con los de mujeres destacadas de la capital | El busto de García Escámez será retirado

Pastora Martín

Los nombres de Juan Saraza Ortiz, Mario César y Doctor García Castrillo pronto desaparecerán del callejero de la capital. Las referencias a estas tres personas relacionadas con el franquismo serán sustituidas por la retratista Pilar de Lugo Eduardo, la escritora Olivia M. Stone y la nadadora Pastora Martín-Fernández Durán. Tres mujeres que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha acordado homenajear y recuperar su memoria. Además, el busto dedicado al general García Escámez -Capitán General de Canarias de 1943 a 1951- será retirado de la plaza que lleva su nombre en el barrio de Schamann.

La ciudad dará, de esta manera, un nuevo paso para cumplir con la Ley de Memoria Histórica. Desde el Ayuntamiento señalan que para hacer efectivos los cambios, estos deberán pasar primero por el Consejo Municipal de Cultura, cuyos miembros no han sido convocados desde principios de año para respetar así las medidas anti Covid-19. Los nombres que presidirán ahora estas vías han sido propuestos tanto por los propios vecinos de las respectivas zonas como por asociaciones y colectivos, destacan las fuentes. El objetivo del Consistorio será homenajear así la vida de tres mujeres que dejaron su huella en la ciudad y, además, paliar, en parte, la gran desigualdad que existe actualmente en el callejero capitalino, donde tan solo el 11,5% de las vías dedicadas a algún personaje destacado llevan nombre de mujer.

Pilar de Lugo murió en 1851 a la edad de 31 años por culpa de la epidemia de cólera morbo que castigó a Las Palmas de Gran Canaria en aquel entonces; enfermedad que también se llevó a varios miembros de su familia en días posteriores a su fallecimiento. Para ese entonces, la joven tenía una carrera prometedora como retratista de ahí que expertos como la catedrática en Historia del Arte María de los Reyes Hernández Socorro la hayan definido como “malograda”. La pintora, una auténtica adelantada a su tiempo, llegó a exponer varias de sus obras en el Gabinete Literario en 1847 y 1849, algo impensable para una mujer en pleno siglo XIX.

“Hasta donde tengo constancia, es la primera pintora que aparece en Canarias en el siglo XIX”, señala Hernández Socorro. Según destaca esta experta, De Lugo reprodujo entre 1847 y 1848 dos retratos con el fin de ser expuestos en la sala de lectura del Gabinete Literario. Se trata de un busto de José Viera y Clavijo entrado en años, obra de José Ossavarry expuesta en la catedral -el cuadro se conserva en el Gabinete Literario-; y un retrato del canónigo Diego Nicolás Eduardo, maestro de Luján Pérez y familiar de la artista.

Pero De Lugo también realizó retratos originales, principalmente de sus padres y hermanos. Todos ellos se conservan en diferentes colecciones privadas, señala Hernández Socorro. Actualmente existe un retrato de la artista que ha sido adquirido por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria; este fue realizado por Manuel Ponce de León, quien fuera su maestro y mentor en las artes.

La artista pasará a dar nombre a la calle Juan Saraza Ortiz, que está situada en el barrio de la Cruz de Piedra. Saraza Ortiz fue un destacado industrial panadero durante los años de la dictadura franquista, según indica Juan José Laforet, cronista oficial de la capital grancanaria. Este fue delegado provincial de Sindicatos de Falange Española Tradicionalista y de las JONS, más conocido como el sindicato vertical. Su nombre llegó a figurar en el actual IES Ana Luisa Benítez, antes IES Lomo Apolinario; este fue fundado como Centro de Formación Profesional acelerada Juan Saraza Ortiz en 1968.

Olivia M. Stone es otro personaje femenino que dejó huella en la capital durante el siglo XIX. “¡Qué maravillosa debió ser la erupción que causó todo esto! Poder haber visto el pico derramando su contenido como una espesa melaza, haberlo observado mientras descendía hasta el mar, chispotorreando, pequeñas columnas, que ahora son cortas protuberancias dentadas formadas por bloques de lava”, así describió esta aristócrata de origen irlandés el volcánico paisaje de La Isleta en su guía de viajes por las Islas: Tenerife y sus Seis satélites (1887).

