Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

50 terrazas exprés reciben denuncias en lo que va de año por irregularidades

Solo seis del medio centenar de informes negativos acaban en sanción por incumplir aforos, distancias de seguridad o interferir en la vía pública

Terrazas en la plaza de Las Lagunetas, donde empresarios llegaron a un acuerdo con los técnicos para evitar una sanción. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Hasta 50 terrazas exprés de bares, cafeterías y restaurantes han recibido denuncias en lo que va de año en Las Palmas de Gran Canaria, según cifras aportadas por el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, por no respetar las distancias de seguridad entre mesas, los aforos establecidos por Sanidad para paliar los efectos de la pandemia, interferir el paso en la vía pública o causar molestias a otros negocios. De estos informes negativos, tan solo seis acabaron en expediente sancionador, con multas que oscilan entre los 300 y los 3.000 euros, ante el incumplimiento de la normativa «de forma reiterada y sin ánimos de paliar su situación». El edil resaltó que «en general, la situación ha ido bien y [las terrazas] han estado controladas por los empresarios».

Urbanismo ha tramitado desde el pasado mes de enero un total de 1.108 permisos excepcionales a bares y restaurantes para instalar en la calle mesas y sillas, las llamadas terrazas exprés, para paliar así las pérdidas económicas ocasionadas por las restricciones sanitarias dictadas por Sanidad. No obstante, en esta cifra existen «duplicidades», pues varios establecimientos los han solicitado «en más de una ocasión» en función de los cambios de fase de alerta sanitaria, según explicó Doreste en la comparecencia plenaria de la semana pasada a petición del Partido Popular para explicar la normativa que se ha ido aplicando a la hostelería durante la pandemia.

De las 50 denuncias abiertas a terrazas exprés en la capital lo que va de año, 19 corresponden a la apertura de actas a establecimientos hosteleros por haber sacado mobiliario a la calle -y colocarlas sobre aceras o plazas de aparcamiento- sin haber tramitado previamente el permiso excepcional habilitado. Urbanismo posibilita en la capital desde finales del pasado mes de enero -al ser obligatorio entonces el cierre del interior de la hostelería por motivos sanitarios- autorizaciones provisionales a bares y restaurantes para proseguir su actividad en el exterior sin tener la correspondiente licencia de ocupación de la vía pública con mesas y sillas.

Urbanismo tramita desde enero 1.108 permisos a terrazas exprés en las calles de la ciudad

decoration

Otras 16 denuncias a terrazas corresponden a incumplimientos de los aforos establecidos por el Gobierno de Canarias para la hostelería. Estos han ido cambiando a lo largo de toda la pandemia en función del nivel de alerta sanitaria, siendo más restrictivos en las dos ocasiones en las que Gran Canaria ha estado en fase 3 en la primera mitad del año y que llegaron ser del 50% y a permitir tan solo cuatro comensales por mesa entre no convivientes.

Nueve de los 50 informes negativos emitidos por la Policía Local se convirtieron en denuncias por incumplimientos; desde Urbanismo señalaron que estas «no llegan a sanción» al resolverse «el conflicto» mediante «el diálogo entre empresarios y vecinos con los técnicos municipales». En este caso, el concejal señaló a este periódico que en la plazoleta de Las Lagunetas del barrio de Triana tuvieron que intervenir los técnicos, «los vecinos alegaron que había espacio insuficiente para poder pasar, pero se buscó una solución».

Por último, Urbanismo ha abierto expediente sancionador a tan solo seis de las 50 denuncias notificadas por la Policía a terrazas exprés. Estas conllevan multas leves, graves o muy graves que conllevan cuantías que oscilan entre los 300 y los 3.000 euros. Todas se han producido por incumplimiento de las medidas sanitarias o por entorpecer a terceros en la vía pública de manera reiterada y «sin corregir» su postura.

Para la concejalía de Urbanismo es «fundamental» para conceder las autorizaciones de terrazas exprés o ampliar la superficie de las ya existentes respetar tres principios básicos: que las mesas y sillas no interfieran el libre paso de peatones por la vía pública; que no interrumpan el negocio de un tercero -invisibilizando escaparates o entorpeciendo las entradas al mismo-; o dificultar la entrada a un vecino del establecimiento hostelero a su vivienda.

«En general, la situación ha ido bien y los empresarios han tenido control», apunta Doreste

decoration

Además de las autorizaciones de terrazas exprés concedidas por Urbanismo, el Ayuntamiento permitió a más de 200 establecimientos ampliar la superficie que ocupan en la vía pública con mesas y sillas y, al mismo tiempo, denegó esta autorización a otros 31 bares y restaurantes por no cumplir con los requisitos pertinentes. En cuanto a las poco más de 1.100 autorizaciones de terrazas exprés, esta cifra se ve «duplicada» teniendo en cuenta que en febrero al bajar la Isla a nivel 2 y poder los establecimientos abrir interiores, el Ayuntamiento dejó de autorizarles sacar mesas y sillas sin licencia, medida que revocó Urbanismo poco después.

Doreste apuntó a este periódico que en enero trabajarán desde Urbanismo «zona por zona» para «regularizar» todas las terrazas exprés que hay en estos momentos repartidas por toda la ciudad en base a los tres principios básicos señalados con el objetivo de otorgarles licencia. «Habrá que estudiar cada caso», precisó; además, añadió que dependerá de otros factores, como el número de aparcamientos a las que afecte y si hay compensación en la zona.

El viceportavoz del PP, Ángel Sabroso, respondió en el pleno a Doreste que, a su juicio, los negocios que han puesto terrazas exprés seguirán «en el limbo» administrativo, al tiempo que resaltó la «ausencia de un mecanismo jurídico que los ampare».

Compartir el artículo

stats