El investigador histórico Daniel García Pulido destaca que el libro de Stone “constituye uno de los referentes dentro de la literatura histórica de viajes relativa a Canarias”. Y es que según este experto, la aristócrata describe el Archipiélago con gran cantidad de detalles desde diferentes puntos de vista: históricos, etnográficos, sociodemográficos, gastronómicos o geográficos. La autora llegó al Archipiélago en 1883 junto a su esposo, John Harris Stone, y durante varios años recorrió las Islas.

Entre los rincones que describe en su libro sobresale en la ciudad su paseo por la extinta necrópolis aborigen de La Isleta. Stone llegó a publicar en años previos a su visita a Canarias otra guía de viajes, Noruega en junio; pero realmente se desconoce gran parte de su biografía, señala García Pulido.

La calle Olivia Stone estará situada en Guanarteme y sustituirá a Mario César. Maximiliano Paiser miembro de la comisión que elaboró el listado de calles franquistas de la capital grancanaria señala que este se caracterizó en su etapa estudiantil en el Instituto Pérez Galdós por “atacar violentamente a otros estudiantes que se oponían a sus ideas radicales”. Según el historiador Sergio Millares, este llegó a ser erigido como “mártir” por parte de la dictadura, pues fue un miembro de Falange que luchó en el bando sublevado y murió en el frente de Teruel en 1938.

Busto dedicado al general García Escámez, en Schamann

Con una historia más reciente, Pastora Martín-Fernández Durán, primera nadadora de las Islas que ganó un título nacional, recibió la Medalla de Oro de la ciudad en 2006. Esta deportista fue campeona de España de natación entre los años 1950 y 1953 en diferentes estilos -100 y 400 libres, 100 espaldas, y 4x100 libres-.

Durante esos años, Martín-Fernández, hija del arquitecto Miguel Martín-Fernández de la Torre, batió varios récords nacionales. Una etapa en la que ganó títulos tanto dentro del equipo Canarias como de manera individual. En 1954 anunció su retirada de la vida deportiva y ese mismo año las autoridades de la época y el mundo del deporte en las Islas decidieron realizarle un homenaje. Falleció a los 80 años de edad en 2013.

Pastora Martín-Fernández Durán dará nombre ahora a la actual calle Doctor García Castrillo, en Ciudad Jardín, un homenaje que era reivindicación de los vecinos, según el historiador Sergio Millares. García Castrillo fue director de Sanidad Exterior del Puerto durante la década de 1920 y junto a Tomás Quevedo Ramírez impulsó en Madrid la ampliación del recinto portuario, motivo por el cual le dieron nombre a la vía donde tenía su residencia en la ciudad, explica el cronista Laforet.

Por otro lado, también será retirado el busto dedicado a Francisco García Escámez, situado en Schamann. Este general tuvo un papel muy activo durante la Guerra Civil. En 1936 mandó una columna de voluntarios falangistas y requetés desde Navarra con dirección Madrid, en el camino ocupó diversas localidades y participó en la batalla del Ebro. Fue gobernador civil de Barcelona y Sevilla al acabar la contienda. Finalmente, fue designado Capitán General de Canarias en 1943, cargo que ejerció hasta su muerte en 1951.

La estatua se encuentra en una plaza que lleva su mismo nombre, desde el Ayuntamiento señalan que “el Consejo está trabajando” en una alternativa. En sus inmediaciones se encuentra un colegio que también llevó el nombre del franquista pero que en 2013 fue rebautizado como Timplista José Antonio Ramos. Además, en el hotel Santa Catalina el salón García Escámez fue renombrado hace un año como Miguel Martín-Fernández de la Torre, arquitecto que diseñó este singular edificio.

El Ministerio de Justicia solicitó al Ayuntamiento a comienzos del año pasado a acelerar el borrado de los vestigios del franquismo de la ciudad y así cumplir con la Ley de Memoria Histórica. Tras el cambio de estas tres calles y la retirada del busto de García Escámez queda pendiente renombrar otras vías de la capital -Calvo Sotelo, Jesús Ferrer Jimeno, Alférez Provisional y Sargento Provisional-, actuaciones que se realizarán en una segunda fase, señalan desde el Consistorio.

Compartir el artículo

stats